ETI: Temas importantes de la CH del Duero.

La demarcación hidrográfica del Duero es la más grande de la península Ibérica y comprende el territorio de la cuenca de hidrográfica del río Duero y las aguas de transición en el estuario de Oporto y las costeras atlánticas asociadas. La cuenca tiene una superficie de 97.713 km2, un 19% corresponde a Portugal y el 81% restante a España. Sin embargo, este post va dedicado a los temas importantes del Esquema Provisional de Temas Importantes (EPTI) en el territorio español de dicha cuenca.

Los temas importantes en materia de gestión de aguas son aquellas cuestiones de calado que ponen en riesgo el cumplimiento de los objetivos de la planificación. En la Cuenca del Duero se han clasificado en cuatro categorías:

1. Cumplimiento de los objetivos ambientales

2. Atención de las demandas y racionalidad del uso

3. Seguridad frente a fenómenos meteorológicos extremos

4. Conocimiento y gobernanza

Para ordenar, priorizar y seleccionar las cuestiones importantes, se han tenido en cuenta indicadores objetivos que cuantifican la repercusión global de cada tema.

1.- Cumplimiento de los objetivos ambientales.

El principal objetivo ambiental requerido para las masas de aguas superficiales naturales no modificadas es alcanzar el buen estado para el año 2015. Para ello, estas masas de aguas tienen que alcanzar el buen estado ecológico, valorando la hidromorfología, la fauna y la flora; y el buen estado químico.

La actividad humana genera diferentes presiones sobre el medio que conllevan el deterioro del estado que se daría en condiciones naturales, por lo que el objetivo general es llegar a una determinada marca de clase que delimita el buen estado respecto al estado moderado.

Para aquellas masas de agua superficial que han sido declaradas como fuertemente modificadas o artificiales, los objetivos ambientales están dirigidos a alcanzar el buen potencial. Las condiciones de referencia que permitan definir el máximo potencial se deben definir con los mismos elementos de calidad establecidos para la categoría de aguas superficiales que más se parezca a la masa de agua artificial de que se trate.

Sin embargo, en el caso de las aguas subterráneas, el objetivo a alcanzar es el buen estado cuantitativo y químico, para las que se pueden establecer prórrogas o excepciones cuando haya una justificación adecuada.

Las presiones que mayores impactos generan  y que dificultan el logro de los objetivos ambientales, dentro de la cuenca del Duero, son:

1. Excesiva detracción de caudal en los ríos y en ciertos acuíferos

2. Contaminación procedente de fuentes urbanas e industriales

3. Contaminación difusa de origen agrario

4. Alteración del régimen hidrológico por los aprovechamientos hidroeléctricos

5. Deterioro del entorno fluvial y ribereño (uso del suelo)

6. Degradación e incluso desaparición de zonas húmedas (uso del suelo)

7. Introducción de especies exóticas

Las cuestiones importantes relativas al incumplimiento de objetivos ambientales de la demarcación son:

– La contaminación del agua subterránea por nitratos y otras sustancias peligrosas relacionadas con la actividad agropecuaria.

– La fuerte explotación de los acuíferos en la región, lo que crea unos descensos de la superficie piezométrica indeseados.

– Déficit de depuración en aglomeraciones urbanas de todo tipo, contribuyendo a la eutrofización de los embalses. Los sistemas de saneamiento y depuración son insuficientes desde la nueva declaración de las zonas sensibles.

– Régimen hidrológico disminuido y fuertemente alterado, con incumplimiento de caudales ecológicos. Siendo las actividades que más demandan agua el regadío y la hidroeléctrica, alterando el régimen natural de las aguas superficiales.

– Deterioro y desaparición de lagos, lagunas y zonas húmedas.

– Desaparición de especies por acciones sobre el medio hídrico por la introducción de especies exóticas.

– Deterioro del espacio fluvial y ribereño.

2.- Atención de demandas y racionalidad del uso.

La demanda urbana de la Demarcación Hidrológica del Duero (DHD) está suficientemente bien atendida. La mayor parte de la población vive concentrada en grandes núcleos los cuales están bien abastecidos, pero los pequeños núcleos con variaciones estacionales con sistema de abastecimiento individualizado con variaciones estacionales tienen más problemas relacionados con la calidad. Los grandes núcleos tienen problemas de cantidad en las épocas de sequía.

Los nuevos niveles para los caudales ecológicos y el objetivo de alcanzar el buen estado de las masas de aguas superficiales en 2015 hace que los recursos disminuyan. Esto supone que se tengan que dar nuevas medidas para mejorar la eficiencia en el uso y considerar la materialización de nuevas infraestructuras de regulación. La implantación de estos caudales implica la necesidad de limitar las demandas y modificar el régimen actual. Después de realizar varios estudios, se ha decidido por considerar el 20% del caudal natural al mes como caudal ecológico.

Por otro lado, dentro de la demarcación, las unidades de demanda agraria que presentan incumplimiento de satisfacción  de las demandas son muy numerosas. Las causas de la baja garantía son variadas: bajas eficiencias, falta de recurso regulado o exceso aparente de superficie a transformar en regadío frente a los recursos propios del sistema. Entre el resto de usos está la producción hidroeléctrica, la cual produce un 21% de la energía hidroeléctrica española, que supone un 16% de la producción energética total española. Las diversas presiones ejercidas por este sistema productivo se focalizan en el deterioro hidromorfológico.

3.- Seguridad frente a fenómenos meteorológicos extremos.

Los fenómenos meteorológicos extremos que más afectan a esta cuenca son:

A) Avenidas e inundaciones.

En esta parte del territorio español este tipo de acontecimientos se suelen dar a finales de invierno, primavera y otoño. Más concretamente, las áreas con mayor riesgo son aquellas que se encuentran en los afluentes de la margen derecha del Duero.

El Reglamento de Planificación Hidrológica establece que el Plan Hidrológico recopilará las medidas más relevantes de prevención y mitigación de inundaciones y avenidas ya previstas por las autoridades competentes. También, incluirá información sobre la cartografía de riesgo de inundaciones disponible y sobre los planes de gestión de inundaciones.

La nueva Directiva (2007/60/CE), de evaluación y gestión de los riesgos de inundación, establece un esquema de trabajo en tres fases de actuación: 1) evaluación preliminar del riesgo potencial significativo, 2) elaboración de mapas de peligrosidad y de riesgo de inundación y 3) realización de planes de gestión del riesgo de inundación. Estos planes de gestión deben centrarse en la prevención, la protección y la preparación ante las inundaciones. Deben tomar en consideración, con miras a dar más espacio a los ríos, el mantenimiento o el restablecimiento de llanuras aluviales por el relevante papel que desempeñan en la laminación natural de las avenidas, así como medidas para prevenir y reducir los daños a la salud humana, el medio ambiente, el patrimonio cultural y la actividad económica.

B) Sequías.

La sequía es una singularidad climática, natural y transitoria, que se registra como un periodo anormalmente seco y suficientemente prolongado como para dar lugar a la escasez de agua, por lo que se requieren medidas temporales conyunturales, mientras que el déficit permanente precisa de acciones a largo plazo integradas en la Planificación Hidrológica, sobre la oferta de recursos o sobre la gestión de la demanda.

En esta zona la sequía es un fenómeno periódico, que compromete la disponibilidad de recursos hídricos para atender las demandas y satisfacer las necesidades ecológicas de los ríos alterados. Es por ello, por lo que desde marzo del año 2007 se cuenta con un Plan Especial de Actuación frente a situaciones de alerta y eventual sequía que establece un sistema de indicadores objetivo para la identificación del fenómeno y un conjunto de medidas de activación.

En el siguiente gráfico se puede observar los últimos periodos de sequía que se han dado en los años 1998/1999, 2001/2002 y 2005/2006.

Los efectos de la sequía tienen una vertiente económica (la producción hidroeléctrica y el regadío) y otra ambiental. No obstante, hay que tener en cuenta el abastecimiento urbano, el cual está directamente relacionado con la sequía.

En caso de sequías prolongadas se podría aplicar un régimen de caudales ecológicos menos exigente como el que se establece en el Reglamento de Planificación Hidrológica, excepto en las zonas protegidas, en particular las incluidas en la Red Natura 2000 o en la lista de humedales de importancia internacional de acuerdo con el Convenio de Ramsar.

4.- Conocimiento y gobernanza.

A la hora de afrontar la preparación y desarrollo del Plan Hidrológico del Duero se constatan dos dificultades, el conocimiento y la gobernanza.

Se reconoce la falta de seguridad en la cuantificación de determinados datos básicos y sensibles, que afectan a los balances y a la evaluación del estado, entre estos datos cabe destacar:

– Incertidumbre en la estimación se los recursos: los datos que se utilizan en esta nueva versión del Plan proceden esencialmente del modelo precipitación-aportación SIMPA elaborado por el CEDEX.

– Usos y volúmenes detraídos no bien conocidos: los datos utilizados en relación con las cantidades de aguas individualmente usadas son el resultado de cálculos teóricos. Después se realizaron encuestas por diferentes administraciones. Por lo que no hay coherencia entre ambos. Por ello, debe tenerse presente que todo el inventario de unidades de demanda es de nueva elaboración.

– Incertidumbre en los aspectos cualitativos. Escasez de puntos en las redes de control y falta de conocimiento sobre indicadores biológicos: las redes de seguimiento del estado de las aguas no aportan aún toda la información que se precisa para la elaboración de los mapas de estado.

– Problemas de control sobre vertidos: la Cuenca Hidrográfica del Duero cuenta con un inventario de autorizaciones de vertido en el que se recoge información sobre la localización de estas presiones, su naturaleza y sus límites máximos autorizados.

– Eficiencias de sistemas de riego y retornos en el uso agrícola: la demanda de riego se ha estimado a partir de unas necesidades hídricas teóricas netas en parcela.

– Industrias conectadas a la red de abastecimiento urbano: no hay información clara sobre las industrias conectadas o no conectadas a las redes municipales.

– Existencia de aprovechamientos sin derecho o de derechos dobles: con la nueva documentación de las UDA se ha logrado componer un mapa de regadíos que localiza todas las superficies ocupadas e introducidas en los modelos de simulación de la gestión y de cálculo de los balance. El mapa, elaborado a partir de muy diversas fuentes pone en evidencia una problemática significativa con la aparente existencia de regadíos sin derecho claramente documentado y también zonas con dobles derechos, en particular por la superposición de aprovechamientos de agua superficial y agua subterránea.

– Carencia de un soporte de información consolidado.

– Limitada capacidad administrativa: se identifica la necesidad de mejorar la gestión incidiendo a favorecer la coordinación entre las diversas administraciones.


Itaipú: Cultivando Agua Buena.

Después de realizar el trabajo sobre las centrales hidroeléctricas del proyecto de HidroAysén, en Chile, me acordé de la Represa de Itaipú, la cual está en el río Paraná, en el límite entre Brasil y Paraguay.

Itaipú es conocida por ser la presa hidroeléctrica más grande del mundo, después de la Presa de las Tres Gargantas, en China. Además, es la hidroeléctrica de mayor producción mundial de electricidad limpia y renovable, a partir de la energía cinética y el potencial del río.

La marca histórica de generación, en el año 2008, fue de 94,6 millones de megavatios/hora; mientras que la máxima producción anual prevista para la presa de las Tres Gargantas es de 84, 7 millones de megavatios/hora.

La Represa de Itaipú surgió como resultado de un grave problema limítrofe que tenían Paraguay y Brasil desde 1872, cuando empezaron las disputas sobre unos terrenos que estaban en medio y no se sabía a quién pertenecían. A pesar de varios acuerdos y tratados que hubo entre ambos, el problema persistía. A mediados del siglo XX, Brasil estudió el aprovechamiento de las aguas del río Paraná, y junto con Paraguay, acordó inundar los territorios en disputa, optándose posteriormente por crear una presa hidroeléctrica para aprovechar esas aguas.

Así, en junio de 1966, Brasil y Paraguay firmaron el “Acta de Iguazú”, una declaración conjunta que manifiesta la predisposición para estudiar el aprovechamiento de los recursos hídricos pertenecientes a ambos países que en esos momentos estaban pasando por gobiernos militares y ante el problema limítrofe, la represa surgió como una solución.

En abril de 1973 firmaron el “Tratado de Itaipú”, un instrumento legal para el aprovechamiento hidroeléctrico de los recursos hídricos del río Paraná perteneciente a los condominios de ambos países. Finalmente, en mayo de 1984 empezó a funcionar la primera turbina.

Los beneficios totales que crea la central hidroeléctrica son repartidos de forma equitativa entre ambos países, generando el 95% de la energía eléctrica consumida en Paraguay y el 24% en Brasil.

Sin embargo, la construcción de la presa provocó muchos cambios socio-ambientales en la zona.

Por una parte están los conocidos actualmente como “brasiguayos”, que son agricultores brasileños cuyas tierras fueron inundadas por las aguas del embalse y con la indemnización que les correspondía sólo podían comprar tierras en territorio paraguayo, por lo que ahora residen allí. También se vieron afectadas varias poblaciones indígenas, las cuales tuvieron que trasladarse y que actualmente cuentan con un fondo por parte de la Represa de Itaipú.

Pero lo que más se vio afectado fueron Los Salto del Guairá o Sete Quedas (siete caídas en portugués), que eran las cataratas más grandes del mundo, y las cuales tenían un atractivo paisajístico único, con un conjunto de 18 cascadas, y la mayor de ellas tenía un salto de 40 metros. Tras la construcción de la presa fueron totalmente cubiertas por las aguas del embalse, y hoy en día sólo se pueden ver algunos picos cuando el nivel del agua está muy bajo.

La presa de Itaipú supuso un antes y un después en el medio natural del río Paraná. Antes las aguas corrían por el río, pasando por las cascadas, con una flora y fauna fluvial, y ahora las aguas están estancadas, han ocupado parte del bosque, muchas especies de fauna y flora han disminuido o desaparecido porque sus hábitats se han visto modificadas, y el medio acuático ahora es totalmente distinto.

A continuación se muestra un boceto, realizado antes de que se pusiera en marcha el proyecto, de cómo eran Los Saltos del Guairá antes y cómo quedarían tras la construcción de la presa, y una fotografía aérea de los picos de las siete mayores cascadas cuando baja el nivel del agua.

 

 

 

 

 

 

En un embalse, las condiciones de temperatura, salinidad, gases disueltos y nutrientes no son las mismas que en un agua que fluye por un río. Hay muchas especies que dependen de estas condiciones por lo que cuando se modifican pierden sus hábitats. Además, dificulta la reproducción de peces que remontan los ríos para desovar. En un embalse hay acumulación de nutrientes y hace que estos no lleguen al resto del río. Por lo que las especies que se pueden encontrar actualmente en estas aguas serán principalmente especies exóticas.

Las aguas del Paraná son de dominio público y están bajo la responsabilidad del Estado, o en este caso, de los estados de Brasil y de Paraguay. Además, la represa es operada y gestionada por Entidad Binacional Itaipú, empresa público-privada entre Brasil y Paraguay creada en 1973 como resultado del Tratado de Itaipú entre los dos países para el aprovechamiento hidroeléctrico. Desde 1985 la Represa de Itaipú paga royalties (pago que se efectúa a los Estados a cambio del derecho a usar o explotar ciertos recursos naturales, habitualmente no renovables) a Paraguay y a Brasil por el aprovechamiento de los recursos hídricos que pertenece a ambos. El pago está previsto en el Anexo C del “Tratado de Itaipú”. Hasta 2009 la empresa pagó unos 6,6 millones de dólares en royalties.

Por ello, y para mantener el buen estado de las aguas del río Paraná, desde el año 2003 Itaipú promueve acciones para preservar el medio ambiente, impulsado por el programa de “Cultivando Agua Buena” como respuesta a un cambio de modelo en la gestión de la represa, dando protagonismo a los criterios ambientales y sociales en la gestión de los recursos hídricos y energéticos, recursos que representan el primer motor económico de la región. Mantiene reservas y refugios biológicos y un corredor de biodiversidad, que promueven la conservación de las matas nativas de la región, así como la protección y conservación de la fauna y flora silvestres.

Dentro de este programa está incluido la creación del proyecto “Más Peces en Nuestras Aguas”, que, más allá de fortalecer la actividad de la pesca, fomenta la acuicultura por medio del cultivo sostenible por el sistema de tanque red, evitando así su extinción.

También vela por la calidad del agua y su buen estar ecológico, ya que al ser la materia prima de la central, su principal interés es que las aguas del Paraná tengan la mejor calidad posible. Se centra principalmente en evitar la entrada de sedimentos y productos químicos en la presa.

En las áreas devastadas por la práctica agrícola, Itaipú lanzó acciones de reforestación que ya permitieron el plantío de 20 millones de mudas de árboles en la faja de protección del embalse.


El IGME desarrolla un método para reconstruir las inundaciones del pasado

Tras la riada de Biescas en 1996, la cual destruyó el camping de las Nieves, cerca del río Gállego, y en la que murieron 87 personas, el IGME (Instituto Geológico y Minero de España) ha estado estudiando un método para prevenir o evitar este tipo de desastres.

Los datos más importantes para llevar a cabo este estudio son las zonas en las que ocurren estos eventos, la frecuencia con la que se producen (periodo de retorno) y su magnitud (calado del agua, velocidad y energía).

El problema de dicho estudio es que, al tratarse de cuencas montañosas, no hay instrumentos suficientes (pluviómetros y estaciones de aforo) para recopilar datos, como pueden ser las precipitaciones o los caudales que llevan los ríos de las zonas a estudiar. Sin embargo, hay zonas que sí los tiene, pero las series de datos no son suficientemente largas como para poder calcular de modo fiable cómo serán estos eventos en el futuro. Por ello, es fundamental reconstruir las inundaciones ocurridas en el pasado, llamadas “paleoinundaciones”.

Hasta ahora, la reconstrucción de las paleoinundaciones se hacía mediante documentos históricos y criterios geomorfológicos, es decir, estudiando las formas de relieve, bancos de arena y objetos arrastrados y depositados por la fuerte subida del nivel del agua. Con estos datos, se calculaban los caudales cuyos resultados tenían incertidumbre e imprecisiones.

Este nuevo método parte de un modelo conocido como “calado crítico”, el cual busca los lugares en los que se produjeron cascadas en el torrente debido a saltos del lecho o por bruscos estrechamientos. Con este método, se pretende mejorar la estimación de los caudales por cálculos matemáticos que buscan el punto exacto en el que se produjo ese caldado crítico para obtener el caudal, profundidad, velocidad de esa avenida y complementándose con otros datos significativos, como la presencia de bloques, sedimentos y objetos que fueron arrastrados por el agua, así como los daños provocados.

En resumen, gracias al desarrollo de esta nueva técnica se podrá mejorar el conocimiento de las avenidas y de esta manera minimizar los daños ante posibles eventos futuros.


Avances en la homogeneización de las series climáticas

 

En muchos estudios y proyectos que están relacionados con el agua se necesita información tanto hidrológica como climatológica de la región. La mayoría de la información necesaria se obtiene de las estaciones de aforo, pluviométricas y meteorológicas. Los problemas más importantes que se pueden encontrar a la hora de obtener dicha información es la ausencia de estaciones en el lugar y, en el caso de que hubiera, que los datos que pueden ofrecer estén incompletos o con errores, y sobre todo, largos periodos incompletos.

A pesar de que con el tiempo esto se ha intentado solucionar, en muchas ocasiones hay alguna estación que presenta series climáticas insuficientes, en calidad o en cantidad, lo que complica el resto de procesos posteriores.

En la mayoría de los casos, esto se debe a los cambios de ubicación de los observatorios, a los tipos de instrumentos o el estado de los mismos, cambios en los usos del suelo, y hay casos en los que uno no sabe si debe fiarse o no de los datos que las estaciones proporcionan, lo que da a lugar a una acumulación de errores a la hora de aplicar ciertos métodos para su homogeneización.

Por ello, la Fundación Europea de la Ciencia, a través de la oficina COST (European Cooperation in Science and Technology) de cooperación en ciencia y técnica, propone llevar a cabo un proyecto europeo, en el cual se cuenta con la colaboración de AEMET, para mejorar la evaluación de los cambios climáticos observados en los registros, así como los métodos de homogeneización de dichas series.

Donde más se quiere mejorar es en los datos mensuales de temperatura y precipitación, porque son parámetros imprescindibles a la hora de hacer cualquier estudio climatológico y porque son los más utilizados para estudiar principalmente los cambios climáticos que se producen en un determinado lugar. Además, al ser un periodo de tiempo corto, en meses, los datos deben ser lo más precisos posible.

Por tanto, la homogeneización de estos datos es relevante porque podría dar mejores resultados en las series de las estaciones y porque darían variaciones climáticas reales en la región en la que se pretenda estudiar. De esta forma, los errores obtenidos serían mucho más pequeños y los resultados más precisos. Cuanto más completos y mejor medidos estén los datos del pasado, mejores resultados se podrán dar en el futuro.


¡Reinvéntate!

PREGUNTA. Soy un arquitecto que durante los últimos 12 años he mantenido abierto un despacho con otros tres socios. Llegamos a tener 12 empleados, aunque ahora nos disponemos a disolver la empresa ante la caída de pedidos, Todavía me siento joven -tengo 42 años-, pero un tanto desmoralizado, con mi profesión.

Dada mi experiencia de gestión en la empresa, me pregunto si es posible reciclarme hacia puestos directivos, cómo debería completar mi formación para conseguirlo y hacia qué sectores debo encaminarme.

F. T. Internet.

RESPUESTA. Si va ‘a disolver la empresa por la caída de pedidos, si todavía se siente joven y, si de verdad, se siente desmoralizado con su profesión, necesita un confesor, un terapeuta clínico o, lo más deseable, cantar una marcha militar y reinventarse. ¡No abandone a la primera!

No sea gallina, deje de ser una commodíty y tenga las agallas necesarias para descubrir que “en las cenizas del fracaso [si las quiere llamar así] están las semillas del éxito”.

Piense en aquello en que es bueno y ha hecho bien, en lo que más le ha gustado y divertido y, en vez de buscar un puesto de trabajo en el que le paguen un sueldo, busque clientes que le paguen honorarios por los servicios que, sin duda, es capaz de proporcionar. Recuerde los mejores momentos de su carrera y trate de reconstruirlos.

Si está liquidando su empresa de 12 empleados, ahora está a tiempo de crear una nueva compañía que empezará con una persona. Este puede ser usted.

Respecto a su consulta, pregúntele a alguno de mis colegas del sector. Seguro que le darán una respuesta más profesional y conservadora, más sensata y menos provocadora que la mía. Pero la mía es la que realmente necesita.

¡Ánimo! ¡Suelte amarras, suelte lastre y las mochilas cargadas de piedras que lleva encima! Está en la edad en que puede iniciar algo grande en su carrera y en su vida. Si la coyuntura es difícil, mayor será su mérito al lograr lo que pretende.

Hay mucho que ganar y muy poco que perder.

José Medina es presidente .de Odgers Berndtson Iberia.

ODGERS BERNDTSON

Artículo del periódico “El País” de la sección Empresas & Sectores del Domingo 14 de Enero de 2012

Actualmente estamos pasando por una época de crisis, en la que uno de los sectores más afectados es la construcción, debido a que hay un exceso de viviendas construidas y sin salida desde una perspectiva privada, y además, la administración pública está recortando costes de obras públicas, que está provocando el cierre de al menos el 50% de las empresas del sector.

En medio de esta situación, tenemos a un arquitecto joven (42 años), 12 años de experiencia, socio de una entidad con 12 empleados, pero debido a la actual situación económica, tiene una reducción de contratos y la empresa quiebra.

Al encontrarse en esta situación, F.T. se siente desmoralizado con su profesión y se plantea trabajar como directivo. Al plantear su inquietud en esta sección de El País, la respuesta que obtiene de José Medina es volver a empezar en una nueva compañía con él sólo al frente y que busque clientes nuevos.

Pero, ¿qué pasa con la situación del mercado internacional? Actualmente existen mercados emergentes hacia los que se puede derivar el producto con nuevos proyectos y mientras el mercado europeo está estancado, el de estos países emergentes va creciendo cada vez más. Entre estos países están los de América Latina, los cuales están actualmente en vías de desarrollo y necesitan proyectos de calidad y experiencia contrastada. Además, en estos países está comenzando un proceso inmobiliario como el que había en España. Entre ellos está Panamá, donde se está invirtiendo en centros residenciales y hoteles en las costas; Brasil, que será sede de los juegos olímpicos de 2016 y en el que se espera un fuerte crecimiento en los próximos años y una fuerte inversión.

Esto es uno de los motivos por el que los jóvenes recién terminados sus estudios universitarios se van al extranjero en busca de un empleo, no sólo en el sector de la arquitectura, sino en todos ellos.


Por último, también tiene opciones de desarrollo para las que se debe posicionar y buscar contactos.Por un lado, las licitaciones públicas en estos países en tanto a nivel nacional como internacional, en el que la búsqueda de socios convenientemente posicionados junto a la aportación de sus 12 años de experiencia mediante la incorporando ideas y proyectos anteriores, le permitirán situarse para obtener la adjudicación de esta tipología de proyectos.

Otra opción, sería el lanzamiento de nuevos proyectos privados en países en vías de desarrollo, en el que  el conocimiento adquirido y los contactos que mantenga de sus años como socio en la antigua empresa, pueden serle de imprescindible,debiendo aprovechar  que en estos países  hay un menor coste de adquisición de terrenos, materiales y mano de obra,  que le permitirán crecer profesionalmente con mayor facilidad. Además, posiblemente el coste de financiar esta inversión en el extranjero sea más fácil que en España que cuenta con escasa liquidez bancaria.

Si realmente quiere seguir con su profesión, tener nuevos proyectos, y por tanto, nuevos retos, yo, personalmente le diría: es la hora de “reinventarse”, así que, ¿a qué está esperando?

 


El proyecto del Metro de Sevilla, línea 1.

La Línea 1 del Metro de Sevilla es un proyecto promovido y financiado por la Junta de Andalucía, con la participación de los Ayuntamientos de Sevilla, Dos Hermanas, San Juan de Aznalfarache y Mairena del Aljarafe, y la colaboración de la Administración General del Estado.

La Junta de Andalucía, a través de la entidad pública Ferrocarriles de la Junta de Andalucía (en la actualidad Agencia de Obra Pública de la Junta de Andalucía), ejerce la tutela, inspección y supervisión sobre Línea 1 del Metro de Sevilla, cuyo proyecto, construcción y explotación fue adjudicado, en régimen de concesión administrativa por un periodo de 35 años, a una sociedad concesionaria (Sociedad Metro de Sevilla), participada por las empresas Dragados, Sacyr, GEA 21, CAF y Tussam.

El primer proyecto de Metro de Sevilla se gestó en 1974 con un planteamiento de red formado por tres líneas interconectadas entre sí y una longitud total de 27,2 kilómetros y39 estaciones con andenes de 120 metros.

Pero éste fue cancelado en 1983 por el temor de causar daños en los edificios históricos, después de construir varios tramos de túneles.

En 1999 se reactiva el proyecto, con mejores perspectivas en la tecnología de suelos y un efectivo crecimiento poblacional y urbano, creándose la Sociedad del Metro de Sevilla.

Estaba previsto que las obras se terminaran en 2006, pero la inauguración no fue hasta el 2 de abril de 2009, y aún una de las estaciones no estaba terminada, la Puerta de Jerez, con la cual hubo incidentes.

Este retraso de 3 años se debió a las dificultades de construcción de la línea que han tenido que ver con el subsuelo de Sevilla porque no es un suelo homogéneo y los grosores son variables. De hecho una de las tuneladoras tuvo que ir variando de tipología de picas dependiendo del suelo que se iba encontrando, debido a las inesperadas modificaciones de trazados y estaciones.

Además, en diciembre de 2008 se produjo un hundimiento de tierras de seis metros de profundidad retrasando aún más las obras.

Otro de los motivos que retrasó la obra fueron los hallazgos de restos  de construcciones musulmanas, como en San Juan de Aznalfarache,  donde se han encontrado cuarenta metros de muralla de la época  musulmana en la zona de la barriada de Loreto, o restos de la muralla  almohade en la calle San Fernando. Por último, uno de los  descubrimientos más impactantes fue el de dos esqueletos,  posiblemente del siglo XVIII, que fueron hallados en las obras de  construcción del metro en las excavaciones que se realizaron en la  avenida República Argentina, en el barrio de Los Remedios de la  capital hispalense y restos desperdigados de una casa de campo del  siglo XVI ó XVII.

En cuanto al presupuesto después de dicha inauguración costó un total de 658.020.037 euros, con una desviación del 42,67% frente a lo presupuestado inicialmente, 461.224.754 euros, es decir, 196 millones más.

Por tanto, debe concluirse que las previsiones de ejecución del proyecto tanto en plazo como en presupuesto no fueron correctas. Así, la existencia de inmuebles protegidos por la Administración, la aparición de restos arqueológicos musulmanes y las especiales características del terreno por el que se transcurre el metro de Sevilla han sido los principales factores que han dificultado la correcta ejecución de la obra resultando un retraso de 3 años y una desviación presupuestaria próxima al 43%.


Los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Panamá.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son 8 propósitos, 18 metas y 48 indicadores que fueron redactados de forma general en la Cumbre del 2000 celebrada en Nueva York, en la que 189 países firmaron la Declaración del Milenio y fijaron dichos propósitos que acordaron conseguir para 2015.

En 2008 hubo un proceso de revisión para presentar una nueva lista oficial con nuevas metas e indicadores, ampliándose hasta 21 metas y 60 indicadores.

Los Objetivos del Milenio son:

1.- Erradicar la pobreza extrema y el hambre.

Este objetivo se considera como el de mayor importancia ya que a través de las metas acordadas sintetiza la mejoría en las condiciones de vida de la población. Se pretende conseguir la erradicación de la pobreza extrema, reduciendo a la mitad la población con unos ingresos menores a un dólar por día a Precios de Paridad Adquisitiva. Este porcentaje es el resultado de la relación entre la población total que tiene un ingreso per cápita menor de un dólar al día y la población total. En Panamá se espera que para el año 2015, a nivel nacional, el porcentaje de la población que viva con menos de un dólar diario deberá girar alrededor del 9%. Hasta el 2008 se ha conseguido que baje de 19.66 % en el año 1997 hasta alcanzar 12.63%.

Otra de las metas que se incluyen en este objetivo es la de lograr empleo pleno y productivo, y trabajo decente para todos, incluyendo mujeres y jóvenes; es decir, la posibilidad de encontrar y mantener un trabajo decente para que las personas obtengan ingresos suficientes que les ayuden a salir o evitar la condición de pobreza. Esta relación mide el número de personas ocupadas de 15 y más años de edad.  En Panamá se consiguió que del 53,8% de la población con empleo  en 2002 se aumentara al 60% en 2008.

La última meta dentro del objetivo 1 es la de reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas que padecen hambre. En ella se pretende acabar con la desnutrición, sobre todo en los niños, y aumentar  la proporción de la población por debajo del nivel mínimo de consumo de energía alimentaria.

En general, durante el período en estudio para la realización del segundo informe de seguimiento a los ODM, Panamá ha tenido un avance positivo en el logro del  objetivo de erradicar la pobreza extrema y el hambre. En él, se identificaron logros moderados, ha habido un crecimiento económico permitiendo un mayor nivel de empleo e ingresos, y una mayor disponibilidad de recursos para la inversión social; por lo que se ha conseguido reducir el porcentaje de población que vive con menos de 1 dólar al día, el porcentaje de población que consume menos de las calorías mínimas y la desnutrición infantil.

2.- Educación universal.

La única meta que hay dentro de este objetivo es la de Asegurar que, para el año 2015, los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria. Este objetivo se quiere centrar en uno de los derechos fundamentales de toda concepción de desarrollo, derecho a la educación. Por tanto, se quiere lograr que todas las personas puedan completar el nivel primario de educación, la cual es la fundamental para adquirir habilidades y conocimientos básicos para continuar con el proceso educativo. En otras palabras, lo que se pretende con esta meta es erradicar con el analfabetismo mundial.

En el caso del Estado panameño, se ha ampliado la enseñanza obligatoria a 9 años de educación, en la que se incluyen los primeros 6 años de primaria más los 3 años del primer ciclo de educación secundaria. Además, también se ha incrementado la educación preescolar a 2 años. La meta que Panamá se ha fijado para cumplir este objetivo es la de reinsertar al sistema educativo a aquellos niños y niñas de las áreas indígenas y rurales, los que tienen necesidades especiales y cuyas familias tengan menores ingresos.

En cuanto a las expectativas de cumplir con este objetivo para el 2015, Panamá tiene una probabilidad muy alta de alcanzarla, ya que se está logrando que todos los niños hasta los 14 años tengan una educación primaria universal.

3.- Igualdad entre los géneros.

Para cumplir con este objetivo la meta que se ha impuesto es la de eliminar las desigualdades entre los sexos en la enseñanza primaria y secundaria, preferiblemente para el año 2005, y en todos los niveles de la enseñanza para el año 2015. Este objetivo está relacionado con el desarrollo sostenible. Se quiere lograr una mayor participación de las mujeres panameñas en el mercado y en la política, de forma igualitaria que los hombres. En Panamá ha habido grandes progresos en cuanto a la proporción de niños y niñas en las escuelas. Teniendo en cuenta que la proporción de niños es mayor que la de niñas, en la enseñanza primaria se ha obtenido una proporción más o menos constante, 93 niñas por cada 100 niños, desde 1990 hasta el 2007. En la educación secundaria hay un mayor número de niñas que niños, ya que la mayoría de los varones después de la educación primaria dejan la escuela para empezar a trabajar. A nivel nacional, en el mismo periodo de tiempo había una media de 103,3 niñas por cada 100 niños. Ocurre lo mismo en la educación superior, hay mayor proporción de mujeres que de hombres, de los estudiantes que se gradúan anualmente, el 60% son mujeres.

Pero a pesar de que hay más mujeres que hombres con títulos universitarios, los hombres tienen salarios mayores, y son las mujeres las que están más afectadas por el desempleo. Entre los años 1995 y 2007 se ha registrado que la proporción de mujeres entre los empleados remunerados en el sector no agrícola ronda el 43% en todo el país.

Por otro lado, en la proporción de mujeres que ocupan escaños en los parlamentos nacionales, Panamá ha estado entre los primeros países que han adaptado acuerdos para defender los derechos de la mujer, siendo el primero en los países latinoamericanos. Establece que el menos el 30% de mujeres candidatas tengan cargos de elección popular. Sin embargo, en la realidad la presencia de mujeres como miembros de los partidos políticos, no se ha conseguido una mayor participación de las mujeres en este sector.

4.- Reducir la mortalidad de los niños.

En este objetivo se pretende reducir en dos terceras partes, entre 1990 y 2015, la mortalidad de los niños menores de 5 años. A pesar de que en la actualidad la mayoría de la mortalidad en niños menores de 5 años se da en África Subsahariana, con una escandalosa y altísima cifra, 184 de cada mil niños nacidos vivos. En cuanto a los datos en los países de América Latina,  Panamá es el país que menos muertes infantiles tiene, 24 niños de cada mil nacidos.

La meta que se ha propuesto Panamá para el 2015 es la de tener menos de 8,2 muertes por cada mil nacidos.

5.- Mejorar la salud materna.

Los altos niveles de defunciones maternas muestran el estado de salud y las desigualdades en cuanto a las condiciones de vida de una población. Las zonas que muestran mayores niveles son aquellas en las que domina la pobreza y la falta de servicios básicos. En este objetivo se establecieron metas relacionadas con la reducción de la mortalidad materna y al acceso universal a la salud reproductiva con el fin de mejorar la salud materna. En 1990 en América Latina se registraron 180 muertes maternas por cada 100,000 nacidos vivos y para el 2005 se observaron 130. En Panamá, el número de muertes maternas fueron de 53 por cada 100,000 nacidos vivos.

Por tanto, en cuanto a reducir tres cuartas partes de las defunciones maternas, significa que Panamá deberá registrar para el 2015 un total de 13 muertes maternas por cada 100,000 nacidos vivos.

Para poder alcanzar este número es importante que aumente el porcentaje de partos asistidos con atención médica, y por tanto, ofreciendo atención y supervisión durante el embarazo. En Panamá, en el año 1990 el 86,3% de los partos contaban con asistencia sanitaria durante el parto, que fue incrementada hasta alcanzar un 91,5% en 2007, lo que indica la mejora que se ha proporcionado durante este periodo de tiempo.

Otra meta que se pretende alcanzar en este objetivo es aumentar el acceso universal a la salud reproductiva, en la que se incluye mejorar la educación sexual, el asesoramiento, y el acceso y disponibilidad de métodos de planificación familiar. En una encuesta que se realizó en el año 2003, el 55,8% de las mujeres panameñas entre los 15 y 49 años de edad utilizaron métodos anticonceptivos, y para el año 2008 había aumentado a un 57,7%. Sin embargo, en las poblaciones indígenas este porcentaje sólo es del 20,2%, lo cual indica la mayor cantidad de hijos en esta población.

Otro porcentaje muy importante a tener en cuenta es el de embarazos en adolescentes, que indica el número anual de nacimientos en mujeres con edades entre los 15 y 19 años por mil mujeres en ese grupo. Esta tasa representa el riesgo de maternidad en este grupo de mujeres. En Panamá, en el 2007 se registró 82,9 nacidos vivos por cada mil adolescentes, siendo en 1990 de 86,2.

En el caso de Panamá, el cumplimiento de este objetivo para el 2015 es muy difícil, ya que las poblaciones indígenas son las que inflan estos datos, y por tanto, son las más difícil de regular, debido a que en muchas ocasiones no se dejan ayudar.

6.- Combatir el VIH/SIDA.

Panamá ocupa la tercera posición en prevalencia de VIH/SIDA entre la población de 15 a 49 años. Las cifras indican que los hombres son los más afectados por la epidemia; sin embargo, ha habido una gran mejora desde cuando ésta se inició, cuya relación hombre-mujer era de 17 a 1,  mientras que en el año 2005, la relación era de 3 hombres por cada mujer.

Para Panamá resulta difícil evaluar la situación porque no se utilizan los indicadores solicitados.  Pero a partir de la información disponible se puede deducir que es poco probable obtener las metas relacionadas con el VIH/SIDA sin un cambio drástico en los comportamientos sexuales, siendo la transmisión sexual la primera causa de infección. Es importante incidir en el comportamiento sexual de la población joven, en la que se concentran los casos de VIH/SIDA. En las comarcas indígenas muestra los altos niveles de vulnerabilidad y prevalencia. Esta situación limita el desarrollo humano de las poblaciones, además de poner en peligro la vida de muchas personas con profundas afectaciones al entorno social, familiar y cultural de este grupo

Existen grandes probabilidades de alcanzar la meta de reducir la incidencia y mortalidad por malaria. Panamá  registra grandes avances en la detección, control y curación de la enfermedad; sin embargo, se identificaron comportamientos diferenciados en las zonas indígenas y algunas provincias. Por ello, es necesario profundizar los esfuerzos en las áreas indígenas, donde la enfermedad registra los mayores niveles de incidencia, así como implementar medidas preventivas dirigidas al grupo poblacional de mayor vulnerabilidad: los niños menores de cinco años.

Las tasas de incidencia, prevalencia y mortalidad por tuberculosis expresan un comportamiento estabilizado a nivel nacional, lo que indica que no existe ningún cambio en cuanto al logro de la meta pactada.

7.- Sostenibilidad del medio ambiente.

Este objetivo tiene como finalidad evaluar los avances hacia la sostenibilidad ambiental y comprende cuatro metas y 10 indicadores. Se espera determinar las condiciones del medio ambiente y la efectividad de las políticas y normas en materia ambiental destinadas a regular y revertir el impacto de las intervenciones de los grupos humanos en el medio natural, incluyendo la gestión del elemento hídrico, las condiciones en materia de disponibilidad de agua y saneamiento, así como las condiciones de la población que vive las áreas urbanas marginales.

En cuanto a la cobertura boscosa, en el año 2000 Panamá contaba con una superficie cubierta por bosques del 44.7% del territorio, mucho menor de que se había en el año 1992, por lo que mostraba una disminución. Para el año 2008, los estudios indican que la cobertura boscosa es representaba el 43.30% del territorio nacional, lo que representa una pérdida aproximada de 1,090.11 Km2 en la superficie cubierta por bosques con respecto a 1992.

En cuanto al consumo de sustancias que agotan la capa de ozono, Panamá está cumpliendo con el calendario establecido en el Plan de Eliminación Total de Sustancia del Anexo A (Grupo1) para la reducción de cloroflourocarburos (CFC).

Panamá, en lo que respecta al desarrollo de normativas ambientales hacia la regulación de las intervenciones humanas en el medio natural, desde la perspectiva de la gestión ambiental, registra significativos avances.

Se han desarrollado leyes dirigidas a proteger las especies y los recursos del medio ambiente; sin embargo, se observan pocos avances hacia la reducción de la pérdida de biodiversidad, dado que el proceso de regeneración del medio ambiental es lento. Se muestran cambios significativos en la detención de la deforestación, lo que contribuye a mantener la cobertura boscosa, que es la base natural para la coexistencia de otras especies. En cuanto a la población de peces en límites biológicos seguros, a pesar de no contar con datos sobre este indicador, cabe señalar que se están desarrollando esfuerzos dirigidos a proteger las especies marinas sujetas a comercialización, a través de la Autoridad de Recursos Marinos.

En cuanto al abastecimiento a las poblaciones de agua potable, en el caso de Panamá, para el 2015 se cumplirá la meta a nivel nacional. Ha habido grandes mejoras desde el año 1990 hasta el 2007, ya que pasó de tener en sus principios un porcentaje del 80,7% a 93%.

Sin embargo, se está teniendo problemas en cuanto al cumplimiento de la meta sobre el acceso a servicios sanitarios ya que la mitad de la población vive en zonas rurales y representan el 70% de la población en el año 1990 sin servicios de saneamiento, y en la zonas urbanas no se ha podido lograr que las mejoras en los servicios de saneamiento avancen al mismo ritmo que el crecimiento demográfico. Sin embargo, en el año 2007 se registró un aumento alcanzando el 93,1%, a pesar de que en las poblaciones indígenas aún no haya aumentado como se esperaba.

No obstante, no se descarta que para el año 2015 se haya alcanzado el 100% en servicios sanitarios y el 90% para acceso al agua potable.

8.- Fomentar una asociación mundial.

El análisis del indicador lleva a concluir que en los últimos años se ha registrado un continuo crecimiento de las exportaciones, que el manejo de las finanzas públicas, especialmente en lo relacionado con el pago de la deuda externa, ha permitido que Panamá haya mantenido una relación exportación/deuda externa relativamente baja, y que el pago del servicio de la deuda externa se ha efectuado sin poner en riesgo los recursos para desarrollar programas sociales.

En lo que se refiere a la meta de dar acceso a los beneficios de las tecnologías de información y comunicación, el país muestra avances importantes, especialmente el incremento de usuarios de Internet y de telefonía celular. El aumento sostenido del uso de esta última tecnología y el estancamiento del número de abonados de telefonía fija estarían relacionados con la mayor disponibilidad de comunicación que permite la telefonía celular y la reducción de tarifas de telefonía celular registrada con el ingreso de nuevos operadores de esta tecnología. No obstante, quedan retos por cumplir, ya que el número de usuarios de Internet en el país continúa siendo bajo. Asimismo, es necesario ampliar el acceso a las tecnologías de telecomunicaciones en las zonas rurales e indígenas, lo cual contribuirá a mejorar la prestación de servicios de salud, educación y administración pública e incrementar la productividad en estas comunidades.


Presa de Molare.

La Presa de Molare estaba, y está, en Piamonte, en el antiguo cauce del torrente Orba. En un principio se utilizó para proporcionar agua a la población de Luguria, pero tras muchas protestas del resto de los municipios del Valle de Orba, se construyó una hidroeléctrica a favor de estos municipios, que empezó a funcionar en 1925.

Más tarde se descubrió que el agua se podía desbordar y verterse en los meandros del torrente Orba aguas debajo del dique principal, llamado Bric Zerbino. Para incrementar el nivel del embalse, se proyectó la construcción de un nuevo dique, el llamado Sella Zerbino, el cual fue diseñado y construido de forma muy improvisada sin realizarse previamente las investigaciones geológicas adecuadas. Éste cerraba un puerto o depresión en la divisoria de la izquierda.

La presa principal era de gravedad, tenia 47 m de altura y un ancho en coronación de 6 m. Es un dique semicircular de 200 m de radio y con un talud de agua arriba de 0,05 m y agua abajo mayor de 0,8 m. En cambio, la presa secundaria era rectilínea con 15 m de altura y 3,30 m de ancho en la coronación, 0,05 de talud de agua arriba y 0,55 de agua abajo. Ambas estaban apoyadas sobre rocas formadas por serpentina.

 

 

 

 

 

 

 

En las imágenes de arriba podemos ver, de izquierda a derecha,  un esquema de la sección de uno de los sifones de la presa de Bric Zerbino y otro de la sección máxima de la presa de Sella Zerbino.

Las disposiciones de desagüe superficiales y profundas eran:

  1. 12 sifones automáticos en la presa principal de 2 por 3 m de sección que estaban situados en la coronación, con una capacidad de evacuación normal de 500 m3/s.
  2. En la presa secundaria, una compuerta de fondo seguida de una tubería de 1,80 m de diámetro en la cota, capaz de desaguar 55 m3/s.
  3. Una válvula de campana para 150 m3/s, en la secundaria.
  4. Un aliviadero lateral junto a la presa principal de labio libre de 68 m de longitud, que con 1,30 m de lámina vertiente, para desaguar unos 150 m3/s.
  5. Y un consumo de agua en las turbinas de 25 m3/s.

Por tanto, el caudal máximo de capacidad de desagüe era en total 880 m3/s, que para una cuenca de 141 km2, el caudal especifico era de 6,25 m3/s/.

El 13 de agosto de 1935 llegó a la zona una tormenta inesperada y durante todo el día no paró de llover. Se estima que cayeron más de 15 m3/s/km2. El régimen de caudales a la altura de la presa fue de 2.200 a 2.300 m3/s.

Las dos presas fueron rebasadas por una lámina de agua de 2,25 metros sobre la principal y 2,45 sobre la secundaria. Ambas presas tenían una cota máxima de 322 m, pero la coronación de la presa principal era de 324,75 m y el de la secundaria 324,55 m. El lago llegó a alcanzar un nivel de agua mayor de 225 m en la presa de Bric Zerbino mientras que en la de Sella Zerbino fue de 227 m, lo que provocó que esta última se derrumbara por la presión ejercida por el agua y por los 20-25 millones de m3 de barro acumulados.

Aún hoy en día, las causas de este desastre no están totalmente aclaradas. Sin embargo, el factor principal que hizo que la presa Sella Zerbino se derrumbara fue que ésta se construyó en un lugar en el que no se hicieron los estudios adecuados en cuanto a las condiciones geológicas. Se construyó sobre un material permeable, por el que el agua se filtraba, y que en vez de ser de hormigón armado se optó por una presa de gravedad.

Partiendo de este fallo en la estructura, entre las hipótesis que se barajan son:

1.- Con la intensidad de las aguas se producirían una falta de cohesión en los cimientos, entraría agua por las grietas, se produciría subpresión y posible deslizamiento o vuelco.

2.- El agua fue produciendo erosión en el pie de la presa al verterse sobre ella, dañando su unión con la roca sobre la que se había construido ésta.

Otras hipótesis que no están relacionadas con la tipología del terreno son:

1.- Que los sifones se taponaran con los cuerpos flotantes.

2.- Que la compuerta de fondo no se abrió, o se abrió parcialmente, y que pudo haber sido debido a que ésta no se abriera anualmente, revisando su funcionamiento como medida de seguridad. Al no abrirse con frecuencia la compuerta, lo que sucede es que las guarniciones fija y móvil se unen por la oxidación, formando una soldadura, y que pudo ser cubierta por sedimentos. Por lo que a la hora de reaccionar y elevar la compuerta, ésta falló y no se pudo realizar el desagüe correspondiente.

 

Esta imagen, sacada pocos días después del desastre en Molare, muestra los restos de la presa Sella Zerbino.

 

 

 

 

 

 

Y éste es el aspecto de la presa principal, Bric Zerbino, casi intacta aún hoy en día.

 

 

 

 

 

 


Los mercados confían en los españoles.

Como todos saben los activos financieros, independientemente de su tipología (acciones, obligaciones, etc.), se reconocen por 3 características principales:
– Rentabilidad: capacidad de un proyecto para generar rentas o rendimientos.
– Riesgo: es la incertidumbre asociada a las rentas futuras.
– Liquidez: representa la cualidad de los activos para ser convertidos en dinero efectivo de forma inmediata sin pérdida significativa de su valor.

Estas tres características están relacionadas intrínsecamente entre sí. Así, por ejemplo los inversores exigirán una mayor rentabilidad en función del riesgo que asuman y el grado de liquidez de los activos en los que inviertan. En este sentido, un claro ejemplo ha sido la última emisión de deuda española que coincidió durante el cambio de gobierno.

Así, la última emisión de deuda del año, ha sido sorprendentemente beneficiosa con respecto a la emisión anterior.  España cerró el año colocando en el mercado una deuda superior a la prevista, con intereses muchos menores y una alta demanda.

En la última emisión, el Tesoro Público colocó  5.639 millones de
euros en letras a tres y seis meses con un significativo descenso de
la rentabilidad. Así, las letras a 3 y 6 meses se emitieron con un
interés marginal del 1,88% y 2,53 % respectivamente. Sin embargo en la subasta anterior, el 22 de noviembre, fue sensiblemente superior siendo el interés de 5,22% para letras a 3 meses y 5,328% para letras a 6 meses.

Así, parece que los mercados consideran que existe un menor riesgo de impago de la deuda española, exigiendo un menor interés por la compra de la deuda del país.

Según los expertos, estos hechos se deben a varios factores que han influido en una mejor percepción de los inversores de la deuda española. Así, la entidad INVERSIS entiende que este hecho se debe al compromiso de liquidez anunciado por el Banco Central Europeo (BCE), ya que “de manera indirecta apoya a la deuda gubernamental a través de la liquidez al sector financiero” facilitando dinero a los bancos. Por su parte CITI, considera que a este factor se le ha sumado el valor de España de tener un nuevo Gobierno “político” con un respaldo de una mayoría absoluta que le da margen para tomar medidas, no como ocurre con Italia y Grecia con Gobiernos “técnicos” fruto de las circunstancias.

Como pueden comprobar, una mejora de las expectativas de los inversores, considerando que existe un menor riesgo en la inversión como consecuencia del anuncio del Banco Europeo y la constitución de un nuevo gobierno en España, ha sido beneficiosa para el país al exigir estos menos intereses por la inversión que realizan al comprar deuda española. Esperemos que esto siga así.


La cocaína, un contaminante emergente.

Origen.

La cocaína es un alcaloide que se obtiene de la planta de coca, en Sudamérica. Se caracteriza por ser un estimulador del sistema nervioso y supresor del hambre. Antiguamente era usado como anestésico en medicina, sobre todo en cirugías, pero actualmente está prohibido.

A mediados del siglo XIX un químico alemán, Gaedcke aísla de las hojas de coca un alcaloide, al que llamó erythroxyline, y unos años más tarde, otro químico alemán, Niemann, purificó este alcaloide empleando alcohol, ácido sulfúrico, bicarbonato sódico y éter, obteniendo finalmente la cocaína.

Usos.

Desde hace miles de años la cocaína se consumía desde las hojas de coca, que se mastican como estimulante para resistir diferentes inclemencias, como el mal de altura, regulando la carencia de oxígeno en el ambiente para que la circulación sanguínea mejore y se adapte al cambio. Y en algunos lugares también se utilizaba para hacer infusiones. A partir de mediados del siglo XIX se usaba en medicina como anestésico. Al ser un estimulante que funciona mediante la modulación de la dopamina, se añadía a muchos elixires y tónicos con fines medicinales. Pero a partir de los años sesenta se empezó a usar como droga, suministrándose en forma de polvo, por vía intravenosa (disuelta en agua) o intranasal.

Como dato curioso, la cocaína fue el ingrediente estrella del famoso refresco Coca-Cola (de ahí su nombre). Pero como era altamente adictiva, decidieron sustituir dicha sustancia por la cafeína.

Propiedades físico-químicas.

La cocaína es una sustancia sólida, normalmente es un polvo de color blanco con aspecto cristalino, formando prismas monocíclicos. Es inodoro e incoloro y tiene un sabor amargo. Su punto de fusión es de 98ºC. Es poco insoluble en agua fría, pero presenta una alta solubilidad en cloroformo, etanol y aceite de oliva, entre otros. Combinada con el cloruro de platino o el cloruro de oro forma sales dobles, las cuales son solubles en agua.

Se define como un alcaloide porque tiene una base nitrogenada capaz de formar sales en ácidos orgánicos e inorgánicos, tiene origen vegetal y actividad farmacológica definida. Concretamente, pertenece al grupo de los alcaloides tropánicos.

Compuestos.

El nombre científico de la cocaína es enzoylmetil ecognina. Su fórmula empírica es C17H21NO4, y si fórmula química es benzoilecgonina metil éster levógira o también (2R,3S)-3-benzoil-2-carboxil-oxitropano metil éster.

Efectos.

El consumo de esta sustancia por el hombre provoca serios problemas en la salud, afectando principalmente al sistema nervioso, que como sustancia psicoactiva, ejerce una gran influencia en la neurogénesis, es decir, en la diferenciación de nuevas neuronas a partir de células precursoras, afectando seriamente a las zonas del bulbo olfatorio y del hipocampo. En otras palabras, la cocaína afecta a la recepción de la información de los quimiorreceptores del epitelio olfatorio, en la memoria, además provoca ansiedad, depresión y es un supresor del hambre.

También han hecho estudios en los que se demuestra que estos efectos se dan en el resto de los mamíferos, sin embargo, en los animales de sangre fría produce parálisis.

En cuanto a los efectos medioambientales hay pocos estudios (o aún no se han publicado) que demuestren claramente cuáles son los que causa esta sustancia concretamente. Los efectos que causan el cultivo de la planta de la coca son el aumento de la sedimentación de las cuencas, variaciones en el pH de las aguas, y la extinción de especies vegetales acuáticas y en animales, siendo los peces y los anfibios los más afectados.

Tras su consumo por el hombre, el 45% de la cocaína es excretada por la orina, en forma de metabolito, llegando de esta forma a las aguas residuales, junto con otras sustancias que tienen la característica de ser persistentes a las plantas depuradoras, las cuales no logran eliminarlas por completo, y por último, llegan a los ríos. La cantidad de cocaína que se ha detectado en los ríos es muy mínima para que su ingesta afecte al hombre, pero no a los ecosistemas acuáticos, y por tanto a las cadenas tróficas, y provocando profundas alteraciones en los sistemas biológicos.

Toxicidad.

Se sabe, por tanto, que la cocaína es una sustancia tóxica y muy peligrosa para la salud de los animales, pero no se han encontrado datos o estudios que indiquen si se puede clasificar como sustancia cancerígena y/o mutagénica, o que provoque bioacumulación y/o biomagnificación.



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies