Instituto Madrileño de Fertilidad.

Nos resultó muy interesante el trabajo de campo que realizamos en el Instituto Madrileño de Fertilidad, abriendo un nuevo sector en el que no nos habíamos adentrado. El IMF se fundó en 2006, así que es una empresa jóven, como casi todas las de la muestra. El Doctor Federico Galera, fundador del instituto, dejó la clínica que había creado con otros socios para crear una nueva en la que primara el trato personalizado y sin prisas, algo que él considera fundamental en un tratamiento de fertilidad.

La visión fundamental de la puesta en marcha de esta propuesta fue el deseo de proporcionar una alternativa al tratamiento masificado, al tratamiento que sólo atiendo cuestiones médicas a pasar a atender también cuestiones personales, donde el trato sea humano y personalizado desde un equipo relativamente pequeño y escogido con mucho cuidado.

Y ya en marcha el negocio, se plantea como una pequeña empresa donde la intención es no crecer de forma desmesurada, y no maximizar los beneficios a toda costa, sino sólo en la medida en que sea compatible con la filosofía de la empresa.

Por otro lado, la pretensión es que todos los empleados tengan conocimientos de lo que se realiza en la clínica, que sepan atender a las dudas de los pacientes, que se genere una dinámica de empatía entre médico-paciente, ya que durante los tratamientos el contacto es muy extrecho, y se trata de que en ese proceso las personas del instituto sean más un acompañante que una persona que dirige, un facilitador.

Es muy significativa en este sentido la narración de una de las personas que trabajan en la recepción: «… las enfermeras suelen hablar mucho con los pacientes, pues te cuentan, cuando cogen confianza, pues igual, te cuentan, te dicen cómo se sienten, cómo están… Entonces, intentamos, pues eso, tranquilizar un poquito a las pacientes y hablar con ellas»

El trato cercano y personal también se manifiesta en otros aspectos del IMF, por ejemplo en la sala de recepción y su funcionamiento. Con un diseño pensado para que resulte cálido y acogedor, se plantea que como máximo sólo coincidan dos parejas al mismo tiempo y es muy importante para el instituto dar cita a los pacientes cuando a ellos les convenga acudir, ya que así podrán realizar el tratamiento sin tener que darle muchas explicaciones a nadie.

Otro punto de vista en la innovación de base humana, es la idea de flexibilización de los parámetros biológicos de la reproducción para compaginarlos con los ritmos de vida actuales. En principio la reproducción asistida estaba pensada para intentar resolver el problema de las parejas que no podían reproducirse, pero en la actualidad, debido a los tiempos más largos dedicados a estudiar, a consolidar el puesto de trabajo y a encontrar pareja, el momento de tener hijos se ha retrasado casi hasta los 35 años, por lo que un nuevo grupo de mujeres mayores acuden a una técnica que les permite «escoger» el momento de tener ese hijo: se vitrifican los óvulos cuando la mujer es jóven y está en plena edad reproductiva para que los tenga disponibles más adelante. (video explicativo)

Además, estas técnicas reproductivas, permiten tener hijos a otros dos grupos de mujeres que antes se veían obligadas a renunciar a su reproducción: las parejas lesbianas y a las mujeres sin pareja. Por otro lado el IMF ofrece charlas especiales para estos grupos que buscan respuestas a sus dudas en inquietudes en este aspecto.

Por otro lado, también han ideado la manera de hacer entender a los niños que nacen por estas prácticas la forma de explicárselo mediante talleres.

Luego la humanización en esta compañía esta presente desde una primera llamada de teléfono, para concertar una cita, hasta la más profunda intención de los tratamientos. No sólo se busca dar la solución al problema médico de la infertilidad, sino que se da un apoyo psicológico y emocional a las personas que están sufriendo problemas o a las que han de acudir a este tratamiento al desear formar una familia de una manera no tradicional. Ésto unido a que en el IMF el tiempo no deber ser un bien escaso, sino un bien que hay que dar con generosidad si se quieren lograr unos resultados óptimos.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies