Culturaleza: poetas empresarios en la Sierra de Huelva

En el marco del proyecto de Economía de la Hibridación nos hemos topado con empresas claramente hibridadoras. Reconocerlas como caso de éxito no ha resultado excesivamente complejo, ya que desde que comenzamos a investigarlas desde las fuentes secundarias encontrábamos elementos de hibridación evidentes, ya sea en el equipo que conforma la empresa, en la inclusión de la mezcla disruptiva en los procesos internos como eje constitutivo del comportamiento empresarial, o bien en un producto o servicio final claramente híbrido.

Sin embargo, nos hemos encontrado otras empresas de las que sólo teníamos meros indicios que nos pudieran hacer sospechar que nos encontrábamos ante una empresa hibridadora. Este es el caso de Culturaleza. A priori, teníamos dos pistas sobre las que comenzar la investigación: en primer lugar, el propio nombre, que ya une dos atributos claramente; en segundo lugar, una definición que nos dieron sobre sus integrantes: “son poetas empresarios”. Estaba claro que había que ir a visitarlos para indagar más.

Culturaleza se dedica a la gestión cultural, a la dinamización del patrimonio y a la creación de productos turísticos a partir de los recursos que genera su entorno, que es la Sierra de Aracena y los Picos de Aroche, un espacio declarado como Parque Natural por su riqueza medioambiental y que se caracteriza por una gran abundancia de bienes culturales y de un patrimonio rico y diverso, lo cual les otorga un marco inmejorable para el desarrollo de esta iniciativa.

Culturaleza tiene su oficina en el camping de Cortegana, camping que gestionan ellos mismos. Conforman la cooperativa que tienen constituida dos historiadores (José Francisco y Mario), un experto en animación (LuisMa) y un dramaturgo y gestor cultural -entre otras muchas cosas- (Luis). Desde el ambiente rural, con la tranquilidad que esto supone, sus cuatro integrantes tienen ambiciones sanas, proyectos en mente que pondrán en valor (más si cabe) el entorno en el que se encuentran.

Al solicitarles que se definan a sí mismo lo hacen identificándose claramente como creadores de experiencias, como generadores de turismo creativo. A nivel personal buscan un estilo de vida que se asocie permanentemente a un estado poético, a un modo de vivir todas y cada una de las vivencias desde la plena consciencia, libertad y disfrute de los acontecimientos. Esa forma de estar-en-la-vida lo transmiten a todo aquello que hacen y Culturaleza es el reflejo de esa filosofía: “nos gusta mucho que la gente disfrute mucho”, comentaba uno de ellos.

El teatro es el medio que tienen para transmitir el conocimiento técnico (Historia, Patrimonio, Naturaleza…) y de él se valen para trasladar a los participantes de sus servicios a esos mismos estados poéticos, a experiencias que resulten inolvidables por las sensaciones y emociones que consiguen generar y que trascienden el mero hecho de estar realizando una visita o ruta turística.

Sus servicios son híbridos, porque van más allá de lo que supone un servicio convencional de difusión del patrimonio y la gestión cultural. Sus rutas turísticas, por poner el ejemplo más paradigmático de hibridación en Culturaleza, son mucho más que rutas turísticas. De hecho puede parecer que no es una ruta turística: la inclusión aparentemente espontánea (y por lo tanto sorprendente) de la dramatización teatral durante el transcurso del camino hace que los participantes dejen de ser clientes de un paquete turístico para convertirse en espectadores de una obra al aire libre. Pero no es una obra de teatro con un guión cerrado, pues la espontaneidad (bien entendida) juega un papel fundamental, ya que actrices y actores se adaptan al número de participantes, su edad, procedencia, costumbres, forma de ir vestidos, etc.

Al incluir el teatro en prácticamente todos y cada uno de los servicios que ofrecen consiguen que sus paquetes turísticos o pedagógicos se conviertan en otra cosa, en algo que produce un efecto-guau sólo al ser experimentado. De hecho, los socios reconocen que ese valor añadido es muy complicado de transmitir y ese quizá sea uno de los retos con los que se encuentran. Utilizar un claim publicitario que diga que “los paquetes turísticos ofrecen sensaciones inolvidables” sería utilizar una artillería propagandística tradicionalmente asociada a parques de atracciones, parques temáticos, etc. con los que no se asocian para nada. Y la experiencia que recibe el visitante no se puede anticipar, sólo se puede vivenciar.

Puedes conocerlos a través de su webblog, o cuenta de twitter, pero si quieres puedes verlos en persona con este vídeo que le hicimos cuando fuimos a visitarlos a Cortegana:


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies