Marco teórico economía del ensamblaje

El proceso de globalización que vivimos en los últimos años genera un entorno de creciente incertidumbre y complejidad caracterizado, entre otros aspectos, por la generación de nuevas trayectorias tecnológicas,  la reducción del ciclo de vida de los productos y la rápida difusión de las innovaciones. La comprensión de esta nueva realidad y la flexibilidad para adaptarse a este entorno cambiante son aspectos básicos que definen el éxito y la sostenibilidad de las empresas a largo plazo.

En esta nueva realidad económica y social cobra protagonismo un nuevo recurso intangible, el conocimiento, que se acumula en la empresa y fluye de dentro a fuera de la misma -y viceversa- y que se ha convertido en la principal fuente de competitividad de la misma. Su importancia es tal que se emplean habitualmente términos como Sociedad del Conocimiento o Economía basada en el Conocimiento. Y es que, la competitividad se relaciona cada vez más con la forma en que se genera, se difunde y se explota dicho conocimiento (Nonaka y Takeuchi, 1991) y la necesidad de estar innovando constantemente es hoy en día un elemento crucial de competitividad.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies