BALANCES EN LOS SISTEMA DE EXPLOTACIÓN DE LA CONFEDERACIÓN HIDROGRÁFICA DEL GUADIANA

Cada sistema de explotación de recursos está constituido por el conjunto de masas o grupos de masas de agua, obras e instalaciones de infraestructura hidráulica, normas de utilización del agua que, aprovechando los recursos hídricos naturales y de acuerdo con su calidad, configuran la oferta de recursos disponibles cumpliendo los objetivos ambientales.

La Demarcación Hidrográfica del Guadiana se ha dividido en cuatro sistemas de gestión atendiendo a criterios hidrográficos, administrativos, socioeconómicos y medioambientales. Estos sistemas son el Oriental, Central, Ardila y Sur. A su vez, el sistema Oriental se ha dividido en tres subsistemas que son el Alto Guadiana, Bullaque y Tirteafuera.

En la siguiente figura  se muestran los sistemas y subsistemas de explotación citados y los recursos naturales de la Demarcación [Fuente: PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA, Figura 71: Mapa de los sistemas de explotación básicos existentes en la DHGn y Figura 72: Recursos naturales totales (hm3/año)]:

A continuación se resumen las masas de agua, tanto superficiales como subterráneas, comprendidas en cada uno de estos sistemas [Fuente: PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA. Tabla 139. Principales zonas consideradas en la Cuenca del Guadiana y tabla 140. Superficie definida como masas de agua subterránea en cada zona de la cuenca del Guadiana]:

Uno de los pilares más importantes para la asignación de recursos es la estimación de las unidades de demanda en los horizontes futuros. La demanda de agua es el volumen de agua, en cantidad y calidad, que los usuarios están dispuestos a adquirir para satisfacer un determinado objetivo de producción o consumo en función de factores como el precio de los servicios, nivel de renta, la tecnología, etc.

Las demandas de agua en la DHGn se han caracterizado mediante: el volumen anual y su distribución temporal; las condiciones de calidad exigibles al suministro; nivel de garantía; consumo (volumen que no retorna al sistema); retorno (volumen no consumido que se reincorpora al sistema); condiciones de calidad del retorno previas a cualquier tratamiento.

En este sentido y debido a su magnitud, las unidades de demanda agraria son las más limitantes a la hora de cumplir las garantías en función del recurso existente. Debido a ello, se han realizado una serie de estudios o pasos preliminares para llegar a los datos de demanda agraria futuros utilizados en los balances necesarios para la asignación.

Lo primero que se ha tenido en cuenta son las medidas puestas ya en marcha de cara a una adecuada gestión de demandas en el futuro (Apéndice 6 del Anejo 11 del Proyecto de Plan Hidrológico de la Cuenca del Guadiana).

Después de la aplicación de estas medidas se ha comprobado si las proyecciones a futuro superan los derechos legales existentes. Si las proyecciones superan el límite legal es necesario reducir estas demandas hasta hacerlas coincidir con dicho límite.

También se han tenido en cuenta las indicaciones realizadas por los responsables de las Administraciones Autonómicas implicadas (Junta de Extremadura, Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y Junta de Andalucía), en relación a las superficies regadas, las dotaciones aplicadas y demandas consideradas.

Las demandas corregidas se pueden consultar de forma detallada en el PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA. Tabla 141. Demandas brutas utilizadas en las UDA de los balances.

La tabla a continuación muestra la demanda de agua para los usos consuntivos y no consuntivos en el momento presente y para los escenarios tendenciales estudiados [Fuente: SÍNTESIS DE LA MEMORIA DEL PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA. Tabla 10. Demanda hídrica identificada y escenarios tendenciales estudiados]:

A continuación, pueden apreciarse una serie de tablas resumen de los balances para la situación actual, para el año 2015 aplicando medidas para evitar déficit en abastecimientos urbanos (movilizando recursos sobre todo) y para el año 2027 suponiendo el efecto del cambio climático (disminución del 11% en las aportaciones naturales). En estas tablas pueden apreciarse las demandas con sus déficits por sistema de explotación, utilizando la serie corta (1980/81 – 2005/06) de recursos hídricos naturales.

Supuesta la ejecución del Programa de medidas (PM) en el periodo 2010-2015 y considerando para el 2015 medidas para evitar déficit en abastecimientos urbanos y para el 2027 el efecto del cambio climático (reducción global del 11%).

En las tablas no están incluidas las demandas portuguesas, ni las transferencias, pero sí se han tenido en cuenta en los modelos de simulación.

En las situaciones futuras se han considerado las disminuciones en la demanda agrícola del Alto Guadiana contempladas en el Plan Especial Alto Guadiana (PEAG); llegándose al déficit anual que a continuación se indica y que sería mayor en caso de no ser total la implantación de las medidas de dicho PEAG (déficit medio de 523,54 hm3/año en el subsistema Alto Guadiana). Además, existiría otro déficit añadido para el llenado de los acuíferos de la Mancha cuantificado por el IGME en unos 1.900 hm3.

[Fuente: PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA. Tabla 142. Balance para la situación actual. Tabla 143. Balance para el año 2015. Tabla 144. Balance para el año 2027]:

La información de los balances de manera más detallada, por sistema de explotación desagregados por usos y demandas se puede consultar en  el “PROYECTO DE PLAN HIDROLÓGICO DE LA CUENCA DEL GUADIANA”. En ellos puede observarse el grado de cumplimiento de garantía según la Instrucción Técnica de Planificación Hidrológica, así como la garantía volumétrica y, por tanto, el déficit, para cada unidad de demanda con los recursos existentes. No obstante, se muestra un resumen de cada una de los sistemas de explotación implicados:

Balances del sistema de explotación oriental:

En todos los balances (modelos) se establece el cumplimiento de los caudales ecológicos como restricción ambiental. No se han observado problemas desde el punto de vista de las garantías de abastecimiento para el cumplimiento de los caudales ecológicos.

En la situación existente, se aprecian diversos incumplimientos de las garantías de las demandas, sobre todo en demandas agrarias, donde muchas de las garantías volumétricas están por debajo del 80 %.

Gracias a las medidas propuestas para la satisfacción de demandas, se llega al cumplimiento según la IPH de las garantías de las demandas urbanas, ganaderas e industriales en el horizonte 2015 Lo mismo ocurre con la mayoría de las demandas agrarias, pero algunas de estas demandas tenían una baja garantía y con la medida consistente en una adecuación de la dotación asignada en la incorporación de mejoras técnicas actuales o futuras que permitan un ahorro de recurso, podrán alcanzarse una garantía volumétrica por encima del 80%, tal y como se aprecia en el balance. Esta nueva garantía, por encima del 80%, se considera aceptable gracias a una adecuada gestión en épocas de sequía. A partir de los resultados del balance de este horizonte con los recursos de la serie 1980 – 2005 se realizará la asignación y reserva de recursos.

Balances del sistema de explotación central:

En todos los balances (modelos) se establece el cumplimiento de los caudales ecológicos como restricción ambiental. No se han observado problemas desde el punto de vista de las garantías de abastecimiento para el cumplimiento de los caudales ecológicos.

 De igual forma, se cumple el régimen de caudales anual y trimestral en el Azud de Badajoz según el Convenio de Albufeira en todos los modelos calibrados.

Balances del sistema de explotación Ardila:

En todos los balances (modelos) se establece el cumplimiento de los caudales ecológicos como restricción ambiental; no observándose problemas desde el punto de vista de las garantías de abastecimiento para el cumplimiento de los caudales ecológicos.

No obstante, en la situación actual existente sin aplicación de medidas se aprecian incumplimientos de las garantías de las demandas en el sistema Ardila, ya sean urbanas, agrarias, ganaderas o industriales.

Tras la implantación de las medidas propuestas para la satisfacción de demandas, se llega al cumplimiento de las garantías de las demandas urbanas, ganaderas e industriales en el horizonte 2015, según los criterios de la IPH. Lo mismo ocurre con las demandas agrarias, a excepción de la demanda de Brovales y Alcarrache II, cuyas garantías volumétricas, que superan el 80%, se considera aceptable gracias a una adecuada gestión en épocas de sequía.

Balances del sistema de explotación sur:

En todos los balances (modelos) se establece el cumplimiento de los caudales ecológicos como restricción ambiental. No se han observado problemas desde el punto de vista de las garantías de abastecimiento para el cumplimiento de los caudales ecológicos.

En la situación existente, se aprecian incumplimientos de las garantías de demandas urbanas correspondientes a pueblos del Norte de Huelva.

Gracias a las medidas propuestas para la satisfacción de demandas, se llega al cumplimiento según la IPH de las garantías de las demandas urbanas, agrarias e industriales en el 2015.

Fuentes principales consultadas: Proyecto de Plan Hidrológico de la Cuenca del Guadiana (Parte española de la demarcación hidrográfica). 2009.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Valorar)
Cargando ... Cargando ...


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*