Ética e Innovación

En los últimos tiempos, igual que en este curso, la innovación esta en boca de todos. Todos hablan de innovación y emprendeduría como una manera de salir de la crisis, como una manera de generar nuevos valores que permitan a las empresas ser más competitivas y en general con multitud de calificativos positivos. La mayoría vemos la innovación como la panacea para muchos de los problemas. A menudo, sin embargo, parecemos olvidar las repercusiones que pueden tener las innovaciones en la vida de las personas, en la sociedad. Y uso el término repercusiones sin pretender asignar el calificativo despectivo que en ocasiones se asocia con esta palabra. Lo hago de esta manera para intentar mostrar que, aunque al hablar de innovación pocas veces se habla de ética, quizás el innovar deba conllevar una evaluación de las repercusiones que dicha innovación puede tener sobre la sociedad.

Así pues, se plantean las siguientes preguntas: ¿Porque es necesaria la ética en la innovación? ¿Debe la ética parar el progreso? Por supuesto no se trata de preguntas fáciles de responder, pero día a día llegan a nuestros oídos dilemas éticos relacionados con la innovación y es a posteriori cuando llegan estas preguntas. ¿Podría se quizas interesante unir la reflexión ética a la innovación?

Entendemos la ética como la rama de la filosofía que estudia el bien y el mal y sus relaciones con el comportamiento humano, con la moral. Una definición semejante de la ética pudiera parecer que no tiene cabida en el mundo actual, donde los conceptos de valor o desvalor quedan diluidos entre principios religiosos, políticos, sociales y económicos. Sin embargo, el sentido ético se podría presentar de forma simple entre el valor de beneficio y el desvalor de perjuicio para la sociedad y las personas. Por supuesto, dado que nada es blanco o negro, ninguna de estas evaluaciones se ofrece sencilla. Y dado que nada es neutro, es difícil alcanzar este valor o desvalor sin considerar los intereses en juego y la influencia que éstos puedan tener en este resultado final del beneficio/perjuicio.

A título de ejemplo, a todos han llegado noticias del cambio climático y las medidas recomendadas a fin de detenerlo. Encontramos noticias como las que se muestran en el siguiente link:

http://elpais.com/elpais/2015/09/11/ciencia/1441978325_897742.html

Esta noticia ofrece una medida para combatir el cambio climático si los líderes mundiales no son capaces de llegar a un acuerdo. Sin embargo, desconocemos que repercusiones reales pueden tener estas sombrillas sobre el ecosistema completo del plantea tierra. Atreviéndonos a ir todavía un poco más lejos: ¿no hubiese sido mejor llevar a cabo una evolución, una innovación, sostenible en lugar de llegar a este punto de casi no retorno? Aún más, ¿no hemos aprendido nada de la trayectoria que nos ha llevado al estado actual? Es decir, si hasta ahora la evolución tecnológica, realizada sin evaluar detenidamente las consecuencias, nos ha conducido a un punto en el que es necesario instalar sombrillas solares, quizás sería recomendable evaluar las implicaciones éticas de colocar este par de sombrillas a modo preventivo.

Por supuesto las innovaciones tecnológicas no alcanzan únicamente al sector energético o medioambiental. En los últimos años venimos contemplando una intromisión cada vez mayor en la vida personal de todos los individuos. Sin embargo, en el momento en el que aparecieron las innovaciones de las redes sociales y del Internet de las cosas, no se plantearon los problemas que ahora empiezan a aparecer. Una reflexión a tiempo sobre estos problemas quizás no hubiese evitado llegar a los extremos presentes puesto que en estos casos el bien que proporcionan las redes sociales parece superar sus efectos adversos. Por otro lado, sí que hubiese permitido estar más preparados para afrontar los problemas que más tarde han aparecido y para algunos de los cuales se ha legislado rápida e ineficientemente:

http://www.abc.es/tecnologia/noticias/20150615/abci-derecho-olvido-201506151117.html

http://abcblogs.abc.es/ley-red/public/post/el-desordenado-panorama-del-derecho-al-olvido-15932.asp/

http://politica.elpais.com/politica/2015/01/23/actualidad/1422015745_590889.html

Queda claro que al hablar de innovación no hablamos únicamente de nuevos productos. En otros campos podemos encontrar ejemplos de “innovación” caso de:

http://www.antena3.com/noticias/mundo/empresas-chinas-contratan-animadoras-motivar-programadores-informaticos_2015082100174.html

Parece curioso encontrar noticias como estas en un mundo en el que se lucha por la igualdad entre mujeres y hombres, así como por la dignidad de las personas. La dignidad de los individuos es, sin duda, uno de los puntales que debe evaluarse desde la perspectiva ética para decidir si un proyecto debe o no seguir adelante.

Habrá quien defienda que si una innovación no supone un beneficio para la sociedad esta no va a ser aceptada. A no muchos años vista tenemos el caso de las gafas de google y todos los problemas que plantearon. Al final parece que su salida al mercado se demoró y que provocó muchas polémicas como la que se muestra:

http://tecnologia.elpais.com/tecnologia/2014/01/21/actualidad/1390299676_075132.html

En este caso la polémica se encendió antes de que las gafas llegaran al gran público, sin embargo no pasa lo mismo con otras innovaciones. La pregunta que deberíamos plantearnos entonces es: ¿Todo vale cuando hablamos de innovación? Quizás deberíamos hacer un esfuerzo por vincular la innovación de empresas, instituciones y particulares, por vincular la ética a los proyectos de innovación.

Resulta exigible que la ética obligue a aplicar un principio de prevención y precaución apriorístico a toda posible innovación.

El principio de prevención o precaución se evalúa por factores previos sencillos que obligan a entrar a la ética, como al valor superior de la dignidad de la persona. El primer principio es que los principios de prevención o precaución atienden a una ecuación sencilla, el progreso y los avances tecnológicos tienen como destinatario a las personas, y en tal ecuación las personas no son el objeto o conejillo de indias de tales avances, sino el sujeto, la piedra angular. Los avances pretenden su beneficio en todos los sentidos, dentro del respeto de tal valor central, respeto a su vida, a su integridad física y psíquica, pero también a su intimidad y a su propia libertad decisión.

Por tanto, la exigencia de prevención o precaución parte de la premisa de que el avance tecnológico no puede comportar un riesgo no asumible por estos valores de la persona. Y para saber el nivel de riesgo y su afectación a estos valores, lo primero exigible es el propio conocimiento del riesgo existente, el grado o nivel de riesgo que conlleva. El avance tecnológico debe ser capaz de generar suficiente conocimiento de sí mismo, de tal modo que se pueda evaluar su nivel de riesgo en el entorno y en la realidad de las personas e incluso otros seres vivos y bienes relevantes.

En la medida que los avances tecnológicos no cumplen tales premisas entra en juego la ética y la dignidad de la persona. El desconocimiento de riesgo y su afectación sobre la persona y el resto de seres vivos hace que se estos se conviertan en instrumentos y objetos de evaluación del riesgo. Los convierte en instrumento, conejillos de indias, puesto que serán los que sufrirán tales consecuencias y los que darán a conocer el nivel de riesgo padecido, sufrido por dicha injerencia tecnológica.

Y esto dará lugar a que a la hora de evaluar el bien representando por la persona y el resto de seres vivos, o el bien representado por el propio avance tecnológico, predomine éste último.

http://blog.inerciadigital.com/2013/06/25/vertederos-tecnologicos/

Día a día nos encontramos con problemas relacionados con la tecnología y con los avances tecnológicos. La innovación se ha convertido en una parte muy importante de la sociedad en la que vivimos. Si aceptamos esto como cierto, deberíamos aceptar también que es importante entender qué repercusiones va a suponer una innovación para la sociedad. Es aquí donde se puede llegar a la conclusión de que la ética es importante para la innovación. A la pregunta de si la ética debe parar la innovación no daré respuesta, lo dejo a la opinión del que lea esto. Lo único que planteo es que detenga o no la innovación, una reflexión sobre la implicaciones, positivas o negativas, de un proyecto innovador, podrían permitir que la sociedad estuviese mejor preparada para aceptar los cambios que se avecinan.

Terminando, si los ejemplos expuestos, los diversos argumentos o el sentido común no fuesen suficientes para apoyar la tesis de que la ética debe ir unida a la innovación, la comisión europea, tiene en cuenta estos aspectos a la hora de definir sus planes de investigación y desarrollo y a la hora de definir los planes de ayuda como Horizonte2020.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/04/30/actualidad/1367342938_884354.html

Así pues, parece que la política ya esta tomando las primeras medidas relativas a este aspecto, ¿creéis que las empresas comparten este punto de vista?


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Comentarios ( 1 Comentario )

Muy interesante!!
Desde luego que hay que prevenir y ser precavidos a la hora de innovar ya que hay muchas repercusiones de gran índole.
Saludos.

bruiz enviado el 22/09/15 14:54

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies