Un dron pionero comparte espacio aéreo con aviones comerciales

por Redes on enero 12, 2016

  • Ramón Raposo, uno de los artífices del proyecto, es alumno del Executive MBA Online de EOI
  • Este dron es el primer aparato no tripulado que voló en espacio aéreo no segregado

Madrid, 11 de enero de 2015.- Por primera vez en la historia, un aparato no tripulado ha volado en espacio aéreo no segregado, es decir, por donde también vuelan aviones comerciales. El hito es obra de la empresa británica NATS y en él ha participado Ramón Raposo, ingeniero aeroespacial de 33 años afincado en Inglaterra y que actualmente está cursando el Executive MBA Online de la Escuela de Organización Industrial (EOI).

Ramon Raposo 2En total el vuelo, a 4.500 metros de altura, ha durado tres horas y en palabras de Raposo, busca “la integración civil de drones en el espacio aéreo europeo”, de tal forma que “es la primera vez que un dron grande, de 500 kilos, volaba en espacio aéreo controlado y no segregado, lo que significa que compartió espacio aéreo con otras aeronaves como las que cualquiera de nosotros cogemos cuando vamos de viaje”. De esta forma, el piloto lejos de estar dentro del aparato, “se encontraba en una sala en el aeropuerto desde el que despegó” a unos 200 kilómetros de distancia.

En opinión de Ramón Raposo, con este avance “se abren las puertas a otra forma de aviación”, si bien considera “complicado por un factor humano” emplear drones para vuelos comerciales con pasajeros a bordo. Diferente sería el caso del tráfico de mercancías que, en su opinión, “es uno de los usos que se puede desarrollar de forma bastante directa”, presentando “grandes beneficios” frente a la aviación convencional.

Los drones, una oportunidad de futuro

Según este ingeniero, el empleo de drones tiene un gran futuro por delante con “usos que ni si quiera somos capaces de imaginar”. Algunos de ellos ya están en marcha, como en la agricultura “para identificar la presencia de plagas o el impulso que está poniendo Amazon para entregar paquetería”. Raposo también identifica otras posibles aplicaciones para el futuro, como “la utilización de drones para salvamento y rescate, o en el interior de espacios que pueden estar contaminados y tener un alto riesgo para los humanos”, como en el caso de la central nuclear de Fukushima.

Es decir que estos usos sólo “son la punta del iceberg, pero veremos muchos más”. Destaca que, si bien en el ámbito civil los drones son algo novedoso, “desde el ámbito militar es un campo en el que llevan trabajando desde hace muchísimos años”. Y finaliza destacando “la enorme capacidad de generación de trabajo” que supondría el uso de drones a nivel civil, ya que sólo en Reino Unido, “se habla de hasta 150.000 puestos de trabajo que esta tecnología podría desarrollar” hasta el año 2050.

Sobre la Escuela de Organización Industrial (EOI)

Ramón Raposo, actual alumno del Executive MBA de EOI, es uno de los más de 70.000 alumnos que han pasado por las aulas de esta escuela de negocios pionera en España al fundarse hace 60 años, en 1955.

Además, la Escuela de Organización Industrial (EOI) cuenta con más de 1.800 empresas que confían en su Alumni como fuente de reclutamiento de talento. Imparte anualmente más de 80.000 horas de formación de liderazgo en la gestión empresarial a una media de 4.300 alumnos, a través de un claustro de más de 1.200 profesores. Todo ello a través del apoyo de las nuevas tecnologías, que hacen de EOI una escuela digital de referencia.

 

Entrevista completa a Ramón Raposo:

 

Los comentarios en esta entrada están cerrados.

Post anterior:

Post siguiente: