Calidad Ambiental en Argentina

Buenos Aires. Monumento a los españolesEl pasado 03 de Octubre tuve la fortuna de participar en Buenos Aires en el “seminario internacional sobre  controles ambientales trazables” organizado por CALIBA (Cámara Argentina de Laboratorios Independientes, Bromatológicos, Ambientales y Afines) con motivo de su vigésimo aniversario.

El acto que contó con más de 500 inscritos, lo que pone de manifiesto el interés que suscitan los temas ambientales en este país, fue inaugurado por el Presidente de la Cámara Dr. Horacio Denari y contó con la participación del Ingeniero Hugo Javier Bilbao, director ejecutivo del OPDS de la provincia de Buenos Aires que culminó su presentación resaltando la necesidad de superar el concepto de sustentabilidad y abrazar el más amplio de sostenibilidad que engloba no sólo los aspectos ambientales sino que incardinados con éste, también tiene en cuenta los sociales y los económicos.

A continuación se presentó el primer panel  en el que  representantes de las diferentes Administraciones analizaron el marco regulatorio ambiental con especial énfasis en los monitoreos en Buenos Aires y su provincia, para acto seguido pasarse a analizar por parte de diversos representantes del sector la importancia de la calidad en los laboratorios y los costes que lleva implícitos su no contemplación.

Tras la pausa del almuerzo y con una concurrencia muy similar a  la de la mañana se abordó en profundidad el muestreo ambiental en cada una de la principales matrices ambientales, agua, atmósfera y suelos, así como otros aspectos trasversales como los interlaboratorios o la cualificación del personal encargado de la toma de muestras.

Para concluir la jornada,  tuve el honor de hacer una revisión de cómo todos estos temas se abordan en la Unión Europea y más en concreto en España pero siempre con la vista puesta en lo que ocurre en Argentina.

A la vista de todo lo manifestado a lo largo de todo el evento tanto por las autoridades participantes como de los  diferentes ponentes se desprende que en Argentina y en especial en su capital hay una clara decisión política de incluir el factor ambiental como elemento transversal e informador de todas las demás políticas así como un elenco de profesionales y empresas excelentemente preparadas y dispuestas a acometer ese reto inmediatamente.

Sin embargo y a ojos de un observador imparcial se perciben algunas diferencias con el enfoque europeo de esta situación que en sí mismas no tendrían porque dificultar la consecución de los objetivos propuestos y se notan algunos problemas e insatisfacciones que aunque no nos son completamente ajenos en otras latitudes, muchos de ellos se han sido soslayando en las últimas décadas.

Lo primero que llama la atención es el gran peso que tienen los organismos públicos en todo aquello relacionado con el control ambiental, en contraposición con el mayor juego que se da en la Unión Europea a los laboratorios y Entidades de Inspección privadas.

También sorprende el método de reconocimiento de las entidades encargadas de la toma de muestras  que fundamentalmente es responsabilidad de las Administraciones Públicas en contraposición con  la acreditación en base a la 17020 por parte de las diferentes Entidades de Acreditación autorizadas en la U.E.

Por otra parte se ha detectado una gran preocupación en nuestros colegas de la otra orilla del Atlántico en relación con el suministro de insumos y equipos, que deben superar lentos trámites administrativos en las aduanas y afrontar el  pago de costosos aranceles. En este sentido les llama la atención la facilidad con que se llevan a cabo los intercambios comerciales en la U.E.

También se detecta un gran celo por parte de las casas comerciales respecto a sus mercados lo que obliga en ocasiones a los laboratorios  a tener suministradores únicos.

Por último es evidente la influencia de las normas y procedimientos norteamericanos frente a otros estándares propios o europeos.

Ante esta situación el sector de los Laboratorios independientes ve con gran interés los métodos de trabajo europeos y la labor de organizaciones internacionales como UILI (Unión Internacional de Laboratorios Independientes) en aras de la promoción de una Calidad Ambiental, moderna, dinámica y rigurosa y vería con gran ilusión que la próxima sesión plenaria de esta organización a la que recientemente se ha incorporado CALIBA tuviera lugar en la ciudad de Buenos Aires y contase con la participación de otros países de su entorno.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies