Inteligencia emocional aplicada al ejercicio del liderazgo

Buscando información en la sección “inspirarme para crear e innovar” dentro de la plataforma Savia, lo primero que encuentro fue un taller desarrollado para explicar la inteligencia emocional aplicada al negocio, por supuesto por Ley de Murphy, justo cuando me encuentro intrigado y decido a que deseo explorar mas al respecto, no pude visualizar los vídeos, pero me quedo la duda.

En la actualidad el concepto de inteligencia emocional se encuentra en boga, pero todavía nuevo para gerentes o empresas. Se ha convertido casi en una moda lamentablemente sin, a mi parecer, todavía ser bien comprendido. Sin embargo, ha abierto las puertas a una mejor comprensión de la interacción humana, permitiendo generar un concepto distinto de la forma en que nos comunicamos y como nuestras emociones influyen en cada aspecto de nuestras vidas, pasando de ser reacciones o impulsos aislados, a complementos de nuestra forma de pensar y actuar.

Es bastante aceptado y reconocido que la inteligencia no solo es conocimiento, es la suma de lo intelectual con lo emocional lo cual nos lleva a definir el proceso de toma de nuestras decisiones, la comunicación con nuestro entorno y con nosotros mismos.

Ahora bien,y porque el interés en la inteligencia emocional?, dentro de la teoría de las habilidades directivas se resalta que un líder debe tener:

Y viendo lo anterior te preguntas… Todo esta muy bien en la teoría, pero en la práctica como el líder maneja todo estos conceptos sumado a sus emociones?, en cada una de las habilidades el aspecto humano esta presente así como innegablemente las emociones (hasta que llegue el jefe robot) y por lo tanto en cada una debe haber una comprensión de las emociones para el engranaje perfecto de la inteligencia, y es aquí donde me topo con la “Inteligencia emocional aplicada al ejercicio del liderazgo”.

 

 

Liderazgo no es dominación, sino el arte de persuadir a la gente para que trabaje hacia un objetivo común.

 

Del libro “La inteligencia emocional aplicada al liderazgo” de Cooper, Robert K. y Sawaf, Ayman:

“La inteligencia emocional es la capacidad de sentir, entender y aplicar eficazmente el poder y la agudeza de las emociones como fuente de energía humana, información, conexión e influencia”.

Y se soporta por los cuatro pilares fundamentales de: Conocimiento emocional, Aptitud emocional, Profundidad emocional, Alquimia emocional.

  1. Conocimiento emocional: Significa ser leal y honrado consigo mismo, desarrolla poder personal, inclusive conciencia de sí mismo, guía interior, responsabilidad y conexión.
  2. Aptitud emocional: Implica ser claro y llevarse bien para lograr inspirar a los demás, lograr autenticidad, elasticidad y construir relaciones de confianza.
  3. Profundidad emocional: Crea carácter e influencia, aviva su potencial, integridad y propósito.
  4. Alquimia emocional: Permite presentir oportunidades, crear futuro, producir transformación situacional.

Los efectos destructivos de la falta de valores, los trabajadores intimidados y desprovistos de todo poder, los jefes arrogantes o cualquiera de las otras deficiencias emocionales en el lugar de trabajo pueden pasar totalmente inadvertidos por aquellos que se encuentran fuera de la escena inmediata. Pero los costos deben ser interpretados en señales tales como la disminución de fechas tope, errores y contratiempos y un éxodo de empleados a escenarios más acogedores. Inevitablemente existe un costo en la base de los bajos niveles de inteligencia emocional en el trabajo. Cuando es elevado, las empresas pueden sufrir daños importantes, a corto o mediano plazo.

La idea de costo-efectividad de la Inteligencia Emocional es relativamente nueva para las empresas, algo que a algunos gerentes puede resultarles difícil de aceptar. Sin embargo, algunos de los motivos son muy evidentes: imaginemos las consecuencias que tiene para un grupo de trabajo el que alguien sea incapaz de evitar un estallido de ira o no tenga la menor sensibilidad con respecto a lo que siente la gente que lo rodea. Cuando las personas están emocionalmente perturbadas, no pueden recordar bien, ni atender o aprender con eficacia, ni tomar decisiones con claridad.

Por lo tanto, es importante entender la necesidad de que los líderes de hoy sepan integrar y conocer sus emociones como base del liderazgo que deseen ejercer.

Alguna de las recomendaciones pueden ser:

Algunos beneficios que ofrece La inteligencia emocional aplicada al liderazgo y a las organizaciones:

Espero sirva de ayuda a como integrar nuestro ser en las tareas del día a día, y en la forma de ser mejores lideres.

Link: “La inteligencia emocional aplicada al liderazgo” de Cooper, Robert K. y Sawaf, Ayman


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*