M-commerce: la fidelización de los ya fidelizados

Te levantas por la mañana y lo primero que haces es mirar el móvil, facebook, twitter, instagram y sin que te des cuenta ya sabes qué restaurante acaban de abrir en tu ciudad, conoces la nueva colección de Zara y tienes un enlace para comprar el último modelo de gafas.

Hoy en día el m-commerce se está abriendo su hueco en el mercado y no me refiero al móvil como canal de publicidad, sino como medio de venta. Es evidente que es una forma más sutil y efectiva de hacer publicidad, gracias a las cookies y nuestros móviles saben que nos gusta, lo que no, la frecuencia de visitas y el uso empleado en una app. Con toda esta información es muy fácil llegar al público que interesa, pero ¿y venderle?

En primer lugar, la empresa que crea una app de venta se enfrenta al primer problema: conseguir que los usuarios instalen esa app en sus móviles. Pero, pensemos en los usuarios; tenemos el último modelo móvil le instalas todo lo que quieres y si te sobra espacio instalas algo más. Cuando nos quedemos sin espacio para fotos, eliminamos aplicaciones ¿qué eliminamos primero?  Para ello, la empresa debe tener altamente fidelizados a los usuarios porque no cualquiera  cede un espacio tan vital a una app si no pensamos utilizarla, y mucho.

Este tipo de empresas con usuarios móviles parten de una posición de ventaja: están todo el día observando a sus compradores y éstos acudirán antes a la app que tienen en el móvil que a evaluar otras alternativas por la incomodidad que supone. Pero ya se lo han ganado antes generando confianza en los consumidores, tanta como para descargarse la app y saber que acudirán a ésta en mayor medida. Aún así, las empresas tienen otro escollo que afrontar: el proceso de compra debe ser igual o mejor que el offline y el e-commerce en web.

Traduzcamos esto al consumidor de Cepsa (Pay), vamos conduciendo, nos quedamos sin gasolina y podemos elegir entre parar en esta gasolinera que tiene muy buenos precios, o andar algo más hasta Cepsa, donde puedo pagar sin salir del coche y además me hacen algún que otro descuento. Pensemos que no nos vamos a descargar la aplicación mientras conducimos por lo que si acudimos a la más lejana ya somos clientes fieles a Cepsa, ¡la tenemos en el móvil!. Si nos vamos a la más cercana, caben dos motivos; estamos a final de mes y somos muy sensibles al precio o ni si quiera nos hemos enterado de que existe la app.

El M-commerce ofrece nuevas posibilidades de venta y lo más importante; de seguimiento de nuestros consumidores…localización GPS, frecuencia de consumo, pagos con lo que tenemos una oportunidad de fidelizar a nuestros actuales clientes. Sin embargo, hay que utilizar los métodos tradicionales de comercio offline y de publicidad web para difundir todas las ventajas de la app y ampliar nuestros usuarios, así como retener a los que ya tenemos.

A fin de cuentas, “el pasado siempre vuelve” aunque en realidad nunca se ha ido.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies