Dynamic pricing

La estrategia de precios en una compañía es uno de los aspectos críticos del marketing de la empresa y que puede hacer que un buen producto de calidad y con una imagen atractiva para el cliente pueda pasar de ser un posible éxito a un fracaso absoluto si el precio elegido no es el adecuado. La fijación de precios puede hacer se en base a distintos aspectos: Se puede llevar una estrategia consistente en obtener información del mercado y la competencia y apoyarnos en esa información a la hora de poner el importe a los productos, fijar importes en base a los costes a los que se añade un margen, realizar pruebas para ver qué nivel de precios es el adecuado, etc.

Un caso interesante y que se aleja un poco de la manera habitual de fijar los precios es la fijación dinámica de precios. La fijación dinámica de precios es un término que se utiliza cuando el precio de un bien o servicio fluctúa de manera frecuente basándose en diferentes elementos. Esta forma de fijar los precios se da sobre todo en servicios y productos que se comercializan online, y van cambiando los precios en base a una serie de algoritmos. Estos algoritmos son calculados por software o bots de las empresas que, basándose en una serie de normas o reglas para su propósito, hacen que el precio de un bien o servicio sea uno u otro en función de diferentes factores influyentes de los cuales van recogiendo datos. Así, el precio de los productos puede cambiar en función de la demanda o los precios de la competencia pero también a causa de elementos menos usuales como la hora del día en que se realiza la compra, noticias de actualidad o las condiciones meteorológicas. La fijación dinámica de precios hace que el precio de muchos bienes y servicios cambie de forma constante.

Un ejemplo muy claro de fijación dinámica de precios es la venta de billetes de avión, cuyo precio varía mucho dependiendo del momento en el que el cliente se dispone a realizar la compra, con distintos precios que cambian en cuestión de horas o incluso minutos. Sin embargo, existen múltiples oportunidades en otros sectores en las que la fijación de precios de forma dinámica puede suponer un impulso a la cuenta de resultados de las compañías si se hacen los cambios adecuados en los momentos adecuados. Sin ir más lejos, en el sector retail también se da esta práctica mediante el uso sobre todo de etiquetas electrónicas programadas para aumentar precios en artículos si es por ejemplo de noche en tiendas con horario nocturno o en épocas en las que se prevee un aumento en las ventas.

Image result for etiquetas electronicas

Conviene apuntar sin embargo que el dynamic pricing es una método muy útil para maximizar los beneficios si se utiliza de forma adecuada pero hay que tener muy claro también que en algunas situaciones puede suponer que los clientes perciban esta práctica como injusta si no se ven motivos lógicos que puedan motivar el aumento de precios, lo que conllevaría un malestar por parte del consumidor.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies