Evolución de la Innovación

El concepto de innovación abierta nace de la mano de Henry Chesbrough, y hace referencia al aumento de voluntad por parte de las empresas de sacar afuera la búsqueda de soluciones a sus retos en I+D e innovación. Es una nueva forma de entender la innovación, no se trata de proteger las ideas o inventos con copyright y patentes, sino de buscar la colaboración de agentes externos como pueden ser proveedores, universidades, usuarios u otras empresas. Todo ello forma lo que llamamos inteligencia colectiva, será fácil integrarla en sus procesos de innovación.

El proceso de innovación solía ser de arriba abajo (top-down) y desde el núcleo de la empresa al exterior. Las principales limitaciones de este tipo de sistema son:

Hoy día se intenta invertir este procedimiento, las ideas que pueda necesitar una empresa pueden venir/estar en el exterior  y complementándolas con las ideas internas de la organización pueden crear valor. Con este sistema de innovación no hay fechas de protección, y las ideas son libres de ser interpretadas y mejoradas por cualquiera.

Está claro que también existen dificultades a la hora de extender este sistema de innovación, sobretodo por la falta de acuerdos y marcos que garanticen una rentabilidad de los proyectos. A nadie le gusta que se aprovechen de su esfuerzo, pero resultaría muy enriquecedor para todos.

Hay empresas que son una representación de innovación abierta como por ejemplo Nokia, IBM, Google. Se han dado cuenta de que las mejores ideas no siempre se generan en los centros de I+D, sino que están en todas partes y deben buscar mecanismos para descubrirlas.

Nokia, empresa con una posición dominante en el mercado y pionera en este sistema, ya que incorpora a los usuarios en su investigación lanzando betalabs que pueden valorar. Las cuelgan en la plataforma y generan miles de descargas y comentarios que les resultan hasta difícil de procesar por su elevada cantidad. Permiten que el usuario colabore activamente en el diseño y en la personalización de las aplicaciones. No acaban ahí sus iniciativas, el pasado año puso en marcha un evento de 72horas donde proveedores, clientes y lead users compartieron ideas sobre el futuro y dirección que la compañía debería tomar. Es muy interesante el punto de vista que puede llegar desde fuera, ya que es más importante que los estudios de mercado. De una crítica se pueden sacar muchas cosas positivas.

Lo que podemos aprender de Google es que no es necesario ser una empresa grande para innovar. Lo importante es tener claro y grabado en el ADN de la empresa lo que quieres llegar a ser, lo que te ilusiona, lo que te hará trabajar duramente pero feliz para convertirlo en realidad. Si tu grupo de trabajo asume ese grabado, cree el él y lucha por conseguirlo; el camino para llegar a ser diferente es más llano. Hay que  pensar en grande pero planificar, medir, controlar los riesgos, ejecutar al máximo nivel y cuidar los detalles son condimentos imprescindibles. Aprovecharse de la inteligencia colectiva: aunque no podamos crear una plataforma abierta sí nos podemos aprovechar del conocimiento que fluye por todos los poros de la red, en los foros o en nuestro networking.

En definitiva, en el ADN de un emprendedor, de una pequeña empresa o de un gigante tiene que estar esa vocación de servicio, de mejora, de pensar en resolver y aportar valor al usuario/cliente porque es él, y sólo él, el que te mantendrá vivo.

 

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Valorar)
Cargando ... Cargando ...


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*