Innovar…..un tren de largo recorrido

Hoy inicio este espacio de reflexión sobre temas relacionados con la tecnología y la innovación en general, por la importancia que han tenido en mi vida tanto a nivel personal como profesional. Cuando me preguntaron por un título para mi blog no dude en poner “Aprendiendo innovando”. Este título puede evocar recuerdos y reflexiones de diferente naturaleza. A mí me servirá para introducir mis primeras reflexiones…………

Hay semanas que uno termina algo cansado por la cantidad de veces que escuchamos la palabra “innovación” como algo mágico para sacarnos de la crisis. Ciertos discursos en mi opinión son algo superficiales y pueden confundir al ciudadano de a pie. Innovar no es fácil, es un tren de largo recorrido, donde hay que trabajar muy duro y tener mucha paciencia y por lo tanto hay que tener tiempo, en ocasiones mucho tiempo.  Cuando uno se lanza a ejecutar un proyecto innovador por primera vez, lo normal es que no sea un éxito y además perdamos dinero. Normalmente los proyectos de I+D+i suelen ser historias de fracasos. Cuando no se tiene el conocimiento de algo, lo normal es que no se cumplan ni plazos ni objetivos al cien por cien. En este tipo de escenarios solemos encontrarnos a desarrolladores integrando tecnologías que están haciéndolo por primera vez, siguiendo los requerimientos de ciertos usuarios que a veces ponen el listón excesivamente alto sin conocimiento de causa. Ahora bien, si tenemos aseguradas un par de cosas, la experiencia y un mayor conocimiento, lo cual nos servirá de palanca para tener más probabilidades de éxito la siguiente vez que se intente.

Cuando en clase me preguntan por las dos cosas más importantes a la hora de innovar yo siempre digo que son el conocimiento y la pasión. También suele hablarse de la importancia de la creatividad, pero yo lo encuadro dentro de las capacidades que tenemos los seres humanos, como pudieran ser la memoria o la inteligencia en general. En cualquier caso nadie puede discutir que el conocimiento es una fuente inagotable para la creatividad. A los ingenieros que nos gusta poner formulas a casi todo, nos gusta representar el rendimiento de una persona de la siguiente manera:

R= (TN+TA)xP

Dicha fórmula quiere decir que los talentos naturales (TN) tienen un efecto sumatorio a los talentos adquiridos (TA) a lo largo de nuestra vida, pero la pasión (P) y la motivación en general tienen un efecto multiplicador. De todas formas, hoy en día ese rendimiento individual no vale de mucho si no conseguimos ponerlo en valor dentro de un proyecto o equipo de trabajo compartiendo objetivos, siguiendo modelos de innovación abierta.

Relacionado con esto, hoy más que nunca toman relevancia las ideas de Peter Senge, autor del libro la Quinta Disciplina, el cual afirma que una empresa inteligente es aquella que está organizada de forma consistente con la naturaleza humana y que desarrolla cinco tipos de disciplinas: los modelos mentales, el perfeccionamiento personal, la visión compartida, el aprendizaje en equipo y el pensamiento sistémico, el cual consiste en pensar en las empresas y sus entornos como sistemas conexionados, de manera que una acción en una parte afecta al sistema en su conjunto.

Para Peter Senge el pensamiento sistémico es la “quinta disciplina” que integra las demás disciplinas, fusionándolas en un cuerpo coherente de teoría y práctica. Los saberes humanos se relacionan y dependen unos de otros. En mi opinión este tipo de pensamiento no “marida” bien con la super-especialización a la que nos ha llevado la sociedad actual. Encontrar profesionales que sepan coordinar con conocimiento de causa a diferentes especialistas, con visión sistémica y global de las cosas, empiezan a ser una especie en extinción. Es un tema de difícil solución a corto plazo pues requerirá innovar no solo en contenidos, sino también en la manera de aprender en la escuela y por supuesto en la universidad.

¿Habría que pensar en una educación específica para ellos? Yo creo que sí, pues cada vez serán más necesarios. Al famoso consultor David Konzevik, le escuché en cierta ocasión decir una frase que me encanta y que resume muy bien el problema:”Necesitamos gente que sepa del hilo que une las cosas”.

 

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 valoraciones, media: 5,00 de 5)
Cargando ... Cargando ...


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.