Necesito dinero, ¿mucho dinero?

Una buena estimación de las necesidades de financiación de nuestro proyecto empresarial es fundamental para evitar desastres futuros y para la supervivencia del mismo.

Para empezar, debemos indicar que tenemos dos posibles fuentes de financiación diferenciadas, que son la financiación propia o permanente y la financiación ajena.

La financiación propia refleja la aportación de capital de los socios y los resultados de la actividad que permanecen dentro de la empresa. También se incluye la subvención ya que todos estos fondos no tienen un plazo de devolución. Los socios y accionistas de la empresa esperan sacar unos rendimientos a su inversión, en forma de dividendos, que se detraen del beneficio empresarial del ejercicio.

La financiación ajena es todo el dinero que no es propiedad de la empresa y está sujeta a una serie de condiciones para su devolución bien sea en el corto plazo o en el largo plazo. Además, esta financiación suele tener un coste para la empresa, de intereses u otros.

¿Pero cuánto dinero necesito?

Me he encontrado con muchos proyectos empresariales que estimaron las necesidades financieras según las inversiones que van a desarrollar, sin considerar total o parcialmente, otros factores muy relevantes como son los gastos de los primeros ejercicios, las compras a realizar en función de la estimación de las ventas y del almacén deseado, entre otras variables a tener en cuenta.

Para contestar correctamente a la pregunta anterior, hay que desarrollar un plan económico y financiero completo y fijarse, simplemente, en la tesorería mensualizada de la empresa en los primeros ejercicios, es decir, en las entradas y las salidas de dinero. De este análisis podemos deducir las necesidades de financiación, buscando siempre el mayor valor negativo de la tesorería final de los meses y ejercicios analizados. Esta es la cantidad a financiar. Un ejemplo de la cuenta de tesorería podría ser el siguiente:

Tesoreria

Lógicamente, no es necesario tener esa cantidad desde el día uno, para evitar su coste financiero. Deberemos asegurarnos el acceso a la financiación de acuerdo a nuestras necesidades estimadas. Como siguiente paso introduciremos en nuestro análisis de tesorería el efecto que tiene la entrada de la financiación a conseguir y los costes financieros asociados, así como su devolución, lo que incrementará en algo esas necesidades de financiación.

Por tanto, la financiación que debemos tener garantizada y accesible en tiempo y forma es la que nos indica nuestra cuenta estimada de los flujos de caja. Ni más ni menos, la cantidad adecuada. En esto, me inclino a lo que dice mi compañero de blogs, Luis Sendino en su post ¿Cuán largas han de ser las piernas de un hombre?

Por último os dejo el siguiente vídeo:

Publicado en Finanzas | Etiquetado , , , | 2 comentarios

El margen y el coste en el pequeño comercio

Con este post inicio la categoría de finanzas, que se une a las del entorno e internacionalización.

Después de una amplia experiencia, trabajando con muchos negocios de comercio minorista, desarrollando sus planes económicos y financieros y sus planes de negocio, he podido observar que en un elevado porcentaje hay una fuerte confusión con el asunto del margen y la formación de los precios.

Muchas veces lo hacen por inercia, sin diferenciar unas líneas de otras y sin tener en cuenta las consecuencias de los mismos y de las posteriores rebajas y descuentos en la rentabilidad final del negocio.

En muchos casos he notado una cierta confusión entre el margen comercial, el margen bruto o ganancia y el concepto del coste por unidad vendida.

El valor añadido fundamental de un comercio minorista se basa en poner a disposición del consumidor final artículos que ya vienen fabricados y elaborados por los proveedores, quizás con algún servicio adicional como el de asesoramiento.

En estos negocios, la formación del precio se basa, fundamentalmente, en añadir un margen entre el precio de compra y el de venta. Por tanto, es crucial manejar muy bien este concepto y las distintas formas de llegar a esa cantidad que el consumidor está dispuesto a pagar.

ecuacion margen

La variable del precio y la estrategia sobre los mismos es fundamental en cualquier negocio, pero con más incidencia en este sector de actividad. Es un factor crítico de éxito, condición necesaria, pero no suficiente, ya que la competencia maneja las mismas claves. Una equivocación en precio, suele ser una equivocación grave.

Lógicamente, el precio lo acaba definiendo el conjunto del mercado. Una adecuada investigación de nuestros potenciales clientes, de la competencia, de los proveedores, etc., es fundamental para definir el margen o el nivel de precios más adecuado para los productos que vamos a vender.

Este valor añadido lo podemos ver en el siguiente gráfico, y es lo que justifica que un comerciante pueda incrementar el precio de compra usando el margen comercial:

PASO3 MPQC1

En este ejemplo vemos que un producto con un margen del 150% (incremento sobre el precio de compra), implica un coste del 40% y, por tanto, una “ganancia” del 60%.

Este precio deberá ser capaz de pagar no sólo los costes de la compra, sino que también, el margen bruto de la suma de las unidades vendidas remunerará los gastos fijos y el beneficio empresarial.

Por tanto, el margen comercial, es lo que hay que incrementar al precio de compra para llegar al precio de venta. Se le conoce también como el margen sobre compras. En cambio, el margen bruto mide lo que nos queda del precio de venta, descontando su coste de adquisición. También se le llama margen sobre ventas y, en muchos casos, la “ganancia”.

Una vez aclarados estos conceptos, vemos distintas formas de poner precio a las cosas:

  1. Precio de coste más un margen. Muchos comercios suelen aplicar un margen fijo sobre el precio de coste, por lo que el nivel de precios es parecido en todas sus líneas de productos. Una variante es la de aplicar márgenes distintos según la línea o familia de productos, o incluso, un margen distinto según el artículo a vender.

En productos de primera necesidad el margen suele ser más pequeño, compensado por cantidades de venta más grandes, mientras que, en artículos de lujo, este margen es mayor, aunque con cantidades de venta más pequeñas.

Este margen tiene mucho que ver con el sector y el tipo de producto y las “reglas de juego” establecidas. Suele ser muy parecido en negocios competidores dentro del mismo sector y mercado

Un caso particular ocurre con productos de mucha demanda, o únicos, donde el margen puede ser muy elevado de forma excepcional.

  1. Precio de venta recomendado. En algunos sectores y marcas, los fabricantes suelen indicar un precio de venta recomendado, para tener un mayor control de sus productos, protegiéndolos de una guerra de precios. En vez de competir por precio (perdiendo margen), los establecimientos deben destacar de la competencia por otros factores como el servicio, disponibilidad del producto, asesoramiento, etc.
  2. Multiplicador de la base imponible del proveedor. Esto, en realidad es una variación del precio de coste más un margen, muy utilizado sobre todo en comercios minoristas en recargo de equivalencia. Consiste en multiplicar la base imponible del precio de compra del proveedor por un número de veces (por ejemplo, 2,5 veces). Esto nos daría el precio de venta.
  3. Rebajas, ofertas, promociones, packs de ahorro, etc. Debemos tener en cuenta que todas estas acciones de marketing están cambiando el precio final de la unidad de producto y, por tanto, sus márgenes (comercial y bruto) y su coste en %. Si no se tiene claro el margen al que estamos vendiendo, se puede incurrir, por desconocimiento, en ventas con un margen tan pequeño que no sea capaz de pagar su cuota de gastos fijos o, incluso, por debajo de coste.

Un caso especial a tener en cuenta es el recargo de equivalencia, que consiste en un régimen especial de IVA, obligatorio para comerciantes minoristas que no realicen ningún tipo de transformación en los productos que venden, es decir, para comerciantes autónomos que vendan al cliente final. Se aplica tanto a personas físicas de alta en autónomos como a las comunidades de bienes.

Al estar incluidos en este régimen, los proveedores nos aplicarán además del IVA normal correspondiente al artículo que compramos, un recargo de acuerdo a la siguiente tabla:

Tabla IVA y recargos

En teoría, al vender ese artículo el comerciante le añadiría al precio de venta el IVA correspondiente y este IVA se lo quedaría él, ya que no tendría que liquidar con Hacienda. La ventaja de este régimen es de tipo administrativa ya que nos ahorraríamos la presentación del impuesto. Pero los inconvenientes superan enormemente a esta ventaja.

En primer lugar, muchos comerciantes no registran una serie de datos que se necesitan no sólo para la presentación correcta de sus obligaciones tributarias sino también para la gestión del negocio y la toma de decisiones informada.

Además, por la presión de la competencia, al final no se suele repercutir ese IVA al consumidor final o, por lo menos, no en su totalidad, lo que acaba en una pérdida de margen. Si a esto añadimos la confusión que hay sobre los márgenes y costes reales, se producen disfunciones importantes en los negocios.

En este tipo de negocios, los comerciantes suelen calcular el margen no sobre el coste real de la mercancía sino sobre la base imponible del proveedor. El problema es que el IVA soportado y el correspondiente recargo formaría parte del coste real del producto.

Igual que en un negocio no sujeto al recargo, partimos de un precio de compra a un proveedor (definido en su base imponible) y suponemos que nos pone la mercancía a ese precio en nuestro almacén, por lo que no hay que añadirle nuevos costes. El objetivo final es ponerle un precio a ese artículo.

ecuacion iva y recargo

El gráfico quedaría en estos comercios de la siguiente manera:

PASO3 MRECARGO1

Esto sería así siempre que se le sume el IVA al precio de venta, pues en caso contrario, los márgenes disminuirían de forma muy considerable:

PASO4 MRECARGO1

Para profundizar en estos conceptos, una explicación del funcionamiento de los márgenes y costes paso a paso:

Como conclusión, es muy importante para el comerciante tener muy claras todas estas variables, insistiendo siempre que el precio de venta lo debe poner en función del mercado y de las reglas de juego del sector en el que se mueve, ya que su margen de maniobra, sin derecho a equivocación, es muy estrecho.

Debe hacerse con las herramientas necesarias para poder disponer del conocimiento adecuado a la decisión que va a tomar, junto con sus consecuencias en rentabilidad del negocio.

Por otro lado, es conveniente tengamos en cuenta también el efecto que tienen las posibles rebajas y descuentos a aplicar en nuestros márgenes y costes. Esto se puede analizar en esta entrada publicada en mi blog.

Publicado en Finanzas | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

¡Llegan las Águilas! ¡Llegan las Águilas!

 

pray for parisMi solidaridad con Francia. Este ataque es un ataque contra todos nuestros valores. El terrorismo desprecia la vida del ser humano y debe ser considerado un crimen contra la humanidad. Hace del miedo un arma de guerra, inútil pues lo único que conseguirá es reforzar nuestros valores de libertad y democracia. Esta es una guerra que no nos podemos permitir perder.

——————————————————————————————————————————————

Como expliqué en el post anterior, la decisión de adoptar la estrategia de internacionalización es trascendental y traerá consecuencias, esperamos positivas para el futuro de la empresa.

Después de analizar las motivaciones de muchas Pymes para salir al exterior podemos mencionar las más sobresalientes que me he encontrado:

  1. La principal, podemos decir que “por goleada”, se da en momentos de crisis y de caída del mercado nacional, situación de España en los últimos años. Se buscan nuevos mercados que compensen la pérdida de ventas del mercado local. El problema de activarse en momentos de dificultad y ansiedad por parte de la empresa, el proceso de internacionalización se complica ya que muchas veces su periodo de maduración no es de corto plazo. Requiere paciencia y perseverancia, además de un compromiso de permanencia. Lo dramático de este caso es que cuando el mercado se recupera en España, muchas empresas abandonan el esfuerzo que han desplegado en otros mercados.
  2. Por saturación del mercado. La baja tasa de crecimiento de la población española hace pensar que la demanda no va a crecer a buen ritmo, buscando una estrategia de crecimiento por ampliación de mercados en vez de luchar por incrementos en la cuota de mercado, que sólo se produciría a costa de mayor agresividad con respecto a la competencia. Es muy importante plantearse que la salida al exterior no debería producirse drenando recursos imprescindibles para mantener, al menos, la cuota de mercado nacional.
  3. Porque el mercado actual ha llegado a su madurez con muchos competidores y poco crecimiento, se buscan nuevos mercados donde el producto o servicio sea menos conocido.
  4. Por ampliar la base de clientes que permita aprovechar las economías de escala y repartir los costes fijos (entre otros los de I+D+i) sobre una mayor base, lo que consigue que la empresa sea más competitiva y rentable.
  5. He tenido bastantes casos de empresas españolas que se internacionalizan siguiendo a sus clientes en el mercado nacional. Muy típico en negocios con un reducido número de clientes y donde la cooperación es básica. Por ejemplo, empresas del sector de la subcontratación automovilística, ingenierías especializadas, etc.
  6. Para diversificar los riesgos de depender de un solo mercado, evitando exponerse a cambios de ciclo. Este factor debe ser tenido en cuenta en la selección de mercados.
  7. Para mejorar la cadena de valor buscando un mejor aprovisionamiento. La internacionalización también puede venir por la parte de los proveedores de la cadena de valor, buscando comprar mejor o subcontratando partes del proceso en otros países con menores costes o mejor calidad.
  8. Para buscar una rebaja de costes, por ejemplo, de mano de obra, abriendo establecimientos productivos en países en los que este recurso es más barato.
  9. Buscando incrementar la facturación y mejorar la rentabilidad de la empresa a medio y largo plazo.
  10. Porque forma parte de la cultura de la empresa, de su visión. Hay muchas empresas que tienen la internacionalización en sus venas. España sería un mercado más a considerar en la selección de mercados.

Por tanto, ¿qué ventajas o beneficios podemos obtener de la internacionalización?

Algunas de ellas se refieren al incremento de la competitividad, lo que también contribuirá a reforzar y fortalecer nuestro mercado doméstico. Conseguiremos una demanda más estable e independiente de los ciclos económicos, obtendremos economías de escala generando un aumento de la producción de forma continuada, una mejora de nuestra cadena de valor y, además, un incremento de nuestra facturación y mejora de la cuenta de resultados. Por supuesto, todo este proceso nos dará capacidad de aprender de los distintos mercados en los que operamos, obteniendo una ventaja competitiva a largo plazo.

La internacionalización requiere de un gran esfuerzo por parte de la empresa para superar las dificultades que nos podemos encontrar en el camino y que debemos conocer previamente.

Estas dificultades tienen que ver, en primer lugar, con las que se derivan de la propia empresa en sí y que previamente habremos diagnosticado y emprendido las acciones necesarias para solventarlas. Una explicación más extensa se puede ver en el post de este mismo blog, “Una decisión trascendental

No toda empresa puede iniciar este proceso, aunque si quiere, debe tomar medidas para poder desarrollarlo en un futuro más o menos próximo. Una vez solucionadas sus limitaciones iniciales: de recursos financieros, de capacidad de producción y servicio, de recursos humanos preparados, de tamaño mínimo según el sector.

Tan importante lo anterior como analizar si la empresa quiere. La motivación interna de los recursos humanos, equipo directivo y propiedad debe ser chequeada y probada para poder contar con su implicación real en el proceso.

Otras dificultades son las derivadas de la incertidumbre, de la falta de conocimientos e información. Factores a tener en cuenta son las diferentes culturas e idiomas, la estabilidad política, social y económica de los potenciales nuevos mercados, la distancia geográfica y las dificultades logísticas y los riesgos de cambio e impago que pueden aparecer.

Pero estas dificultades son obstáculos salvables que no pueden desanimarnos y cuya resolución la harán más competitiva y más estable a medio y largo plazo. Es importante realizar una buena planificación que nos permita iniciarnos en la internacionalización con un mínimo riesgo.

Debo insistir que este es un camino que no tiene por qué hacer en soledad. Hay instituciones y expertos que la pueden ayudar orientándola y disminuyendo las dificultades y obstáculos que, sin duda, van a surgir.

Gracias a la internacionalización algunas empresas españolas han sufrido menos, ya que los mercados exteriores han compensado la fuerte caída del mercado nacional con una demanda interna estancada. Esto lo podemos ver en las grandes compañías del IBEX. Igualmente, muchas Pymes han salvado su cuenta de resultados gracias a que iniciaron su expansión en el exterior en los años de bonanza económica.

En el siguiente post analizaremos cuál es el perfil de la empresa exportadora española, tanto en sectores y productos, como destinos de su actividad y tamaño de las mismas.

Publicado en Internacionalización | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Una decisión trascendental

La internacionalización no es un coto reservado a las grandes empresas, también interesa a las pymes.

La globalización nos afecta a todos. Por un lado, nos ofrece nuevas oportunidades de negocio, se nos abren nuevos mercados en países que antes estaban cerrados para nuestros productos. Por tanto, no aceptar el reto nos supone un coste de oportunidad muy importante.

Pero también significa que nuestro mercado se abre a la competencia exterior con lo que se incrementará la rivalidad y, al final, sólo sobrevivirán los que sean competitivos. En este caso, no aceptar el reto podría significar el fin de nuestra empresa en un periodo más o menos largo, dependiendo del sector de actividad en que nos movamos.

La globalización es una variable externa, un hecho que nos puede gustar más o menos, pero sobre el que no tenemos capacidad de actuación a nivel individual. Eso sí, tenemos la obligación, como empresarios de reconocer nuestro entorno, cercano y lejano e identificar las oportunidades y amenazas que se derivan del mismo.

La internacionalización, en cambio, es una estrategia que puede adoptar la empresa frente a las amenazas y oportunidades que provienen de su entorno. Es, por tanto, una decisión individual que debemos tomar en función de ese análisis externo y sus propias capacidades, puntos fuertes y débiles que se hacen evidentes después de un riguroso y objetivo estudio de la empresa.

En primer lugar, hay que recalcar que no siempre es conveniente para una empresa iniciar este proceso, es decir, no siempre esta estrategia es válida o posible.

Hay que responder a una serie de preguntas como:

  1. ¿Disponemos realmente de oportunidades en el exterior que se pueden aprovechar?
  2. ¿Mejora nuestra cadena de valor subcontratando o comprando productos y materiales en el exterior?
  3. ¿Somos conscientes de las ventajas y de los riesgos de este proceso de salida al exterior?
  4. ¿Podemos abordar con garantías mínimas de éxito una estrategia basada en la internacionalización de la empresa?

Las tres primeras se refieren, en definitiva, a contestar: ¿debe la empresa salir al exterior? Es decir, si es una estrategia que se debe contemplar como interesante para afrontar los retos que nos marca el entorno actual y futuro.

Con respecto a la cuarta, clave por su importancia y trascendencia, hay que analizar dos aspectos, el aspecto de motivación-implicación de la empresa en el proceso y a las propias capacidades de la empresa.

prediagnóstico

Prediagnóstico

En la primera guerra mundial, la Gran Guerra se llamó, los soldados, acurrucados dentro del agujero en el que se encontraban, esperaban muertos de miedo al momento en que sonase el silbato, indicación de ataque, momento en que había que salir de la trinchera y avanzar por tierra de nadie hacia la madriguera del enemigo, recorrido infestado de peligros.

Muchas veces ocurría que muchos soldados, aquejados en lo que se llamó el síndrome del corazón del soldado (neurosis de combate o fatiga de batalla), no podían moverse, dejando al descubierto a sus compañeros que sí avanzaban, confiando que iban acompañados. Esta situación llevaba al desastre táctico, poniendo en peligro la estrategia de guerra diseñada por el Estado Mayor.

Por ello el análisis de la motivación e implicación real, no sólo del dueño o de su equipo directivo, sino de toda la empresa, es fundamental para poder tomar una decisión adecuada sobre el inicio de un proceso que requerirá de la participación unánime, ya que no es una acción aislada e independiente de la estrategia empresarial.

Un ejemplo de factores a considerar en el análisis podría ser el representado en las siguientes tablas:

Motivaciones

Motivaciones

Implicación real

Implicación real

Por otro lado, hay que estudiar las capacidades de la empresa para responder a las exigencias de este nuevo reto:

Capacidades

Capacidades

En caso contrario, si no se responde afirmativamente a estas tres cuestiones (debe, quiere y puede), es mejor buscar otras alternativas de crecimiento en los mercados actuales (nuevas líneas de productos y servicios, nuevos segmentos de clientes…) que iniciar un proceso que para desarrollarse adecuadamente tiene unas exigencias que la empresa debe estar preparada para afrontar. La internacionalización no es una obligación, es una alternativa, en algunos casos prometedora, a veces insoslayable, pero en otros puede ser hasta contraproducente en el momento actual.

Hay que analizar cada caso de forma individual, sus limitaciones, fortalezas, circunstancias, entorno, y, sobretodo, voluntad de apuesta de futuro por una estrategia que requiere un periodo de maduración más o menos largo, para dar sus frutos.

Si hay algo que nos está enseñando esta mundialización de las economías, es que ningún proyecto realmente importante se puede desarrollar en soledad. Tanto en el ámbito empresarial, con la ayuda de especialistas en las distintas materias y/o la búsqueda de socios que aporten valor añadido al proyecto, como de cara a las diversas instituciones que en España están para dar apoyo al tejido empresarial, en todos los ámbitos de la promoción, la formación y la información.

No cabe duda que una vez tomada la decisión, esta será trascendental para el futuro de la empresa.

En el próximo post intentaremos analizar las posibles ventajas y dificultades de la internacionalización para una pyme española.

Publicado en Entorno, Internacionalización | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Una cuestión de supervivencia

Con este post me estreno como bloguero por lo que pido cierta indulgencia a mi futura audiencia.

Quiero enfocar este blog que la Escuela de Organización Industrial (EOI) pone a mi disposición, para tratar temas relacionados con la economía, las finanzas, el contexto y las diversas estrategias que las empresas y los emprendedores pueden adoptar en función de las circunstancias de cada momento.

Para comenzar quiero hablar, de forma muy genérica, sobre la situación actual del ámbito en el que las empresas se mueven y la importancia de la planificación y la toma de decisiones activa para afrontar los retos que se le van presentando.

Una de las lecciones que nos ha demostrado la crisis actual es la diferencia fundamental que existe entre las PYMES que triunfan y las que no salen adelante: su habilidad para actuar con rapidez y flexibilidad a los retos que se les plantea.

Nos encontramos con la globalización, caracterizada por un entorno muy dinámico, en el que el término frontera tiene cada vez menos importancia, donde las distancias físicas son cada vez menores y el acceso a la información y a la comunicación es cada vez más fluido.

Estamos, en definitiva, en un mercado sin obstáculos al comercio y a la inversión y donde hay plena movilidad de personas, capitales, tecnologías e información. Desafortunadamente, también facilita la expansión de problemas como las epidemias, conflictos locales, terrorismo, migraciones masivas, tráficos ilegales (de personas, drogas, falsificaciones…), etc.

Esta mundialización de la economía, de las inversiones y del comercio es una circunstancia que incide hoy, de manera profunda y condicionante, en los procesos económicos de cada región, afectando decisivamente a los niveles de actividad y empleo, a la formación de capital, a los precios y al resto de los agregados económicos. En el plano microeconómico, es notable su influencia en los niveles de rentas salariales y beneficios empresariales, así como en la dimensión y nivel de capacidad de las unidades productivas, de sus tasas de ocupación, de sus tecnologías y competitividad.

Por otro lado, vivimos un momento delicado, enormemente complicado, que está poniendo a prueba los fundamentos económicos y políticos que teníamos por normales hasta ahora. Hay una crisis económica a nivel mundial, además de la específica española que se comenzó a intuir en el 2007 (burbujas a punto de explotar). La crisis financiera internacional pilló a España en el peor momento, con unos desequilibrios que agravaban sus consecuencias (con el déficit comercial más elevado del mundo y un nivel de endeudamiento insostenible). the_economistTodo ello nos llevó al final de la fiesta, cómo indicaba The Economist en noviembre de 2008: “Spain, The party is over”, iniciándose una resaca que podemos calificar “de caballo.” No debemos olvidar que estuvimos a punto de caer (prima de riesgo en julio de 2012 de 639, imposibilitando la financiación de la economía española), lo que sin duda hubiera provocado una recesión a nivel mundial y el hundimiento de la economía española y el estado del bienestar que disfrutamos, poniendo en peligro pilares fundamentales del sistema.

tabladatoseconomicosespaña

Por supuesto, lo más devastador es el número de personas en paro. A pesar de los datos positivos de crecimiento y  sus expectativas, la situación actual es poco menos que insostenible. En 2012 se llegó a un nivel de 6 millones de parados, aunque en años posteriores ha ido reduciéndose en 500.000. En la actualidad seguimos por encima del 20% y estos datos seguramente no mejorarán sustancialmente, a niveles de 2007 y 2006 hasta dentro de, por lo menos, otros 5 años.

Con los datos de la EPA del primer trimestre de 2015 (publicados hoy, 23 de abril de 2015) vemos que se ha producido un ligero aumento de la tasa de paro (sube al 23,78%), el mayor descenso del desempleo en un primer trimestre desde 2005, pero vemos también que aumenta el número de hogares con todos los miembros en paro. En fin, las cosas van mejorando pero demasiado lentamente para las personas que viven esta situación tan dramática y durante tanto tiempo.

Sin querer ser exhaustivo, podemos valorar la situación del macroentorno (político, jurídico, social, poblacional, económico y tecnológico) durante este periodo de crisis, tomando como referencia los siguientes aspectos:

  • Elevado grado de incertidumbre, siendo difícil determinar en el corto y medio plazo la evolución de determinadas variables
  • Alta complejidad
  • Enorme volatilidad

Esta situación, que antes afectaba a determinados sectores y mercados (microentornos) de los que los inversores y las empresas huían, durante estos últimos años ha afectado al macroentorno y de éste ha ido calando a los diferentes microentornos y, por supuesto, a todas las unidades económicas y organizaciones políticas.

En los últimos años el crecimiento de la economía española se basó en la demanda interna, facilitado por un acceso fácil a la financiación.

Como consecuencia de lo anterior, la balanza comercial española ha sido tradicionalmente muy deficitaria, llegando a su nivel máximo en 2007, con un déficit comercial del 9,25% del PIB. En paralelo, las otras partidas que lo compensaban también se fueron deteriorando por un menor dinamismo del turismo, llevando a la necesidad de buscar la financiación en el exterior.

Esta era la situación de España, con enormes desequilibrios en sus cuentas exteriores, una burbuja inmobiliaria a punto de estallar y una demanda interna agotándose cuando la crisis económica y financiera internacional salió a escena.

Lógicamente, estamos obligados a cambiar, de forma drástica y rápida, nuestro modelo económico, buscando una mayor apertura hacia el exterior y reduciendo los desequilibrios tradicionales.

Este es el terreno de juego en el que nos estamos desenvolviendo en la actualidad, aunque parece que los datos avalan una clara mejoría en España, no deja de ser muy sensible a la situación global, que empeora sus datos. Esto se debe, a que los dos sectores que han empujado positivamente durante esta etapa han sido el turismo y el sector exterior español. Realmente, eran los únicos que en el corto (y medio) plazo podían hacerlo.

tabladatosexteriorespaña

Las exportaciones de bienes han crecido en media anual, desde 2008, un 4,28% y las de servicios (incluido el turismo), un 2.33%. Por otro lado, las importaciones de bienes disminuyeron en este mismo periodo un 0.16% en media anual y las de servicios cayeron un 1.37%.

Todo ello ha contribuido a que la economía española pasara de un déficit exterior en el año 2008 de 64.338 millones de euros a un superávit de 24.210 millones de euros en 2014, eliminando así la necesidad de financiación exterior.

Como conclusión podemos decir que a pesar de la dificultad del análisis, hoy en día, es cuestión de supervivencia desarrollar una adecuada planificación, con un diagnóstico de la situación y pronóstico sobre la evolución futura de determinadas variables cuyos efectos, positivos o negativos, serán decisivos para las empresas.

En un próximo post comentaremos la actitud que la empresa española está adoptando frente a este entorno, intentando analizar sus posibles decisiones con respecto a la internacionalización.

.

Publicado en Entorno | Etiquetado , , , | Deja un comentario