La bola de nieve del déficit tarifario

Cansados de oir hablar del déficit público, en las últimas semanas también ha arreciado la información sobre otro de los grandes déficit que asoman en la economía española: el deficit tarifario. En tiempos de Pacioli estas cosas no pasaban, más que nada porque aún no se había inventado la electricidad.

Pero los herederos de Pacioli, es decir, todos nosotros, vamos a conocer las consecuencias de tener dicho déficit y de que alcance ya la nada despreciable cifra de 24.000 millones de euros (es decir 6 billones de las antiguas, y esperemos que no próximas, pesetas). ¿Qué esesto del déficit tarifario? ¿Qué implicaciones tiene? ¿Qué impacto tiene en los balances? Desde Herederos de Pacioli vamos a intentar dar una explicación sencilla, apta para mortales no energéticos.

Una manera sencilla de explicar qué es el deficit tarifario es la siguiente: diferencia entre lo que se paga en la factura eléctrica y los costes en que incurren las empresas para suministrar la energía y que les son reconocidos por ley. Por tanto, es obvio que los costes son superiores a lo que lo que se paga en la factura eléctrica. Pero como ya sabemos que nada es gratis en esta vida (vease el magnifico blog Nada es gratis), esa diferencia, tarde o temparano habrá que pagarla…o no, ya veremos.

La diferencia es un dinero que se debe a las compañías eléctricas. Ellas lo reconocen como un derecho de cobro en su balance y lógicamente eso hay que financiarlo y, para ello, se ha ido titulizando con el aval del Estado. El déficit tarifario ha ido creciendo desde el año 2000 y, doce años más tarde, se cifra en 24.000 millones de euros. Es, efectivamente, una bola de nieve que ahora, y también antes, hay que pararla porque no puede crecer sin límites.

El problema es tal que la Comisión Nacional de la Energía, a la que el Ministerio de Industria le ha pedido un informe sobre “medidas de ajuste regulatorio en el sector energético” (tradúzcase por medidas para reducir el déficit de tarifa), ha decidido lanzar una consulta pública a todos los agentes interesados para que expresen opiniones y sugerencias para solucionar este problema.

Realmente hay dos problemas, por un lado, que el déficit de tarifa no siga creciendo; por otro, pagar el déficit de tarifa acumulado.

Como en todo déficit, la medida para corregirlo es reducir costes o aumentar ingresos. En el tema de la reducción de costes está la medida del Gobierno en la moratoria de las primas de las energías renovables, que son, en parte, responsables de este déficit que se ha generado. Las primas a las que se compraba la energía producida por las renovables incentivaron el crecimiento explosivo instalaciones de eólica, solar, termosolar, etc, en España. Ese sobreprecio, fijado por ley, había que pagarlo, como otros costes. Pero además de aumentar los costes, los ingresos no crecían en la misma proporción, de ahí el déficit. Parece, por tanto, más que probable que, además de contener los costes, la energía eléctrica tenga que aumentar de precio para no seguir aumentando el déficit.

Pero es que adicionalmente, tenemos el déficit acumulado. Que esté financiado no quiere decir que esté pagado. Para pagarlo puede ser con los ingresos que genere el propio sector, en cuyo caso también habrá subidas de precios. Otra opción sería que el Estado asumiese el déficit para no repercutirlo via tarifa a los consumidores, aunque me temo que la repercusión sería vía impuestos. Una tercera opción, no descartable, es una quita…sí, una quita y que de los 24.000 millones, en un momento determinado se le diga al sector eléctrico, que esa cifra se reduce a, por ejemplo, 18.000 millones. El sector, por supuesto, no quiere oir habalr de esto, pero en el fondo lo teme, como ponen de manifiesto las declaraciones de Eduardo Montes, presidente de Unesa, la patronal del sector electrico: “Lo que se debe, se debe”

¿Quedaremos congelados con el déficit tarifario?

Lo que esta claro es que en España el déficit tarifario es, a día de hoy, un problema. Tenemos dos opciones: taparnos los ojos y que la bola de nieve nos sepulte o intentar mitigar el impacto que tendrá la bola de nieve cuando llegue al final de la ladera. No obstante, la bola parece que nos va a pillar, y aunque hubo épocas con la tarifa eléctrica congelada, mucho me temo que a partir de ahora los que nos vamos a quedar congelados somos los consumidores,  cuando tengamos que empezar a pagar el déficit.

Lo de la congelación es lo que puede ocurrir cuanto te atrapa una bola de nieve.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Sin Valorar)
Cargando ... Cargando ...


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*