Las grandes fábricas del mundo

Las teorías ortodoxas encuentran en la técnica/producción, o en la gestión/administración, o en la función social/empleo, o incluso en la inversión/ciencia, los principales orígenes de las grandes fábricas. Sin embargo me gustaría darle la vuelta a la moneda y buscar el origen de las “grandes fábricas del mundo” desde una perspectiva heterodoxa, por supuesto sin confundir el origen, el fin y el propósito con la mera gestión (management).

Así y con una perspectiva cronológica me voy a referir a las siete grandes fábricas del mundo o, mejor dicho, a las siete grandes fuentes fabriles.


Primera: “La voluntad es el único impulso que conduce a la acción”. Aristóteles consideraba que toda acción nace del deseo de ir a por el fin y la voluntad es el único camino. La primera gran fábrica es la voluntad de cada persona de “hacer para conseguir”.

Fábricas-mundo

Imagen: Pixabay

Segunda: “El Shi es el potencial estratégico que cada persona lleva dentro”. Li Zhi desde el medievo reveló la fuerza del “ser” a través de lo que llamaba la acción política, es decir, la capacidad de llegar a lo que se desea tener si es empíricamente posible. La segunda gran fábrica será el potencial estratégico interior.

Tercera: “No conozco mejor fábrica que el compromiso y la imaginación”, decía Einstein. Sin duda ambos conceptos (compromiso e imaginación) han guiado a los emprendedores en el empeño de convertir su sueño en realidad. Cuando falla alguno, se reduce, casi desaparece la posibilidad de éxito. Tercera fábrica.

Cuarta: “La motivación es la fuerza que mantiene al comportamiento hacia un fin determinado”. Clásico principio de Maslow. Sin motivación no hay apetito por la meta. Motivación es un trampolín personal y subjetivo que cada persona debe negociar. Pero está claro que la falta de motivación conduce a la parálisis. La motivación será la cuarta gran fábrica del mundo.

Quinta: “Desde hoy la inteligencia emocional dominará todo tipo de relación humana”. Goleman se mostraba muy seguro aquí. Es cierto que la emoción, la fuerza del sentimiento, multiplica exponencialmente al hombre. Sin duda la inteligencia emocional es otra gran fábrica en el desarrollo humano.

Sexta: “Las personas que basan su acción en el optimismo consiguen siempre mejores resultados”. Samuel Alexander heredó la teoría del optimismo del clásico Bertrand Russell. El optimismo influyente y contagioso como modelo de gestión y como factor de evolución y desarrollo. Sin duda una maravillosa fábrica.

Séptimo: “Sírvete de la nube para crear, guardar, recordar y evolucionar”. Lieklider y McCarthy bautizaron como “nube” a la metáfora que representa la abstracción de la infraestructura tecnológica. Desde ahí la nube representa el apoyo tecnológico imprescindible, basado en la virtualización y en los conocimientos. No cabe duda. Es una metáfora aventurada que vale más que un análisis realista, pero es sin duda una gran fábrica. Una fábrica imprescindible.


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas, se permiten trackback. |

Comentarios cerrados.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies