KOKUSELEI en la EOI

¿Qué proyecto hemos elegido? ¿Qué hacen?

Los MAGUA (Máster en Ingeniería y Gestión del Agua) queremos desarrollar nuestro proyecto social con la Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol (MCSPA) y concretamente con el grupo de mujeres misioneras de Kokuselei.

final-logo-esp-t-01

La Comunidad Misionera de San Pablo Apóstol es una asociación perteneciente a la Iglesia Católica. Sus actividades misioneras se reparten por diferentes países como Alemania, Colombia o Etiopía. Pero su principal dedicación se centra en Turkana, zona semidesértica al norte de Kenia. Aquí es donde se encuentra la Misión de Kokuselei.

La presencia  de MCSPA en Kokuselei comenzó en 1998 como una extensión del programa de salud y las actividades pastorales de otra misión de MCSPA en Turkana. En los años siguientes, se llevaron a cabo varios programas como la construcción de un dispensario, la formación en el cuidado de la salud animal, comienzo de las plantaciones, etc., y así, lentamente, la labor de la misión se ha ido desarrollando y asentando. La presencia permanente se inició en 2008 con un grupo de mujeres miembros de la MCSPA. El objetivo de esta presencia era aumentar el área de cobertura del MCSPA y ser capaz de llegar a nuevas áreas que no eran atendidas.

Las misioneras que se han asentado de forma definitiva en Kokuselei aparecen en la siguiente foto.

sin-titulo

Ellas son el principal motor para propulsar a la población con la que trabajan, realizando una labor humanitaria completa en muchos de los aspectos cruciales de la vida de los habitantes. Abordan tareas de muy distintas características, desde temas educacionales hasta obras e infraestructuras hidráulicas, pasando por labores de integración social, de nutrición, de salud…

Desde que comenzaron su trabajo en Kokuselei, se han construido numerosas presas para el abastecimiento del ganado, principalmente, así como un gran número de perforaciones para el abastecimiento de la población. Sin embargo, las escasas lluvias, pero torrenciales, dan lugar a la colmatación de muchos de estos embalses, de manera que constantemente hay que realizar nuevas actuaciones que garanticen el acceso al agua.

¿Dónde estamos? ¿Con quién estamos?

El Distrito Turkana está situado al noroeste de Kenia, en el lado oeste del Lago Turkana. Es el mayor distrito de Kenia, así como uno de los más pobres. Las fronteras con otros países de este distrito están delimitadas al noreste con Etiopía, al noroeste con Sudán y al oeste con Uganda. La frontera de Turkana con estos países se puede ver en Google Maps que no está claramente definida, ya que se trata de una zona en conflicto.

La región de Turkana está habitada por la tribu que da origen a su nombre (los Turkana) y la misión de Kokuselei se encuentra dentro de este distrito, al este.

La población de Kokuselei está formada por la población nómada y seminómada Turkana.

La población Turkana está en situación de pobreza extrema, con una economía sumamente frágil basada en el trueque. A su vez, las condiciones climáticas de la región hacen que el desarrollo de la vida en este entorno sea muy duro. El clima es seco y caluroso. Llueve una vez al año y las temperaturas están entre los 24 ºC y 38 ºC durante todo el año. Las sequías periódicas seguidas de hambrunas dan lugar a la muerte de los sectores de población más débiles: niños y ancianos.

Esta situación determina una esperanza de vida inferior a 50 años y una mortandad de niños menores de 5 años de 220 por cada 1000. El hambre es el mayor problema que afecta a los Turkana, junto con el aislamiento y la ausencia casi total de todo tipo de infraestructuras, desde carreteras hasta agua potable, sistema sanitario y medios de transporte.

Como dato curioso, destaca que en los alrededores del Lago Turkana los arqueólogos han descubierto fósiles de algunos de los antepasados más antiguos del ser humano, como el Hombre de Kenia, que vivió hace unos 3 millones y medio de años. Estos hallazgos no quedan tan alejados de la realidad en cuanto a los medios y la forma de vida actual de los Turkana.

Los Turkana son mayoritariamente una tribu de pastores nómadas, de origen nilo-hamítico, cuya subsistencia se basa en el pastoreo de cabras, camellos y burros. Dichos animales se utilizan como alimento y como trueque, además de emplear sus pieles en vestimenta.

El modo de subsistencia de los Turkana determina claramente la estructura familiar, siendo la mujer la responsable de abastecimiento de agua para la familia, transportando grandes bidones sobre la cabeza durante largas distancias, mientras que el hombre el responsable del ganado, dedicando todo su tiempo al pastoreo. Habitualmente el abastecimiento de agua también la realizan las hijas, mientras que la dedicación al pastoreo es compartida por los hijos varones, lo que hace que las familias con mayor número de hijos sean más prósperas al poder criar mayor número de cabezas de ganado.

Debido a que el agua es un bien muy preciado y escaso, hay una falta de costumbres higiénicas entre la población que propicia la aparición y propagación de enfermedades en cuanto algún miembro de la comunidad sufre algún corte o herida que se infecta. A su vez, la escasez de agua no facilita que se desarrolle una agricultura, ya que implica (a la vista de los Turkana) un despilfarro del agua sobre el terreno. Actualmente, solo es posible intentar implementar una cultura agrícola en los lugares en los que se garantiza el suministro de agua durante todo el año a través de un pozo de abastecimiento o mediante una presa o balsa. Así mismo, en estas zonas en las que el agua escasea menos, se están desarrollando hábitos de higiene que alargan la vida y su calidad a los habitantes.

De modo que crear mayores garantías del acceso al agua supone una transformación en todos los niveles de la vida de la población Turkana.

¿Por qué queremos ayudarles?

Creemos firmemente que tener acceso al agua es un derecho básico, que supone un gran impacto y desarrollo social de los Turkana. Por este motivo, queremos colaborar con las misioneras de Kokuselei en su labor de cooperación con la población para ayudar a garantizar este derecho.

Además, puede que como alumnos del MAGUA, sintamos un especial compromiso con este proyecto.


Bonding to enhance performance

How can little stores survive in this competitive environment? And not only survive, how could they be successful? We as consumers tend to make our point fast, if I need something in a hurry I will likely go to the shop around the corner. But if I know I’ll need something anytime soon I’ll go to a bigger shop downtown to have a wider catalogue and get it cheaper.

So, what can those little shops do? Closeness. They have to get closer to its neighbours, who, in the end will be its main set of customers. Once the customer realises the shop is there always a bond will have been created. And when this happens its more likely the shop remains in the memory of people and they keep going there. How to make it? Through activities and developing bonds between the store and its neighbours.

To sum up, in a straightforward way, turning little shops into almost forums.

Now I will introduce a little theoretical example that can help understanding this idea.

Hardware shops or small wood storehouses could collaborate to become banners of the Do It Yourself movement creating workshops to teach people or even competitions between people to compare its creations and learn from everyone.

With these activities they gain two things, awareness and new potential clients. And people gain new abilities and, if they put in practise these abilities, new furniture.

 

And, to show that this is already relatively applied, two real world examples.

There’s a little haberdashery just in my door. I am always surprised how there’s always a little group of women knitting, talking and drinking coffee (or tea, who knows). I’m always surprised when I see them there. But that’s the way it works, the relationship between the shop and the clients have evolved in something deeper.

Board games stores. This can be quite a very specific niche but it’s still a nice example of that. Those stores don’t need to be big but, the most successful ones are. Why? Apart from the storage they have rooms to play and they create community around the store via tournaments or workshops. People may not spend every day, but if they want to buy something they will go to that store because they want the store to survive and thrive and become bigger even if it can be a bit more expensive or take a little longer.


MIGMA y Promete

El MIGMA hemos elegido realizar nuestro proyecto social con la Fundación Promete, participando como voluntarios en el Campus Promete.

La Fundación Promete fue creada en 2003 con el objetivo de promover un mayor y mejor desarrollo del talento de todas las personas, mediante el diseño y realización de proyectos de innovación educativa y social, enfocados a una educación personalizada, vocacional e incluyente: La Educación del Ser.

1

La sociedad contemporánea necesita el cambio de paradigma educativo para formar a los ciudadanos del siglo XXI, ya que el sistema educativo actual no logra el pleno desarrollo del talento de las personas. En este marco, nos encontramos con altas tasas de fracaso escolar, no se favorece el desarrollo personal ni la inteligencia emocional y no se estimula la cultura emprendedora ni se ofrecen recursos para la motivación y la creatividad.

En este sentido, Fundación Promete centra toda su acción el lograr el objetivo de llegar a un modelo teórico de aplicación transformadora mediante un proceso de “investigación & acción”. Y es que sus proyectos, Campus Promete, Mi Colegio Promete, Club Deportivo Promete y Basket Promete, muestran cómo es posible la asunción e implantación de un nuevo paradigma educativo que contemple el desarrollo personal gracias al despliegue y conexión de los planos creativo, emprendedor, social e interior de cada individuo. Tratan de promover un cambio necesario en el modelo de aprendizaje y de relación profesor alumno, proponiendo pasar del modelo actual, un modelo industrial tradicional, al modelo vocacional alumno-céntrico. El objetivo debe ser que el hecho, ahora casi aleatorio y fortuito, de descubrir la vocación, eso que cada uno de nosotros tan bien hacemos y tanto nos gusta, sea el fundamento de la enseñanza, y que se descubra gracias a la escuela, gracias a procesos de enseñanza que lo promuevan de la forma más sistemática y eficaz posible, y a la educación (no sólo de la escuela), porque la educación es tarea de todos.

23

Hemos elegido este proyecto porque en general nosotros compartimos ese sentimiento social generalizado de insatisfacción con el funcionamiento del sistema educativo actual, sentimiento que las cifras avalan, como el conocido dato de fracaso escolar, que ronda el 30%.

Otra cifra que viene del ámbito empresarial en el que queremos adentrarnos es este dato: Cada persona, en la actualidad, tiene 3,5 empleos de media a lo largo de su vida profesional. Esto refleja una realidad conocida, la competitividad existente en el mundo empresarial, con una renovación permanente y acelerada del conocimiento de las personas para desempeñar nuevos perfiles y competencias.
Sin embargo, el sistema educativo tradicional no está pensado para un entorno de conocimiento cambiante, sino que se basa en una concepción del conocimiento estable y un proceso de formación válido para toda la vida. El sistema educativo no satisface las necesidades y expectativas de las personas de hoy.
Las personas ya no están interesadas en ir a un sitio a que le comuniquen cierta información que supuestamente le será útil el día de mañana. En el mejor de los casos, quieren que les ayuden a desarrollar una identidad y un talento que les sirva para ser reconocidos por la comunidad de hoy.

Y queremos apoyar el cumplimiento de la misión de Fundación Promete, mediante la realización de Voluntariado en Campus Promete.

Campus Promete es un entorno innovador, no reglado, vacacional e intensivo (5 días), dirigido a jóvenes de entre 8 y 18 años con el suficiente interés y motivación para desarrollar un proyecto personal de libre elección en cualquier campo o actividad (La Palabra, Música, Arte y Diseño, Artes Escénicas, Artes Audiovisuales, Vida y Naturaleza, Ciencia y Tecnología y Persona y Sociedad). Los alumnos realizan durante su estancia el proyecto que han elegido libremente, siempre acompañados de forma personalizada por un equipo educativo mixto de coaches y profesionales (donde entramos nosotros) del ámbito de cada área. En cada edición de Campus Promete se gestionan tantos proyectos como alumnos, de manera personalizada, no hay clases, asignaturas ni programa de contenidos en sentido tradicional, aunque sí una sofisticada programación interna para maximizar la libertad de tiempos y asegurar una coordinación global mínima.
Cada jornada culmina con un show de puertas abiertas al que acuden cada noche más de 300 personas. Su función es crear un marco de visibilidad con todos los recursos mediáticos puestos al servicio de los resultados de los proyectos de los alumnos, así como para que estos afronten la responsabilidad de un buen acabado e integren todas las competencias comunicativas en la práctica en un entorno social real. El resultado del show, la recepción del público, crea en el alumno el sentimiento de éxito merecido y de vinculación social que le llena de energía interior positiva (motivación) para iniciar un nuevo ciclo.

Sabemos que puede parecer un proyecto menos importante o impactante que cualquier otro, que no nos hemos ido a un país subdesarrollado o en vías de desarrollo, que no estamos ayudando a colectivos tan desfavorecidos. Sin embargo, el trabajo con niños y su educación es algo tan importante como cualquier otro colectivo, pues ellos son el futuro de nuestra sociedad, y además, Fundación Promete ofrece esta oportunidad a chavales en riesgo de exclusión social, y les abre muchas puertas que por situaciones ajenas a ellos tienen cerradas. Nos llamó mucho la atención tener la oportunidad de participar en un proyecto tan singular y necesario, transformador de las personas y promotor del cambio de paradigma educativo, haciéndolo posible. Además, tuvimos la suerte de conocer todo esto de la mano de su director de voluntariado Paco Rivero, que vino de Logroño, para compartir con nosotros una gran tarde.

 4
Para más información, podéis visitar su página web: https://www.promete.org/ y sobre todo os animamos a entrar en su canal de youtube https://www.youtube.com/user/FundacionPrometeTV para conocer más de cerca todos los proyectos que realizan. Hay videos realmente emocionantes!!


¡Hola mundo!

Welcome to Blogs EOI. This is your first post. Edit or delete it, then start blogging!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies