La comunicación como medio para mejorar las relaciones

La comunicación forma parte nuestro tanto como lo puede ser nuestra respiración o nuestros latidos; desde nuestra etapa de bebé lo primero que hacemos en el mundo exterior es comunicarnos, si bien todavía no con la palabra, si con gestos y onomatopeyas. A partir de ahí empezamos a decir palabras, luego frases, y todo ello con la función de comunicarnos con el resto de personas. Pero no sólo eso, desde pequeños también empezamos a recibir mensajes y los empezamos a interpretar, empezando por la forma en la cual nuestros padres nos muestran afecto, nos mandan acciones e incluso nos riñen. Todo ello tampoco se queda ahí sino que con el paso del tiempo también mejoramos esta capacidad y vamos, poco a poco, mejorando nuestra compresión de los mensajes. Por tanto, si es algo que está en nuestro día a día, practicándolo con asiduidad, y que mejoramos con el tiempo, ¿podríamos decir que nuestra forma de comunicarnos es perfecta (o, al menos, casi)? La verdad es que, desgraciadamente, no; a pesar de ser algo que practicamos diariamente esta capacidad no parece que se mejore de la misma manera que otras habilidades, como la escritura, las matemáticas o la práctica de un deporte. Aparte de esto, la comunicación es el punto más importante para las relaciones personales, ya sean profesionales o personales, porque de lo bien o lo mal que nos comuniquemos nuestras relaciones serán, de la misma forma, mejores o peores. Creo que es algo habitual los problemas con otras personas por cosas como “Yo entendí que…” o “Pues es que no me lo explicaste bien…” y, en cualquier caso, esto se podría haber resuelto si la comunicación entre ambas personas hubiera sido mejor.

Con todo esto, ¿es importante intentar mejorar la comunicación? Rotundamente sí. La comunicación es algo tan importante y con tanta relevancia en nuestras vidas que debemos intentar mejorar en ello tanto como se pueda. Teniendo esto en cuenta es necesario prestar atención a cómo nos comunicamos, intentando mejorar la forma en la que transmitimos el mensaje y poniendo énfasis en los pequeños detalles que permitirán que el receptor comprenda nuestro mensaje. Esto, que parece obvio, no se suele aplicar en nuestro día a día, ni a nivel personal ni a nivel profesional, por lo que termina generando problemas o ineficiencias con los demás. En contrapartida, con una serie de consejos básicos es posible mejorar todas nuestras relaciones y, por ello, a continuación expondré algunos puntos que nos podrán ayudar:

Hasta ahora hemos hablado de la transmisión pero, ¿y la recepción? También es importante ser un buen receptor y saber escuchar, esto generará confianza en la otra persona y nos dará mayor credibilidad. Para ello, a continuación os expongo una serie de consejos básicos:

Como resumen, una vez que tenemos una serie de consejos para mejorar nuestra comunicación, y viendo lo importante que es dado que nos influye en la relación con las personas tanto a nivel profesional como personal, debemos intentar ponerlos  en práctica siempre que tengamos ocasión para ir mejorando cada vez más en ello.


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario


XHTML: Puede utiliza las etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies