Italia comienza a cantar la Traviata

La semana, que iba relativamente tranquila, se ha estropeado al final. El señor Berlusconi ha decidido entrar de nuevo en política y su partido ya no apoya al Presidente Monti. A partir de aquí, el señor Monti decide dar un paso atrás y ya tenemos el lío servido en Italia.

La crisis esta generándose como los diques de contención. El primero en caer fue Grecia. Realmente este tiene poca solución. Básicamente es un Estado fallido. El siguiente circulo de contención fue Irlanda y Portugal. Parece que los ajustes están funcionando y más o menos están aguantando con los rescates. Y el tercero los teníamos con España e Italia. Ambos hemos ido tomando decisiones más o menos de forma paralela. El cambio politica se impuso en Italia por la troika y en España por elecciones. Los ajustes se han producido y las primas de riesgo se estaban conteniendo. El rescate incluso se alejaba.

Pero ahora todo vuelve a complicarse. Con inestabilidad política en Italia, empezaremos con las andanadas y con externalidad negativa hacia España. Con lo “tranquilito” que empezabamos a estar. Y esto no acaba aquí. A Francia le están sacando tarjeta amarilla. El desempleo se acerca al 10%. Las previsiones son malas para 2013 y 2014. Y detrás tenemos a Bélgica…

Vamos, que no nos van a dejar pasar tranquilos las Navidades. Entre que nos quitan la mula y el buey del Belén, que la Estrella de Belén era el cometa Halley y los Reyes Magos venían de Tartessos, la cosa pinta mal. Bueno, esto último casi puede ser algo ilusionante para mi. Al fin y al cabo, Tartessos está a la vera de mi casa. Vamos, en la Cuesta del Carambolo. En Camas. Y puede que sea cierto. De allí también vino otro Rey. Bueno, más bien un Faraón. El Faraón de Camas. Curro Romero. El que no quiere animarse es porque no quiere…


Las Pensiones no se tocan, ¡que queman!

Pues sí. Esta semana se ha acabado el debate de la actualización de las pensiones. No se actualizan para el 2012. Y para el 2013, poco más. El 1% para las de más de 1.000€ mensuales y 2% para las inferiores. De la actualización para el 2013 por si hay desvío del IPC -que lo habrá- tampoco se ha hablado.

Este tema era una de las “patatas calientes” que el Gobierno aún tenía pendiente. Y estaba más que cantado que no se iban a actualizar. La Comisión Europea nos vigila con lupa y nos van a dar el primer dinero del “seudo-rescate” bancario a cambio de que sigamos portándonos bien. Y eso lleva implícito no gastar más de lo que tenemos. Incluyendo no revalorizar las Pensiones. Es verdad que ya son muchos los sectores y grupos profesionales los que han visto recortados sueldos, pagas extras o directamente despedidos. Es verdad que todos estamos sufriendo la crisis pero tener que tocar el eslabón más débil ya era una línea roja que nunca debió haberse cruzado.

Pero también tenemos que ser pragmáticos. El sistema español de pensiones tiene que ser redefinido. No basta con recortar importes y hacer perder adquistivo a “toro pasado” y de cara al futuro. Vivimos más, trabajamos menos -es decir cotizamos menos por tener menor nivel de ocupación- y la pirámide de población se invierte. Esto no basta con un decreto del Consejo de Ministros.

El Pacto de Toledo se hizo en circunstancias difíciles pero ni de lejos cercanas a las actuales. Los legisladores deben estar a la altura y sentarse a la mesa y replantear este sistema. No basta con un recorte. Posponemos el problema.


Cumbre Iberoamericana: se invierte la historia

Acabamos de asistir a una de las Cumbres Iberoamericanas más interesante de los últimos años. Es verdad que ha habido ausencias notables. Pero estaban casi todos los que tenían que estar. A estas Cumbres nunca les he encontrado mucho más sentido que la escenificación de una buena relación entre países. Que no es poco. Pero en esta ocasión he querido ver un punto de apoyo para el inicio de la recuperación de España.

Los países iberoamercianos, en su mayoría, han pasado hace años por lo mismo que estamos pasando nosotros: ajustes fiscales duros, intervención internacional de su política monetaria y fiscal, “corralito” -bueno, a esto aún no me hemos llegado-. Y nos han dado claves de como salir de esto: inversión. Tenemos que seguir su ejemplo y comenzar a reactivar la economía. Nos estamos pasando de frenada.

Lo que realmente parece increíble que ahora sea España quien pida ayuda a iberoamérica. Y que ahora sean nuestras empresas españolas y nosotros mismos los que veamos allí la oportunidad de negocio y trabajo. Pero esto es lo que hay. Aprendamos de ellos. Seamos el punto de conexión entre ellos y Europa.


Deuda Pública española. Misión cumplida

Esta semana no todo han sido malas noticias. Es verdad que la peor de las noticias la hemos tenido con los nuevos datos de paro. La sangría no cesa y ya son muchos los que empiezan a hablar de llegar a los 6 millones de parados en 2013. Las previsiones de crecimiento para España han sido de nuevo enmendadas. Esta vez por parte de la Comisión Europea. Ya nadie apuesta por un caída menor al 1,5% del PIB. Por lo que el -0,5% que vaticina el Gobierno y que es la base del Presupuesto del Estado para 2013 no parece muy fiable. Esperemos.

Pero como decía, no todos son mala noticias. Esta semana se ha colocado el último paquete de Deuda Pública. Iban a ser 4.500 millones de euros y han sido mas de 4.600 millones de euros los colocados. El tipo ha sido razonablemente bajo, teniendo en cuenta el histórico de 2012 y sobre todo, se ha colocado incluso algún paquete a 20 años. Veremos.

Dicho esto, ya no hay necesidad de rescate hasta 2013. Y la prima de riesgo puede hacer lo que quiera hasta entonces. Ya no importa. El Gobierno está jugando con los tiempos y de momento le está ganando la partida al mismo. Otra cosa será en enero de 2013. Habrá que colocar los primeros 20.000 millones de euros de los más de 150.000 millones de euros que habrá que colocar durante todo el año. ¿Seremos posibles sin rescate? Esperemos.


Elecciones en Estados Unidos: consecuencias económicas

Este martes tenemos las elecciones en Estados Unidos. Hace bastantes elecciones que cualquiera de los dos candidatos no levantan tan pocas pasiones en los mercados. Sus políticas económicas en la práctica, difieren poco. Quizás en clave interna haya más cuestiones de detalle donde si se alcanzan diferencias.

Para nosotros, los de la eurozona, gane quien gane, las cosas seguirán igual. La política monetaria que marca la Reserva Federal Americana (FED), seguirán comprando deuda pública e insuflando a los mercados dólares. De esta forma se ayuda y mucho al crecimiento norteamericano. De hecho los últimos resultados están siendo bastante positivos.

Muchos me preguntan por qué esto no lo puede hacer también el Banco Central Europeo. Pues son varias las respuestas. Primero, porque no lo tiene en su encomienda. Es verdad que esto se podría cambair más rápido que algunas Constituciones se han cambiado últimamente. Segundo, porque Alemania no quiere. Pero tercero, porque las consecuencias serían muy diferentes. EE.UU.se puede permitir crear cantidad ingente de dólares y su inflación interna no se resiente. Se difumina hacia el exterior. En el caso europeo, esto no funciona. La creación de oferta mometaria generaría seguramente algo de crecimiento económico pero también bastante inflación. Nuestro grado de apertura no es comparable con el americano.

Una pena.


Rescate sí. Rescate no

Hemos pasado otra semana y el rescate no llega. O no se pide, mejor dicho. El IBEX no ha tenido una mala semana y la prima de riesgo tampoco. Todos los analistas dan por descontado el rescate. Pero yo no lo tengo tan claro.

Las necesidades de financiación de deuda pública está cubriéndose sin demasiados problemas. Las dos subastas últimas ha sido bastante positivas. El “Banco Malo” está a punto de arrancar y los balances de los bancos españoles comenzarán a aliviarse con el trasvase de los activos inmobiliarios difícilmente “colocables” mediante esta Sociedad creada expresamente para este fin.

Mientras tanto parece que el Gobierno cierra detalles para el rescate, pero cuando se pida, lo mismo ya no hace falta. Es verdad que los mercados tampoco nos van a dar mucha más tregua si seguimos sin pedirla. To be or not to be. O mejor dicho. To ask or not to ask (rescue).


Consejo de Europa, ¿fallido?

Ya estamos digiriendo el Consejo de Europa. Todos los dirigentes parecen safistechos. Nadie pierde. Pero nadie gana. Bueno, salvo Alemania y la hegemonía de su canciller. La unión bancaria se retrasa hasta las elecciones de septiembre de Alemania. Angela Merkel tiene que llegar y ganar aunque sea por puntos. Y en su casa no quieren ni oir hablar de unión bancaria y un supervisor único que les haga perder más control.

Y mientras tanto, ¿qué? Bueno, pues España seguirá deshojando la margarita de rescate sí o rescate no. Mientras los mercados se lo permitan y pueda financiar -bueno mejor dicho, refinanciar- su deuda a un coste razonable. Pero, ¿qué es razonable si los intereses de la deuda son ya más de 40.000 millones de euros? Bueno, pues mientras pueda soportalo, seguiremos adelante.

La clave es olvidar el tema financiero y pasar capítulo. Si España comienza a crecer económicamente, nos olvidaremos del rescate, la prima de riesgo y del MEDE. Bueno, este último todavía no es muy conocido. Pero lo será. Como el “banco malo”.


El Partenón se sostiene

A estas horas todavía no está claro si podrán gobernar los conservadores o no. El sistema electoral griego es complejo. Como casi todo últimamente. Pero parece que la respuesta mayoritaria por parte de los griegos ha sido un SÍ al euro y a Europa.

Puede que todo se calme algo durante esta semana. Había mucho nerviosismo por el resultado electoral y una posible respuesta contraria a los intereses europeos. Puede que tengamos calma durante unos días (bueno, no sé realmente si lo digo porque lo deseo) y que tengamos una tregua hasta la cumbre de finales de mes.

Pero que no se confíen nuestros dirigentes. Si entramos en unos días tranquilos que no se les olvide que la hoja de ruta está marcada: unión fiscal-financiera, eurobonos y cambios en el BCE. Si no lo hacen, los mercados se lo recordarán.


Rescate. O no.

Hace una semana, nos preguntamos si tendríamos intervención o no. Bueno, pues ya tenemos el resultado. Como el empate de hoy con Italia. Más vale el empate que haber perdido.

Técnicamente no se puede hablar de rescate a la griega, irlandesa o portuguesa. No hay troika, ni FMI dirigiendo desde los despachos de Moncloa. Los hombres de negro no han llegado (Montoro dixit). Pero está claro que algo nos pedirán a cambio. O quizás no. Ya hemos dicho lo que se nos ha pedido. Es decir, que las contraprestaciones de la ayuda financiera que arrancamos ahora ya la hemos hecho: reforma laboral, control del déficit público, reforma financiera… Hasta hemos cambiado la Constitución.

El acuerdo al que se ha llegado en principio debería ser suficiente para que se separara el problema financiero de los bancos -sobre todo de las antiguas Cajas de Ahorro- del problema de la deuda soberana. La operación definida con un FROB que gestione la línea de crédito y que limpie los balances del sistema financiero español de activos tóxicos debería funcionar. Ahora los bancos tienen que liquidar el ¨ladrillo¨de sus balances y que se empiecen a vender a precio real de mercado. Para ello tendremos el banco malo. Y los bancos propiamente que se dediquen a lo que se tienen que dedicar: a dar préstamos a las empresas y que se empiece a reactivar la economía. Esperemos.


Intervención o no. Esa es la cuestión

Hace una semana estabamos con “las carnes abiertas” por lo que podría pasar con Bankia. Bueno, la semana ha pasado y el tema, siendo más grave de lo que parecía, hemos terminado sin ser intervenidos por la “troika”. El agujero del sistema financiero español es mayor de lo que se pensaba hace tan sólo unas semanas. Si sumamos las necesidades de Bankia, más la de los demás bancos y cajas de ahorros en apuros, la cifra se puede acercar a los 60 mil millones de euros. Una barbaridad.

El problema, como ya hemos comentado en este blog, no es la deuda soberana, que no llega al 70% del PIB. El problema es la del sector privado y el financiero, que al sumarlo todo llegamos a más del 200% del PIB. Y por eso nos están presionando con la prima de riesgo y la retirada de fondos en la bolsa española.

El problema es que esas nuevas cantidades de fondos para provisionar a nuestro sistema financiero no lo tenemos aquí dentro y hay que buscarlo fuera. Y nadie nos quiere prestar. Y así no se puede. La Unión Europea, el Banco Central Europeo o la Comisión Europea, o todos a la vez, tienen que tomar las riendas de esto. No puede dejar a España a su merced. España es a la UE, lo que Bankia era para el sistema financiero español.

Mañana se pondrá encima de la mesa la Unión Fiscal europea. Algo necesario. Sin él, la Unión Europea está coja. Y ahora es necesaria. Pero mientras tanto, ¿nos intervendrán?