¿Qué características tienen las empresas de la Economía de la Participación?

La transformación tecnológica y social y una nueva visión de organización empresarial han generado modelos de negocio innovadores, basados en la participación de los usuarios.

Los Social Media han favorecido estas formas de negocio que se presentan, desde una perspectiva “crowd”, como estructuras empresariales horizontales centradas en la creación colaborativa y en la inteligencia de las multitudes. El usuario se concibe como el mejor activo de la empresa al reportar valor añadido a la marca a través de determinadas acciones, como compartir sus experiencias con otros consumidores o con clientes potenciales. Este aporte de ideas permite a las empresas construir comunidad o transformar el conocimiento en negocio.

La aproximación de los consumidores a los servicios, siguiendo la lógica de las multitudes, y su implicación en los procesos de “diseño, creación y comercialización de un producto” son aspectos recogidos por Antoni Gutiérrez-Rubí y Juan Freire en el libro Manifiesto Crowd. Esta obra ofrece claves para la adaptación de las empresas al contexto de una nueva economía centrada en las personas: “la empresa de hoy se enfrenta a nuevas fases de organización, de comunicación, de relación y gestión del talento, rompiendo las barreras del tiempo y del espacio”.

Nube etiquetas EP
Por otra parte, el informe “Sharing is The New Buying: How to win in the Collaborative Economy” concluye que la economía colaborativa propone nuevas formas de financiación y de consecución de bienes, basadas en el intercambio y relación entre usuarios, una realidad que sugiere a las marcas actualizar su estrategia empresarial.

Según estos datos, se distinguen tres tipos de participantes (prosumidores) en la economía colaborativa, clasificados por el grado de implicación con la actividad: re-sharers, atribuidos únicamente a la compra y venta de productos de segunda mano en Internet; neo-sharers, centrados en compartir conocimiento y servicios a través de plataformas online y non-sharers, personas que todavía no forman parte de la economía de la participación.

En esta línea, las plataformas especializadas han generado una red de servicios para atender las demandas de los consumidores, dando paso a planteamientos innovadores que se han consolidado como nuevas opciones de negocio.

Se trata de servicios de intercambio, alojamiento, co-creación y financiación, entre otros, por canales alternativos a los habituales: modelos P2P (Peer to peer) de consumo participativo o crowdfunding -financiación colectiva-, regulado por una propuesta preliminar incluida en el Anteproyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial, de reciente aprobación.

En definitiva, las empresas de la Economía de la Participación poseen un carácter abierto, cooperativo y conversacional y convierten la interacción con los públicos en acciones enfocadas hacia mejoras, oportunidades de innovación y nuevos productos o servicios basados en la participación.

En este escenario de intercambio de ideas y proyectos, “emprender -tal y como señala Francis Pisani– es una dinámica creadora de futuro a la que nos invitan participando”.

 


¿Qué entendemos por Economía de la participación?

La Economía de la participación (EP) está formada por aquellas empresas de base relacional donde el producto no existe o no puede ser mejorado sin la participación activa de la audiencia.

En este contexto, las tecnologías de la información y de la comunicación han provocado cambios en los procesos de consumo y producción y presentan la participación como elemento definitorio del concepto de Nueva Economía.

Imagen de previsualización de YouTube

La audiencia ha aprovechado Internet como el primer modelo de participación, donde han surgido multitud de formas de cooperación e intermediación, y el escenario de la Web –horizontal, ubicuo, hiperconectado y profundamente democrático en términos de producción y difusión- ha propiciado otros modelos de negocio y oportunidades de innovación.

Esta investigación se centra en identificar dichos modelos basados en la participación con los usuarios/consumidores como requisito fundamental para crear productos o procesos de mejora de esos productos. Se trata de creaciones colaborativas que están experimentando modelos participativos y que pretenden consolidarse como modelos de negocio válidos para el futuro.

El proyecto aborda la experiencia social del consumidor ante determinados contenidos: gestionar cómo son consumidos y compartidos los contenidos de la red y cómo las empresas han comenzado a valorar el feedback recibido para garantizar la experiencia del usuario, unas prácticas que suponen la confirmación de que la participación se empieza a considerar un producto en sí misma.

 

 


La participación como eje de la Nueva Economía

El proyecto Economía de la participación propone el análisis y estudio del fenómeno de la participación masiva, horizontal y en red como uno de los rasgos definitorios del concepto de Nueva Economía.

Esta investigación forma parte de una serie de trabajos agrupados bajo el lema “Sectores de la nueva economía 20+20” y aborda el análisis de determinados modelos empresariales, que aprovechan el escenario participativo de la web social para crear productos o procesos de mejora de sus productos.

El objetivo principal es identificar modelos de negocio basados en la participación con los diferentes stakeholders de la organización para describir y explicar innovaciones, procesos o productos alrededor de la Economía de la Participación. Esta economía está formada por aquellas empresas donde el producto no existe o no puede ser mejorado sin la participación activa de la audiencia.

El estudio se centra en 20 experiencias de éxito empresarial donde la participación con sus públicos/audiencias/clientes constituye el elemento que repercute no sólo en mejoras y capacidad para la innovación, sino en la creación de un producto diferente y con un  valor añadido originado por la participación.

Imagen de previsualización de YouTube

Work in progress

Se trata de un proyecto abierto permeable a la interacción, con un diálogo constante con la sociedad mediante una discusión pública de borradores que se realizará a través de este blog y en las redes sociales.

El equipo de investigación que ha puesto en marcha este estudio está formado principalmente por investigadores del Grupo “Comunicación, Política e Imagen” de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM), en colaboración con la Escuela de Organización Industrial (EOI), colaboradores externos y personal técnico.

 



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies