BlaBlaCar, la red social que conecta conductores con pasajeros para compartir coche

En el marco de la Nueva Economía, la innovación tecnológica ha permitido el desarrollo de modelos de negocio competitivos capaces de encontrar su afinidad con el cliente. Basados en la asociación voluntaria y flexible entre personas y empresas, dichas fórmulas se sustentan en la confianza de la comunidad y la eficiencia de Internet, cuyas características se asocian al consumo colaborativo.

Esta filosofía empresarial es compartida por BlaBlaCar, una comunidad de usuarios que conecta a conductores con asientos libres y pasajeros que necesitan realizar un trayecto, para viajar en coche compartido.

La idea, surgida en Francia hace ocho años, nace de una necesidad concreta; su fundador, Frédéric Mazella, tenía que volver a casa en Navidad y no encontró disponibilidad en el transporte público. Su observación sobre la infrautilización de los vehículos convencionales se convirtió en un planteamiento de negocio basado en una alternativa de transporte, que funciona en España desde 2010.

BlaBlaCar cuenta con una comunidad de más de seis millones de usuarios, lo que se traduce –según datos de la empresa- en 1.000.000 de desplazamientos al mes. Vincent Rosso, Country Manager para España y Portugal y cofundador de Blablacar.es, señala que la particularidad de este servicio es haber recuperado el viaje como experiencia social.

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

Presente en 12 países, este modelo de negocio promueve el ahorro económico y los beneficios para el medio ambiente como parte de su estrategia empresarial. Sin embargo, para Rosso, la clave es “escuchar a las personas para hacer un producto que responda a las necesidades del consumidor”.

El feedback con el usuario es una de las características fundamentales de la empresa porque –afirma- “cuando hay más volumen (de participación), mejor funciona, porque hay más opiniones, más volumen de actividad, más opciones de viajar”.

La confianza también es uno de los factores principales de BlaBlaCar, gestionada mediante canales de participación habilitados en la plataforma, donde los usuarios pueden compartir opiniones, recomendaciones y experiencias, así como elegir las preferencias para su viaje.

Por su parte, Elsa de la Haza, PR and Partnership Manager, añade que las opiniones expresadas por los usuarios constituyen un aspecto esencial al generar confianza en otras personas: “la idea es llegar a esta plataforma para organizar el viaje y, una vez que se produce el mismo, enriquecer a la comunidad sobre cómo te ha ido con tu compañero”.

En esta línea, Vincent Rosso, se refiere a las opiniones de los usuarios como una garantía de confianza: “si otorgamos valor a la confianza entre dos personas desconocidas entramos en una regla de juego que reporta confianza a la comunidad, y entonces la gente juega”.

Su producto, basado en responder a las necesidades de los usuarios, es uno de los mecanismos que lo posiciona como un modelo competitivo de negocio, ya que según plantea, el aumento de usuarios es la forma de avalar la calidad del servicio.

BlaBlaCar ha reinventado un concepto tradicional para adaptarlo a las peculiaridades de la economía actual, donde la participación de las personas permite experiencias positivas “que se transforman en un proyecto fantástico”, puntualiza.

Bajo estos parámetros se establecen sus perspectivas de futuro: “proporcionar una plataforma para trabajar un producto enfocado hacia un aumento de confianza y una mayor comodidad para los usuarios”, concluye Rosso.

 


Suscribirse a comentarios Comentarios | Trackback |

Enviar comentario

Debe identificarse para enviar comentarios.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies