Foro.Carajal.Info >>

Connecting R to a MySQL database in a remote machine

Today I devoted a significant amount of time to solve a problem which seemed simple to me. I wanted to access a MySQL database from R. The database is in a remote machine, and I wanted to use an ssh tunnel to connect to it. The database is configured so that its local alloweduser user can connect directly to it (no password). To make things more interesting, I cannot connect directly to the target machine, I have to use an intermediate one to establish the tunnel.

So, again, what I wanted to do was:

[Yes, I know many people would object having a connection to a database specifying only a user, with no password. But first, the database only allows connections from localhost, and all local users are trusted. Second, it is a long story... ;-) ]

Establishing the tunnel was easy. After some tries, the following works like a charm:

$ autossh -M 5477 -N -L 3308:localhost:3306 intermediateuser@intermediatehost -p 28942

28942 is the port in intermediatehost where the tunnel to targethost is waiting for me. 3308 is the local port (in my machine) which will be used to connect to this new tunnel. 3306 is the port in targethost to which the tunnel will be connected. That is, the tunnel will be established from localhost:3308 in my machine to localhost:3308 in targethost. .ssh/authorized_users is properly configured with my public key in intermediatehost, so that I don’t need to write a password.

[Collateral hint: MySQL default port is 3306. So, connecting to 3308 in my machine, in fact I will be connecting to MySQL, through the localhost interface, in targetmachine.]

I could test it using MySQL Workbench, where I just specified a new connection, with localhost:3308 as destination port, allowed user as MySQL user, nothing else.

So good, so far.

The problem started when I tried to do the same form mysql in my machine. My idea was that the next line should work:

$ mysql --user=alloweduser --port=3308 --host=localhost

Clear, isn’t it?

No. It doesn’t work:

$ mysql --user=alloweduser --port=3308 --host=localhost
ERROR 1045 (28000): Access denied for user 'allowedusert'@'localhost' (using password: NO)

???? What was happening? These were exactly the same parameters I was using from MySQL Workbench. Time to have a detailed look at manuals, web search engines, and the usual suspects. After many tries, almost by chance, I thought: “what if mysql is not using a TCP connection, but who knows what, to connect?”. So, I specified I wanted a TCP connection (which is something I was doing in MySQL Workbench, because it is there by default). And it worked like a charm:

$ mysql --user=alloweduser --port=3308 --protocol=TCP --host=localhost
Welcome to the MySQL monitor.  Commands end with ; or \g.
[...]
Type 'help;' or '\h' for help. Type '\c' to clear the current input statement.
mysql>

Great! now let’s try from R. Unfortunately, when I try “the simple way”, it doesn’t work either:

> library(RMySQL)
> con <- dbConnect(MySQL(), user="alloweduser", port=3308)
Error in mysqlNewConnection(drv, ...) : 
  RS-DBI driver: (Failed to connect to database: Error: Access denied for user 'alloweduser'@'localhost' (using password: NO)

So, I suspected of the same problem: I needed to specify that I wanted a TCP connection. Back to the manuals and web searches… But no luck:I couldn’t find a way to specify, from R, that I wanted a TCP connection. Time to despair…

Fortunately, I saw a way of specifying the connection data which seemed interesting. With MySQL, you can specify a ~/.my.cnf file, in which you can detail options for your connections to MySQL databases. So, I tried writing one for my connection:

[destination]
 user=alloweduser
 port=3308
 proto=TCP

To use it, I just use group destination from R:

> con <- dbConnect(MySQL(), group="destination")

And it worked!

It took some time, but now I can connect from my RStudio to the remote database. I’m happy (for a while).

Is this behavior of mysql and R (needing to be specified “TCP” to connect using TCP) a bug or a feature? Difficult to say. But given that I’m specifying a port, it seems assuming a TCP connection seems about the right thing to do…


Foro.Carajal.Info >>

Networked communities: readings & viewings

I’m coordinating, with Andoni Alonso, the subject “Networked communities: cooperative creation in Internet” of the Master’s Program on Digital Communication, Culture and Citizenship. This post is for proposing some readings and viewings that could be useful for the students enrolled in that subject. As such, it is completely subjective, and supposed to serve to help in the learning process for this specific subject. But it could also be considered as an starting point for anyone interested in this matters: therefore, any comment or proposal for inclusion / removal is more than welcome.

Consider this as a moving target: it will be updated as time passes, provided I have time for that, and if I have something to update ;-)

Primary references

Complementary references

This are no less interesting neither important than the previous ones, but well, I had to leave some stuff as complementary…


Foro.Carajal.Info >>

Learning FLOSS in Universities: Some (personal) experiences

Today I’m presenting at the session on education about free software in Universities at the Open World Forum 2012 (Paris, France). I was intending to use these slides for the talk, which describe my personal experience with helping students to learn about free software during several years.

Finally, I didn’t use the slides because the format of the session was more like an interactive panel, which was in my opinion a good idea.


El TecnoDuende >>

Códigos QR callejeros, peleones, y duros de matar

A través de la cuenta de Atrapalo en Instagram llego a este interesante código QR, anunciado como “el primero hecho en una calzada”. No sé si será realmente el primer ejemplo de un código QR dibujado en el suelo, puesto que la idea no parece tan original con todo lo que llevamos visto, pero seguramente es la primera vez que se realiza con los característicos adoquines que adornan las aceras lisboetas. Porque allí es donde se encuentra este original mosaico, en la ciudad de Lisboa.

Aunque algunos, como el profesor Enrique Dans —haciéndose eco de ReadWriteWeb— opinan que la tecnología de los códigos QR está muerta y casi enterrada, o que no va a durar mucho, lo cierto es que hay indicios de que podría resucitar con energías renovadas. Es verdad que según un estudio de CBS Outdoor apenas un 40% de los europeos conoce en qué consiste “eso de los “QRs”, y que sólo un 13% la ha utilizado; pero el mismo estudio señala que aún así es más conocida que otros inventos como los códigos promocionales de texto (34%, y mira que son ya viejos…), la realidad aumentada (14%) la interacción mediante gestos (6,6%) o la novedosa tecnología NFC (conocida por tan sólo el 5,75% de los encuestados).

Además, un estudio de comScore publicado esta misma semana resalta el hecho de que es precisamente en España donde mayor crecimiento está experimentando la penetración de códigos QR. Según sus datos, el número de usuarios europeos de smartphones que escanearon códigos QR se ha duplicado respecto a 2011, y lo hicieron principalmente para obtener información sobre productos y eventos. Sólo 1 de cada 5 usuarios utilizan descuentos y promociones por este sistema, a pesar de ser a priori una de las aplicaciones más interesantes. Hay quien señala que el uso de códigos QR se dispara con el auge de los smartphones, y otros incluso dan consejos sobre su correcta utilización por parte de las empresas. No olvidemos que en países como Japón la presencia de estos dibujos bicolores es prácticamente ubicua, y su utilización debería ser al menos tenida en cuenta en cualquier estrategia de internacionalización en los países de esta zona.

Pero, ¿por qué en Europa y Estados Unidos no terminan de despegar estos códigos? Seguramente debido a un cúmulo de factores, pero apuntaré brevemente aquí algunos que se me ocurren.

iOS6 podría revitalizar con Passbook el uso de códigos bidimensionales

Para finalizar, decir que la imagen con la que abría el post no está tomada desde el ángulo más adecuado para facilitar la lectura del código. Por si alguien se ha quedado con la intriga —y ha llegado hasta aquí—, me he molestado en generar una versión del código mucho más funcional. Es la que veis a la izquierda. El código callejero, situado en la Rua Garrett frente al café Bénard, apunta al acortador http://bin.pt/lx, que a su vez redirige a un sitio promocional e informativo del barrio de El Chiado donde se cuenta algo de la historia de los originales adoquines que adornan las calles lisboetas. Y es una versión móvil preciosa; como tiene que ser.


Música Digital >>

Spotify: Términos y Condiciones de Uso

Cuando comencé a escribir este blog, una de las metas que me puse fue la de analizar los términos y condiciones de uso de los principales servicios de música existentes. La verdad es que con el tiempo, he escrito mucho menos de lo que pensaba, y no llegué a escribir nada al respecto.

Lo bueno de internet es que muchas veces ya existe esa información. Hace poco descubrí la web de Jorge Morell Ramos, abogado y experto en derecho de internet, que en su web Términos y Condiciones analiza estos temas de muchos servicios como Chrome, WhatsApp, PayPal o FourSquare.

Y como aquí hablamos de música os dejo el link directo para ver las entradas sobre los Términos y Condiciones de Uso de Spotify. Y ya que estamos, la canción del día, Condiciones que existen, de Eddie Palmieri y -como no- en Spotify:


Lógica y digital >>

FARENHEIM 451: CUANDO LOS LIBROS DIGITALES, TAMPOCO INTERESAN (parte 2).

Ante escenario, varias propuestas abren algo de esperanza para el ebook:

Puede que sea aquí, en el fenómeno fan, en la viralidad, en el ecosistema creativo… en el transmedia, donde el ebook emerja para despertar en las nuevas generaciones, los nativos digitales, la pasión por la lectura y a los lectores fetichistas del papel una nueva experiencia de usuario mucho más completa.

Ojalá…


[1] Musical de la cadena FOX


Música Digital >>

La subida del IVA hundirá la industria musical

El gobierno acaba de aprobar una subida del IVA que afectará a la industria musical en las dos patas que afectan más directamente a su público:

Hoy no toca hablar de las discográficas, aunque los datos de ventas siguen disminuyendo. Recordemos que la Industria Musical es un sector en crisis, dentro de una crisis y una medida como esta, no hace sino agravar la situación. Hablemos un poco de los directos porque ¿no serían los salvadores de la crisis?

Ya se han manifestado en contra de la subida del IVA promotores, trabajadores y hasta los críticos, que consideran que la subida del IVA es un peligro para el sector musical. Algunos datos: según Pascual Egea, presidente de la APM, en 2011 la facturación de los conciertos disminuyó un 12% y los asistentes bajaron un 18%. Con el incremento del iva (recordemos, del 8% al 21%, casi el 90% de los asistentes a eventos consideran que serán ellos los que asuman la subida del IVA en el precio de las entradas y disminuirán la asistencia a estos eventos.

Podría buscar más datos o ejemplos, pero la red está llena de noticias al respecto y tampoco creo que haga falta. Para terminar, una canción más que apropiada para la situación actual: The Spanish Joyride de Pajaro Sunrise.


El TecnoDuende >>

El presente y el futuro de la edición digital en España

La semana pasada celebramos en la EOI una mesa redonda sobre “La revolución en el sector de la Edición digital”. Estuvo organizada por Ana Noguerol, directora del módulo jurídico del Máster en Economía Digital e Industrias Creativas, a quien nunca podremos agradecer lo suficiente su implicación en el curso y su incondicional dedicación. En la mesa participaron Xavier Solá de casadellibro.com (@xavi_sola), Luis Collado de Google (@luiscollado), Jana González de bubok (@janagonzalezz) y David Sánchez de 24symbols (@davidsanchez71), y la charla estuvo conducida y moderada por Silvano Gozzer (@gozque) quien junto con Alberto Vicente (@alvicente) construye el fantástico blog Anatomía de la Edición, siempre repleto de informaciones jugosas y novedosas sobre el sector editorial, al que siguen muy de cerca.

De izquierda a derecha: @gozque, @xavi_sola, @luiscollado, @janagonzalezz y @davidsanchez71

Si alguna conclusión puede sacarse de lo que allí dijo este panel de expertos, es que el sector editorial se encuentra en pleno tránsito hacia el terreno digital—del que, incluso dentro de la propia industria tradicional, se tiene un profundo desconocimiento y hasta recelo—, que aún queda mucho por hacer, y que en el mercadoo hay sitio para todos. Realmente no se dijeron muchas cosas nuevas en la charla, o que al menos no supiéramos, pero sí fue interesante comprobar que la industria editorial comienza a captar los mensajes, y da algunos pasos en la dirección correcta sobre un camino que es de no retorno.

Para que vayáis directos al grano que más os interese, ahí dejo un índice del recorrido por este sector en plena ebullición que a mí personalmente me parece apasionante:

 

Xavier Solá: la satisfacción del usuario

Para Solá lo importante es la satisfacción del usuario. Atrás quedaron los tiempos en que para comprar un libro era necesario poseer varias cuentas de usuario, instalar software adicional como Adobe Digital Editions —yo mismo he tenido alguna experiencia negativa en este sentido— o no poder transferir el libro comprado entre distintos dispositivos a causa de protecciones DRM. Los clientes de La Casa del Libro dejaron muy claro desde el comienzo, vía encuestas, que les gustaba la experiencia que vivían en las tiendas físicas, y que demandaban poder comprar libros electrónicos de manera sencilla, en un sólo paso a ser posible —en esto Amazon lo ha bordado con su patentadísimo sistema de compras con 1-click— y sin tener que instalar ningún software adicional al estrictamente necesario.

Solá nos anuncia que paulatinamente darán más protagonismo a la zona Tagus en sus librerías físicas. Hace ya 7 meses que lanzaron su dispositivo de lectura, y están contentos con la experiencia. Como pequeña crítica, si se me permite, diré que el diseño de Tagus no me parece el más atractivo, y que su experiencia de uso no es la mejor —sobre todo comparada con la que ofrece Kindle de Amazon en cualquiera de sus modalidades— principalmente desde el punto de vista de la velocidad de respuesta.

La web de casadellibro.com también está cada vez más orientada al segmento digital de publicaciones —a pesar de que al realizar la búsqueda del libro “El Jardín Olvidado”, de Kate Morton, aparece como primer resultado el libro en papel, y sólo tres puestos más abajo la versión electrónica—. Una de las apuestas más interesantes de esta empresa es la posibilidad de comprar libros electrónicos en modalidad prepago, utilizando unos tarjetones comprados en tienda. El sábado pasado me di una vuelta por el rincón Tagus de La Casa del Libro de la Gran Vía madrileña, y quiero pensar que la remodelación aún no ha pasado por allí. La zona no está en un área especialmente visible y de paso, está poco iluminada, y los contenidos del expositor están algo desordenados. La apuesta debería ser decididamente más firme.

Luis Collado: el acceso transparente y ubicuo

La postura de Google frente a los libros digitales pasa, como organizador de la información e intermediario omnipresente entre los creadores de los contenidos y los usuarios finales, por el diálogo permanente con todas las partes involucradas en la cadena de valor del negocio editorial. Su apuesta se basa en trasladar los hábitos de consumo del lector analógico al mundo digital; permitirle descubrir las obras, informarse, consultar al experto sobre el título más adecuado, y como paso fundamental y previo a la compra ofrecerle la posibilidad de ojear y analizar el contenido para que su compra no se convierta en un acto de fé —algo que yo he sufrido en mis propias carnes, ¡pobre iluso que gastó 21 euros en aire!—.

Otro de los puntos clave en el negocio de la edición digital a ojos de Google es la necesidad de formatos universales, independientes de la plataforma y del dispositivo, y que ofrezcan la posibilidad de lectura offline, sin necesidad de estar permanentemente conectado. No queda claro si esta necesidad señalada es un reconocimiento tácito del elevado precio de la conexión móvil para el usuario medio —al menos sin limitaciones a velocidad máxima de descarga— o una pequeña crítica indirecta a modelos basados en streaming de contenidos como el de 24symbols.

Jana González: entre dos mundos

Bubok es una empresa con doble vertiente en muchos sentidos. Son al mismo tiempo editor y librería. Disponen de libros tanto en papel como en formato digital. Nacieron como plataforma de autoeedición y ahora firman acuerdos con librerías y plataformas de distribución como Libranda para hacer llegar las obras de sus autores a cualquier rincón del mercado. Su camino ha sido inverso al de las editoriales tradicionales: son nativos de Internet, y han tenido que aprender sobre la marcha el funcionamiento de la compleja industria editorial.

Su modelo de negocio incluye una serie de servicios gratuitos para el autor que edita su propia obra y la pone a disposición de los potenciales lectores a través de su plataforma, perteneciéndole la potestad de decidir si lo hace de manera gratuita o de fijar el precio que estime pertinente. Por cada libro vendido el autor se lleva un 80%, y a través de este servicio central se articulan otros de pago, como el de servicios editoriales premium y asesoramiento.

Actualmente siguen vendiendo más libros en papel que digitales, aunque la demanda de estos últimos está en crecimiento —recordemos que la venta de libros electrónicos representa aproximadamente el 0,2% del volumen de negocio del sector—.

David Sánchez: la original aventura

En 24symbols opinan que el lector es soberano y debe poder decidir la vía por la que consume contenidos. En el mundo de la música existe gente que prefiere escuchar un poco de todo, que valora la variedad por encima de todas las cosas, mientras que los más fervientes seguidores de un grupo decidirán comprar su música. Es el modelo de Spotify, que ellos han intentado trasladar al panorama editorial con cierto éxito.

24symbols es una plataforma de lectura en modelo de suscripción fundamentalmente, y centrada en la nube para su funcionamiento. Su modelo de negocio es un freemium de manual: ofrecen un servicio gratuito que permite leer contenidos que se almacenan de manera cifrada en el dispositivo —no siendo manipulables por el usuario—, siempre y cuando se disponga de conexión a internet, se esté dispuesto a recibir publicidad en la pantalla, y no haya interés en salir del catálogo limitado de obras disponibles “gratuitamente”. Estas limitaciones actúan de drive para motivar al usuario a saltar a la modalidad premium —que elimina las tres restricciones—, mientras que la sensación de acceso gratuito y permanente al contenido fomenta el boca a boca y la expansión de la base de usuarios.

El cambio de paradigma es claro y clave. El usuario ya no paga por la compra de obras individuales, sino por el acceso a un servicio, cuyo pago además se realiza de manera periódica y automática. Está por ver cómo las editoriales terminan de aceptar —y de comprender— esta nueva modalidad de venta de libros, en la que el “objeto” pasa a ser un “servicio”. El resto de miembros de la mesa observaban esta modalidad con cierto escepticismo, aunque aplaudían la iniciativa de 24symbols por explorar nuevos territorios en el mercado literario digital. Todo está aún por ver.

Cosas que nunca nos dijeron

El turno de preguntas estuvo muy animado, y cuando menda se dispuso a lanzar su batería de cuestiones resultó haberse hecho demasiado tarde. Aquí dejo las 4 preguntas/reflexiones sobre las cuáles me habría gustado oir alguna opinión desde la mesa.

El oscuro futuro de las pequeñas librerías

Las pequeñas librerías, esos acogedores establecimientos impregnados de olor a tinta y papel, parecen estar destinadas a la extinción. Poco a poco van desapareciendo de nuestros barrios, obligándonos a buscar ese servicio de recomendación, ayuda e incluso inspiración en los grandes almacenes y las grandes librerías que, como La Casa del Libro, aún sobreviven. Parece que una de sus posibles vías de salvación pasa por la especialización. Algunas clásicas madrileñas, de tamaño mediano, como Díaz de Santos, la internacional Pasajes o Fuentetaja aún sobreviven —y a ver si esta última arregla su web—, y a pesar de que me faltan datos para valorar la salud de estos negocios, todo indica que estos modelos de negocio han hecho fortaleza de su especialización en los dos primeros casos, y de la organización de talleres y seminarios formativos en el segundo. La primera incluso vende e-books, pero ha recurrido al molesto sistema DRM de Adobe Digital Editions.

En mi barrio aún queda una, El Buscón. Allí compraba yo cuando niño mis colecciones de la Dragonlance, mi trilogía de El Señor de los Anillos o esos libros naranjas de Juvenil Alfaguara que comenzaba a devorar incluso antes de llegar a casa —Charlie y la Fábrica de Chocolate, James y el Melocotón Gitante, Momo, Canción de Pentecostés… ¿o los compraba en Gamarra, que ya no está…?—. Los estoy viendo en mi estantería.

bookstore

Las obras de “peso”, como la colección completa de Julio Verne, me las compraban mis padres en la Cuesta de Mollano —donde, paradójicamente, se hizo durante mucho tiempo de la crisis de muchos un negocio—. Pero, ¿qué están haciendo los pequeños libreros para adaptarse? ¿Es que pueden hacer algo? ¿La única compra de libros posible será en Red? ¿La única recomendación posible será social? ¿Sólo les queda seguir quejándose? Creo que estos pequeños establecimientos aún pueden quemar sus últimos cartuchos, y a mí me gustaría tener un proyecto al respecto ;)

La dependencia de la capa social

Mucho se habla de la importancia de la capa social en cualquier experiencia de lectura —y de consumo de contenidos digitales en general—, pero poco se habla de la dependencia que esto supone para cualquier modelo de negocio. Comentar con, recomendar a, y saber de lo que leen los amigos, es una práctica que parece haberse instalado en nuestros hábitos de consumo de contenidos digitales, pero la utilización de los servicios de una Red Social tiene un precio. Y si no lo tiene, muy posible acabará teniéndolo.

Algunos servicios como libros.com tienen una componente marcadamente social, otros como como el ecosistema Kindle de Amazon permiten compartir marcas y comentarios con miembros de la comunidad, aunque no se les conozca —basta con que tengan el mismo libro que tú—, la recién nacida widbook permite crear libros de manera colaborativa, publicarlos e interactuar con otros autores, y los más grandes como Google —esa joven aunque sobradamente crecida startup…— han construido su propia capa social sobre el núcleo de su negocio de manera que lo impregna todo; desde los resultados del buscador, hasta su plataforma de compras Play. Tenemos Google+ hasta en la sopa. Pero, ¿qué pasa con las que dependen de terceros en su modelo de recomendación y difusión de contenidos?

Y yendo un poco más allá está la discusión de qué se puede compartir y qué no en una red social. Y aquí surge el siempre peliagudo tema de la legislación. Mientras que en EE.UU. es posible compartir un libro Kindle con amigos durante 14 días, y algunas aventuradas editoriales como Hachette comparten capítulos enteros de sus novedades en Facebook a modo de previsualización y prueba —¡bravo!—, no está claro que nuestra ley de propiedad intelectual patria permitiera aquí la traslación directa de estas prácticas. ¿Cómo acometer el “problema social”? ¿Cómo pueden las editoriales aprovechar las redes, no sólo para publicitar sus contenidos y conocer a sus usuarios, sino también para incrementar sus ventas?

Los jardines vallados

Todo el mundo parece de acuerdo en que el acceso a los contenidos ha de ser ubicuo y multiplataforma, y que el usuario ha de poder dejar su lectura en el iPhone a mitad del capítulo 2 al salir del metro, y retomarla más tarde en casa desde su tableta Android, exactamente en el mismo punto donde la dejó. ¿Pero qué pasa si el usuario quiere leer su e-book Kindle en la aplicación Stanza para iPad, o en Aldiko para Android? La respuesta simple en dos palabras: no puede. ¿Y puede imprimir acaso un capítulo, una página, o la portada del libro? Respuesta simple en una sola palabra: tampoco.

Vemos por tanto que la libertad a la hora de comprar un libro electrónico no es total. ¿No deberían los precios considerar, no sólo el ahorro que supone el proceso de edición, fabricación y comercialización de un libro electrónico, sino también la cantidad de cosas que antes podíamos hacer con nuestras posesiones, y ahora nos son en muchos casos prohibidas? La casa del Libro y O’Reilly se dieron cuenta hace tiempo de que ecosistemas demasiado cerrados no son buenos, y su ejemplo sigue cundiendo. ¿Por qué otros no hacen lo mismo?

Los incipiences nuevos editores

Son muchos los que alertan sobre los pasos de Amazon en la dirección de convertirse en un editor global. Y no sólo en el terreno de la autopublicación o en el de los libros en papel a través de su unidad editorial, sino también en libros electrónicos. En abril conocíamos el acuerdo firmado por Amazon con los herederos de Ian Fleming por 10 años para publicar 14 libros de James Bond en EE.UU., y esta misma semana conocíamos que ha adquirido los derechos de publicación de más de 3.000 títulos mediante la compra de la editorial Avalon.

Si una de las limitaciones del mercado español es el precio fijo de los libros, determinado por el editor, ¿qué implicaciones tendría que el editor fuera al mismo tiempo el dueño de un canal de distribución y comercialización tan importante? ¿Qué pasaría si el editor controlara toda la cadena, la selección de las obras, la edición, el precio, la comercialización…? ¿En qué lugar quedarían los libreros que hoy día tanto se quejan de las prácticas de Amazon de infringir supuestamente la ley de precio único?

Creo que en este sentido las grandes editoriales tienen que reaccionar rápida y contundentemente, (i) desplegando tiendas online realmente prácticas, atractivas y usables; (ii) compitiendo con dispositivos actualizados, estéticos y económicamente interesantes; (iii) aprovechando la red de librerías españolas para impulsar la utilización de este nuevo mecanismo de consumo de contenidos digitales, atrayendo al público que aún resulta más reticente; (iv) aportando servicios de valor añadido sobre el propio dispositivo y la propia plataforma, como la posibilidad de consumir fácilmente cualquier tipo de contenido en nuestro e-reader o tableta; y (v) entrando cuanto antes en otros mercados en los que Amazon aún no ha asentado firmemente una pata, como los de América Latina. Internacionalizar antes de que otros lo hagan.

Como conclusión, ¿cómo vemos el futuro de la edición digital? ¿Incierto? No. Simplemente entretenido.


El TecnoDuende >>

La próxima revolución en fotografía digital: las cámaras plenópticas

La empresa estadounidense Lytro acaba de lanzar al mercado la primera cámara de campo lumínico orientada al mercado de consumo. Las cámaras de campo lumínico, o cámaras plenópticas, son dispositivos cuyos orígenes se remontan a 1908, cuando Gabriel Lippmann construyó la “cámara integral” con el objetivo de producir imágenes tridimensionales.

Pero basta de palabras. Veamos mejor algún ejemplo de las imágenes producidas por estas no tan nuevas cámaras digitales:

Como habéis podido comprobar, haciendo clic en un punto de la imagen conseguimos enfocar en la zona correspondiente. Esto es posible porque las cámaras plenópticas presentan múltiples ventajas frente a las tradicionales, como la generación de imágenes tridimensionales, de imágenes multienfoque o incluso la modificación del punto de vista. Y todo ello porque es posible variar parámetros como el enfoque, la exposición o la profundidad de campo después de que la imagen haya sido tomada, utilizando procedimientos de software. Para ello estos dispositivos son capaces de modelar la función plenóptica, que describe matemáticamente los rayos de luz que ocupan una región del espacio en un momento determinado. Estos es, frente a las cámaras tradicionales, que para una imagen capturada almacenan la resultante de las controbuciones lumínicas de todos los rayos de luz que inciden sobre cada píxel, las cámaras plenópticas intentan almacenar tanto la intensidad como la dirección de la que procede cada rayo incidente. A mayor cantidad de información almacenada, mayor cantidad de información podremos recuperar a posteriori.

La cámara de LYTRO

Muchas de las cámaras existentes —entre ellas CAFADIS, de la Universidad de la Laguna— basan su diseño en el propuesto por Ren Ng en su Tesis Doctoral de 2005, por la cuál obtuvo el premio de la ACM a la mejor tesis en Informática. Este brillante científico nacido en Malasia, desarrolló sus tareas investigadoras en la Universidad de Stanford para luego fundar LYTRO en Mountain View, California.

Pero LYTRO no es la única empresa que fabrica y comercializa este tipo de cámaras. La empresa alemana Raytrix suministra al sector industrial cámaras plenópticas para adquisición de imágenes tridimensionales, y una vecina próxima de LYTRO, Pelican Imaging, desarrolla esta tecnología para incluir en teléfonos y otros dispositivos portátiles, y trabaja también en la captura de vídeo. Dicen que estará disponible en algunos dispositivos antes de finales de 2013. Ya veremos.


Las cámaras que ofrece LYTRO se pueden obtener desde los 400 dólares, en tres colores diferentes y dos capacidades de almacenamiento —8 o 16 GB—. Los más críticos se quejan de que los desarrollos de la compañía californiana van en la dirección de crear un ecosistema completamente cerrado, con un formato de archivo propietario, e intentando controlar toda la cadena creativa, desde la adquisición de  la imagen, pasando por su procesamiento software, hasta el servicio para compartir las imágenes en Internet. Las dificultades que encontró Adobe para acceder a la información adquirida por las cámaras de LYTRO, y ante el potencial que presentaban estas nuevas cámaras, le llevó a desarrollar su propia tecnología que presentó en 2010 durante la GPU Technology Conference de Nvidia.

Para obtener más información sobre LYTRO y la tecnología de las cámaras plenópticas podéis consultar este enlace.


El TecnoDuende >>

La revolución digital de la enseñanza superior

La revista spectrum publica en un último número un interesante reportaje sobre John L. Hennessy, presidente de la Universidad de Stanford, y gran impulsor de los microprocesadores RISC ya desde la década de los 80. El motivo es la concesión de la Medalla de Honor del IEEE por “ser pionero en la arquitectura de procesadores RISC, y su liderazgo en la ingeniería informática y en la educación superior”.

John L. Hennessy

En realidad el reportaje es una excusa para comentar y ensalzar los esfuerzos que muchas universidades de bandera están realizando para modernizar e innovar sobre sus modelos educativos. Estos esfuerzos pasan, necesariamente, por la optimización de los recursos empleados con el objetivo de reducir los costes sin afectar a la calidad de la enseñanza —y en muchos casos mejorándola—, y llegando a un alumnado cada vez más numeroso y motivado. Este es un reto ineludible, y ya no sólo por la imparable revolución tecnológica a la que estamos asistiendo, sino por las crecientes restricciones presupuestarias a que están siendo sometidos numerosos sistemas educativos con motivo de la actual coyuntura económica.

Olga Gil analiza muchos de estos elementos en un reciente post, y algunos califican de auténtico “tsunami” la revolución que se cierne sobre los modelos, metodologías, contenidos e incurso estructuras funcionales de las organizaciones educativas de enseñanza superior. Ejemplos como el de la Khan Academy o Coursera son sólo un par de pinceladas que ilustran la nueva manera de acercar el conocimiento a una nueva generación de estudiantes diseminados a lo largo y ancho del planeta, con unos hábitos y necesidades propios de la nueva cultura digital que está transformando la sociedad. A continuación enumero sólo algunas claves de esta trascendental revolución:

1. El uso intensivo de la Tecnología

Y no sólo en las carreras más técnicas, sino también en las humanidades. Daphne Koller, profesora de la Universidad de Stanford, fue uno de los primeros docentes de esta institución que identificó la necesidad de remodelar la manera de transmitir los conocimientos al alumnado. Sentía que su tiempo no era empleado de manera óptima hablando durante horas cada semestre en un aula abarrotada de alumnos, explicando contenidos en un 85% idénticos a los del curso anterior, y ante una audiencia de nativos digitales. Con el tiempo fundó junto a su colega Andrew Ng el portal educativo Coursera, en el que participan las universidades de Stanford, Princeton, Michigan y Pennsylvania, logrando una financiación de $16M CV, y comenzando su andadura poco después de que Sebastian Thrun pusiera en marcha Udacity.

Este tipo de portales educativos hacen uso intensivo del vídeo como herramienta de comunicación con el alumnado, y ponen a su disposición transparencias y otros materiales educativos para que sea el propio estudiante quien tome las riendas del progreso de la asignatura, distribuyendo su tiempo de manera eficiente. Esto permite preparar los trabajos y exámenes a medida que se presentan, sin necesidad de seguir teniendo que atender a clase, y poniéndose al día de la asignatura cuando el resto de obligaciones lo permitan. Esto disminuye significativamente el nivel de estrés a que se ven sometidos los estudiantes a lo largo del curso.

El profesor Scott E. Page, e una clase de la asignatura "Model Thinking". Coursera.

2. Social Networking

Pronto resulta evidente que atender de manera pasiva a las clases del profesor, sentado frente a la pantalla de un computador, se diferencia poco de la actitud que mantiene el alumnado dentro del aula. Por eso es necesario complementar el servicio con cierto grado de interacción. Generalmente las clases son descompuestas en fragmentos, o unidades didácticas, entre las que se intercalan cuestionarios breves que son corregidos de manera automática o semiautomática. Esto presenta múltiples ventajas:

Además se incluyen foros de debate donde se plantean dudas y comentarios sobre la asignatura, y donde el alumnado puede participar activamente no sólo exponiendo sus cuestiones sino colaborando en su resolución. Esta modalidad de crowdsourcing ofrece en general excelentes resultados, puesto que en la experiencia de muchos docentes se observa que a menudo la comunidad converge por sí misma a la solución correcta de los problemas, siendo necesaria la intervención del profesor en contadas ocasiones. Además este modelo que fomenta la participación activa de los alumnos es susceptible de ser incluido en el proceso de calificaciones, en línea con las estrategia propuestas por nuevos marcos educativos como el Proceso de Bolonia.

Foro de debate de la asignatura Model Thinking, Coursera

 

3. La diferencia entre el Aprendizaje y la Titulación

Un importante factor a tener en cuenta es la diferencia entre el aprendizaje online y la certificación online. Los centros de enseñanza superior están en disposición de otorgar acreditaciones que validen que el alumno ha alcanzado un cierto nivel de conocimiento de la asignatura impartida. Sin embargo no está claro cómo estas certificaciones serán valoradas en el mercado laboral, y hasta qué punto se puede garantizar por medios exclusivamente telemáticos que la certificación otorgada se corresponde con el nivel de conocimientos adquiridos. Este permanece siendo un debate abierto.

4. La reducción de Costes

En el fondo de todas estrategias hay dos intereses fundamentales que son complementarios, a cuál más noble y necesario:

El principal factor de coste de una Universidad es el de los instructores —siempre y cuando podamos hablar de costes, y no de inversión, en un sector tan estratégico para una sociedad como es la educación—. Está claro que un aumento del ratio entre alumnos y profesores, y la conveniente reutilización de los contenidos online, supondría un beneficio económico desde el punto de vista financiero para cualquier institución. Sin embargo gente tan inteligente y preparada como el propio John L. Hennessy aún no tiene del todo claro cómo predecir hasta qué punto de puede llevar estar reducción de costes.

Como conclusión, este tipo de experiencias aún son muy pioneras. Son reconocidas como una oportunidad, y más aún como una necesidad ineludible y una tendencia que en el mundo educativo ha llegado para quedarse. Sin embargo quedan aún muchos debates abiertos, y aún es difícil cuantificar el impacto social  y económico que estas nuevas prácticas tendrán a largo o medio plazo, así como su aceptación y repercusión en el mundo laboral. Mientras que en carreras más técnicas la calificación semiautomática parece ser un problema en cierta medida resuelto, siempre será necesario un punto de contacto físico con la Universidad —sobre todo en las carreras más prácticas—, y en el caso de las humanidades el proceso tiene que salvar aún importantes escollos. Otro de los factores a considerar es la importancia que tiene la etapa universitaria a la hora de aprender otra serie de valores, como son el trabajo en grupo, el desarrollo de las aptitudes personales, o la oportunidad de interacción con personas de orígenes y características muy diferentes a las propias. Por último, este auge de la enseñanza online lleva acompañado el riesgo de encontrar diseminados por la Red contenidos de calidad muy dispar, que a menudo el estudiante no es capaz de valorar adecuadamente.

El aspecto más positivo es que muchas grandes Universidades, que por circunstancias históricas o financieras pueden permitírselo, están actuando como exploradores en estos nuevos territorios, y otros vendrán más tarde aprendiendo de sus éxitos y fracasos. En nuestro país son numerosas las iniciativas en este mismo sentido, y la utilización de herramientas de aprendizaje online y comunicación entre los agentes que participan en la enseñanza —como Moodle o Blackboard— son prácticamente ubicuas en Universidades y Escuelas de Negocio. Sin embargo incluso estas herramientas corren el peligro de quedarse obsoletas a pasos agigantados, vistos los esfuerzos que tantas instituciones públicas y privadas están realizando a lo largo y ancho del planeta. Porque la enseñanza online es mucho más que subir vídeos a YouTube, tener una cuenta de Twitter, o colgar transparencias en Moodle. Supone un cambio completo de estrategia, una reestructuración y adaptación de los contenidos y procedimientos educativos, y una implicación firme, decidida y comprometida de la comunidad docente en el proceso. Y en nuestro país queda aún mucho docente mucho más allá de la brecha digital…

Y mientras tanto en España debatimos sobre cómo seguir financiando un modelo educativo en muchos sentidos obsoleto, y con los campus de Sevilla o Badajoz ocupados por estudiantes indignados ante el panorama que se les presenta. Aquí el foco no está sobre cómo será la educación digital, sino sobre cómo será la educación, a secas. Pero ese es otro debate. O tal vez no.

Alumnos protestan en la Universidad de Sevilla