La importancia de las personas en las organizaciones.

Por José Luis Serrano Cebrian.

Cada organización conforma un ecosistema concreto, configurado por relaciones entre elementos internos y, a su vez, con otros muchos externos. La tipología y conductas determinan la eficiencia de sus procesos y la calidad de sus resultados. Dichas conductas son consecuencia de la cadena de ADN que identifica al colectivo, es decir de los posos de su historia, que ha generado unas costumbres y creencias difíciles de desmontar. Las costumbres en las organizaciones son fruto de un intento de dotar de eficiencia los procesos, es decir, se derrocha mucha menos energía cuando se automatizan los procesos y se vuelven repetitivos, llegando a convertirse en cómodos circuitos que producen rendimientos aceptables, aunque estos no sean los mejores. Sin embargo, habría que hacer un esfuerzo constante en analizar el coste de oportunidad que produce esa eficiencia en los procesos. Mantener una comodidad productiva hace que las organizaciones se relajen y adquieran automatismos que bloquean replanteamientos y cuestionamientos que pudieran arrojarnos “insights” clarificadores. Todos los cambios implican la ruptura de la comodidad, dado que dejamos de utilizar la parte del cerebro orientada a ahorrar energía, es decir, los surcos neuronales formados a base de las repeticiones que acaban generando hábitos, e implica utilizar otro área más analítico, más racional, capaz de analizar alternativas y posibilidades nuevas que abran nuevas vías. En este nuevo proceso, el gasto energético es elevadísimo y por eso es inconscientemente evitado por el ser humano. Sin embargo, las organizaciones que van en busca de su éxito, y ya sabemos que el éxito tiene diferentes sentidos en función del tipo de organización, no pueden adquirir vicios que limiten su desarrollo, porque pierden infinitas vías para alcanzarlo y conceden esa posibilidad a las organizaciones competidoras, poniendo en peligro la existencia de la propia organización. Todos sabemos que los procesos no son personajes con extremidades ni vida propia, sino que son gobernadas por las personas. De la mentalidad de las personas de la organización dependen la calidad de sus procesos y de la voluntad de desarrollo de esas personas dependen a su vez el crecimiento de las personas. Como ejemplo, cuando un trabajador es joven, la curva representada por el rendimiento de su actividad es ascendente, ya que la ambición de posicionarse y alcanzar un estado próspero, le empujan a desarrollar una actividad incesante, sin pensar en acomodarse en ningún puesto. Sin embargo, transcurrido cierto tiempo, los avatares del día a día provocan que la curva de la linea de su rendimiento enferme y decaiga hasta traspasar el eje de las coordenadas positivas. Es un momento duro sin duda alguna, ya que el trabajador percibe el fin de sus posibilidades en un ecosistema hostil y todos sus intentos de superar la situación serán en vano e infructuosos y por lo tanto, ni se plantea el cambio. Es el momento más peligroso para las personas y por ende, para las organizaciones. ¿Cómo conseguir romper esa dinámica destructiva en las organizaciones? No cabe duda que cambiar los procesos en una organización implica un cambio previo en la mentalidad de las personas, que genere a su vez un cambio de cultura. Lo que parece claro es que para conseguir resultados distintos, hay que hacer cosas distintas. Decía Albert Einstein que la “locura consistía en pretender resultados distintos haciendo lo mismo”. Y en las organizaciones se debe empezar por que las personas cambien. Una adecuada gestión del cambio es fundamental e instaurar una nueva filosofía del cambio es determinante para el futuro de una organización. Cambios que parezcan insignificantes, son el inicio del camino hacia el éxito. Los cambios pueden ser desacertados, pero nunca se debe dejar de cambiar por miedo al fracaso. Será siempre mucho más importante un fracaso intentado que un fracaso sin abordar. ¿Por dónde empieza el cambio? Por las personas. Pero, ¿quien es el primero en cambiar? Siempre el líder. Esto no quiere decir que el jefe sea el primero en cambiar, sino que hay que fijarse en quién es el primero que está cambiando porque será ese el nuevo líder capaz de infundir nuevos brios en la cultura de la organización. Una nueva cultura de empresa se construye por un cambio a priori insignificante. ¿Cómo potenciar el cambio? El cambio de la pendiente de la curva de desempeño de las personas y de la organización se verá multiplicado si existe comunicación entre las personas de la organización y esta es acertada. La comunicación en una organización es vital y determina los resultados de la misma. La claridad del mensaje, la velocidad, la participación de los miembros de la organización conforma la cultura de la organización y esta a su vez condicionará el éxito o fracaso. Pero la comunicación efectiva no es emitir mandatos, ni falsas motivaciones, ni imposiciones bajo amenazas constantes. Una comunicación en este sentido acarreará desastrosas consecuencias para la organización. Existe el grave peligro de que ciertos mensajes, subliminales o no, echen por tierra las ganas de colaborar y el compromiso del equipo con el proyecto. Una mala comunicación implica malgastar los recursos de a organización porque no estarán alineados con el proyecto, es más, si afecta a las emociones de las personas, estas podrían trabajar contra la organización. Una persona incomunicada o mal comunicada puede asesinar a la empresa de igual manera que un terrorista es capaz de provocar verdaderas masacres en la sociedad. ¿Cómo debe ser la comunicación en una organización? Parece claro que la comunicación es un flujo de información bidireccional, nunca en un sólo sentido, sino se convertiría en una especie de NO-DO informativo o boletín. Más importante incluso es conocer la información de todos los colaboradores para analizar y tomar decisiones de calidad, capaces de actuar en el momento, en el sitio y de la manera adecuada. En un equipo, todos los componentes son iguales de necesarios y todos deben caminar en dirección al proyecto, identificándose con la cultura corporativa, conociendo los valores de la organización, participando de la estrategia corporativa y conociendo los aspectos más relevantes del plan estratégico. Para ello, la transparencia es fundamental. No es tan necesario pensar en cómo se tomarán sus componentes una determinada información, como demostrar que se hace un esfuerzo constante en informar puntualmente con transparencia de la situación real y de las coordenadas de destino, así como que el esfuerzo necesario debe ser compartido por todos y que todos podremos celebrar la llegada al punto de destino. Y como no, una adecuada celebración compartida es obligatoria. El éxito de las organizaciones en raras ocasiones vendrá determinada por una ubicación, un contrato puntual o una posición temporal, sino de la capacidad de integrar e ilusionar a las personas en torno a un proyecto colectivo, mediante una comunicación efectiva, sincera, honesta y bidereccional, lubricantes del éxito en las organizaciones. Gracias por estar.

Enlace a blog de José Luis Serrano

http://anuestroalcance.com/2015/02/08/la-importancia-de-las-personas-en-las-organizaciones/

 


Año nuevo, un ciclo que termina y otro que comienza.

Hola a todos,

Tengo un blog en facebook que me gustaría compartir con vosotros está en https://www.facebook.com/ignacio.serra.coach/posts/583836725083411

se aceptan críticas (constructivas)

Y como todos los años nuevas intenciones de cambio, de mejora y de nuevos retos.
Este año os propongo que consigáis que las intenciones se conviertan en realidad.
Reflexionad seriamente y fijaros un objetivo para este año 2015. Imaginároslo.
El objetivo tiene que ser SMART, que significa inteligente en inglés, y que es el acrónimo en inglés de Específico, Medible, Realizable, Realista, Limitado en tiempo.
Ahora que tienes definido tu objetivo, analiza tus fortalezas, tus debilidad, las oportunidades que ves, y las amenazas que se pueden aparecer. Cuentas contigo, que eres tu mejor activo para conseguirlo y con las fortalezas y oportunidades que te ayudaran a conseguirlo y las debilidades y amenazas que tendrás que minimizar para alcanzar tu objetivo.
Ahora que ya sabes con que fortalezas cuentas, desarrolla el objetivo en planes de acción específicos y con fecha de compromiso de realización. Todo ello por escrito.
Fírmalo y comprométete a seguirlo y conseguirlo….. es tuyo, y solo depende de ti!!!.
Como último punto escríbete una carta como si fuera el día que has alcanzado tu objetivo. Cuéntate como lo conseguiste, que problemas tuviste…
Guarda la carta y el día que hayas fijado para alcanzar tu objetivo…. la abres, la lees y comprueba si lo que dijiste que habías hecho lo has hecho.
Feliz Año Nuevo a todos
“TODO LO QUE VÍVIDAMENTE IMAGINEMOS, ARDIENTEMENTE DESEEMOS, SINCERAMENTE CREAMOS Y ENTUSIASTAMENTE EMPRENDAMOS, INEVITABLEMENTE SUCEDERÁ” (Paul Meyer)


Hola jóvenes coachs

Aunque he tardado un poco, al final he conseguido que tengamos un blog colectivo.

Yo ya tenía un blog previo que es        http://www.eoi.es/blogs/decano/

Lo digo por si alguien tiene tiempo de leer lo que hay ahí y enviarme algún comentario.

Os deseo unas Felices Fiestas con vuestras familias.

Un abrazo

José Ramón Alvarez

 

 


Unas gafas para ver diferente

Terminadas las clases y con distancia suficiente, es momento de reflexión.

Para éste, mi primer post del blog, he buscado (evidentemente sin éxito) un titular espectacular, sugerente, globalizador, … pero me ha quedado así “Unas gafas para ver diferente”, tendré que conformarme, nadie es perfecto.

Coaching senectum

Foto de Flickr – lic. CC

El título del post expresa algo  importante pero eso sólo menciona  una pequeña parte de lo aprendido en el programa y una diezmilésima parte de lo que, con toda seguridad, aprenderé en los próximos 30 años de actividad profesional (que nadie se ría aunque me conozca, yo no pienso estar menos de 30 años haciendo coaching a cualquiera que se deje).

Digo que el título sólo recoge una parte pequeña pues hacer coaching es más, mucho más, aunque eso lo sé ahora que he completado la formación básica y he hecho unas fantásticas prácticas que me han permitido ver, de refilón, lo que es “ser coach”.

Llevo 14 años impartiendo formación con EOI y 5 dirigiendo cursos, principalmente de marketing digital y de creación de empresas. El primer día de clase llegué con el gorro de “yo, hace mucho que ya hago coaching” y mantuve el tipo durante bastantes fines de semana (mantenella y no enmendalla) pero, con mis primeras sesiones de práctica real, fui cediendo terreno a la duda hasta que se apoderó totalmente de mi (junto a un enorme pánico), allá por la tercera sesión. Aunque eso lo dejo para el siguiente post.

Aquí sólo quiero transmitir el primero de los cambios que he experimentado y es la enorme diferencia entre “mirar” y “ver”, algo tan nimio, esa banal diferencia, es el principio de mi revolución interior.

Iba a decir “prometo …” pero mejor lo cambio por “amenazo … con manteneros informad@s”

Un fuerte abrazo para todas las personas, docentes, compañer@s, organización y coachees, que habéis “encendido la mecha”.

 


¡Hola mundo!

Te damos la bienvenida a Blogs EOI. Este es tu primer artículo. Edítalo o bórralo… ¡y comienza a publicar!



Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies