Presentamos el libro Empresas de Humanidades 20+20

Una vez finalizado el proceso investigador y la edición del libro Empresas de Humanidades 20+20 vamos a culminar tantos meses de trabajo con la presentación del Proyecto el próximo martes 21 de febrero en la UNED.

El acto se desarrollará en la Sala B de la Facultad de Humanidades de la UNED y dará comienzo a las 12:30 horas. La mesa estará presidida por la Vicerrectora de investigación de la UNED, Paloma Collado. Además, contaremos con la participación algunos miembros del equipo de investigación: Los profesores del Departamento de Antropología Social y Cultural de UNED Francisco Cruces y Nancy Konvalinka; Humberto Matas, presidente de Fundación Innovación y Diseño; y Luis Reygadas, Profesor del Departamento de Antropología de la Universidad Autónoma Metropolitana de México.

A través de 20 experiencias y proyectos de Empresas de Humanidades conoceremos modelos de negocio y organización empresariales alternativos basados en el impulso de la creatividad, la participación, el compromiso social y la potenciación constante del talento individual. A continuación podéis descargaros el libro Empresas de Humanidades 20+20:

Para más información sobre el evento de presentación de la investigación Empresas de Humanidades 20+20 pincha aquí.

Instituto Madrileño de Fertilidad.

Nos resultó muy interesante el trabajo de campo que realizamos en el Instituto Madrileño de Fertilidad, abriendo un nuevo sector en el que no nos habíamos adentrado. El IMF se fundó en 2006, así que es una empresa jóven, como casi todas las de la muestra. El Doctor Federico Galera, fundador del instituto, dejó la clínica que había creado con otros socios para crear una nueva en la que primara el trato personalizado y sin prisas, algo que él considera fundamental en un tratamiento de fertilidad.

La visión fundamental de la puesta en marcha de esta propuesta fue el deseo de proporcionar una alternativa al tratamiento masificado, al tratamiento que sólo atiendo cuestiones médicas a pasar a atender también cuestiones personales, donde el trato sea humano y personalizado desde un equipo relativamente pequeño y escogido con mucho cuidado.

Y ya en marcha el negocio, se plantea como una pequeña empresa donde la intención es no crecer de forma desmesurada, y no maximizar los beneficios a toda costa, sino sólo en la medida en que sea compatible con la filosofía de la empresa.

Por otro lado, la pretensión es que todos los empleados tengan conocimientos de lo que se realiza en la clínica, que sepan atender a las dudas de los pacientes, que se genere una dinámica de empatía entre médico-paciente, ya que durante los tratamientos el contacto es muy extrecho, y se trata de que en ese proceso las personas del instituto sean más un acompañante que una persona que dirige, un facilitador.

Es muy significativa en este sentido la narración de una de las personas que trabajan en la recepción: “… las enfermeras suelen hablar mucho con los pacientes, pues te cuentan, cuando cogen confianza, pues igual, te cuentan, te dicen cómo se sienten, cómo están… Entonces, intentamos, pues eso, tranquilizar un poquito a las pacientes y hablar con ellas”

El trato cercano y personal también se manifiesta en otros aspectos del IMF, por ejemplo en la sala de recepción y su funcionamiento. Con un diseño pensado para que resulte cálido y acogedor, se plantea que como máximo sólo coincidan dos parejas al mismo tiempo y es muy importante para el instituto dar cita a los pacientes cuando a ellos les convenga acudir, ya que así podrán realizar el tratamiento sin tener que darle muchas explicaciones a nadie.

Otro punto de vista en la innovación de base humana, es la idea de flexibilización de los parámetros biológicos de la reproducción para compaginarlos con los ritmos de vida actuales. En principio la reproducción asistida estaba pensada para intentar resolver el problema de las parejas que no podían reproducirse, pero en la actualidad, debido a los tiempos más largos dedicados a estudiar, a consolidar el puesto de trabajo y a encontrar pareja, el momento de tener hijos se ha retrasado casi hasta los 35 años, por lo que un nuevo grupo de mujeres mayores acuden a una técnica que les permite “escoger” el momento de tener ese hijo: se vitrifican los óvulos cuando la mujer es jóven y está en plena edad reproductiva para que los tenga disponibles más adelante. (video explicativo)

Además, estas técnicas reproductivas, permiten tener hijos a otros dos grupos de mujeres que antes se veían obligadas a renunciar a su reproducción: las parejas lesbianas y a las mujeres sin pareja. Por otro lado el IMF ofrece charlas especiales para estos grupos que buscan respuestas a sus dudas en inquietudes en este aspecto.

Por otro lado, también han ideado la manera de hacer entender a los niños que nacen por estas prácticas la forma de explicárselo mediante talleres.

Luego la humanización en esta compañía esta presente desde una primera llamada de teléfono, para concertar una cita, hasta la más profunda intención de los tratamientos. No sólo se busca dar la solución al problema médico de la infertilidad, sino que se da un apoyo psicológico y emocional a las personas que están sufriendo problemas o a las que han de acudir a este tratamiento al desear formar una familia de una manera no tradicional. Ésto unido a que en el IMF el tiempo no deber ser un bien escaso, sino un bien que hay que dar con generosidad si se quieren lograr unos resultados óptimos.


Primeros hallazgos sobre las empresas de humanidades

La investigación de las Empresas de Humanidades 20+20 está finalizando la fase de trabajo de campo, en la que se están entrevistando y analizando 20 experiencias empresariales categorizadas como empresas de base humana.

En paralelo a este proceso, el equipo de investigación está realizando los primeros análisis con el material recopilado y las vivencias en las empresas y proyectos visitados. De esta manera, han podido detectar una serie de factores de convergencia que podrían definir los procesos de cambio en la base humana de las empresas. Esta transformación hacia una nueva dinámica de relaciones que se experimentan dentro de la empresa tiene lugar en el territorio de las formas de trabajo, de la organización empresarial, de la visión de los empresarios y el perfil de los trabajadores, de la ética organizacional, y, en definitiva, de todo el ecosistema de la empresa.

Estos cambios afectan a la manera de trabajar, la cultura empresarial, la imbricación entre el mundo de la vida y el mundo laboral y el tipo de vínculos que se generan entre empresa, trabajadores y sociedad.

A continuación podréis ver el informe dónde el equipo de investigación de Empresas de Humanidades 20+20 explican estos procesos emergentes de cambio que subyacen en las empresas de base humana:

Recordaros que este documento es un borrador que está abierto a su discusión constructiva para seguir aportando claves y reflexiones a la investigación sobre Empresas de Humanidades 20+20.


e-cultura


Esta incursión en el trabajo de campo tuvo lugar en Extremadura. e-cultura es una empresa que se dedica a promover el desarrollo local a partir de proyectos basados en la cultura. Su actuación se despliega en muchos terrenos, desde la dinamización de territorios que han sufrido depresiones económicas, como la zona de Almadén y sus minas, hasta la incorporación de herramientas audovisuales y digitales en un museo.

“E-cultura es una organización de profesionales que idea nuevas oportunidades para el desarrollo de las ciudades y territorios a partir de la imaginación, con proyectos culturales alternativos, innovadores e imaginativos, diseñados como experiencias únicas para quienes los disfrutan.”

Pero, ¿qué se encuentra detrás de esta definición? Sobre todo una concepción de la intervención en desarrollo local muy amplia, en la que la cultura no reduce su objeto a la simple construcción o diseño de un museo o de cualquier otro establecimiento cultural y en la que la labor de e-cultura no se limita a la planificación en abstracto y desde afuera de dichos equipamientos. El principal interés de e-cultura y una de las razones por las que tuvo un éxito fulgurante en los años 2.000 fue precisamente este visión integral de la intervención.

“El ámbito es la cultura más allá de la biblioteca y los museos. La cultura como aprovechamiento de los valores de un grupo humano para aprovechar nuevos modelos de desarrollo para una región. Valores tangibles e intangibles y que den lugar a modelos de desarrollo alternativos: si no va a venir una fábrica de coches que otras cosas podemos hacer” fundador de e-cultura

e-cultura se trata de un caso en cierta manera atípico en el conjunto de organizaciones estudiadas, ya que con más de 10 años de trayectoria ha tenido la oportunidad de crecer con fuerza hasta entrar en crisis alrededor del año 2007. E-cultura es un ejemplo que nos permite reflexionar acerca de las condiciones de crecimiento y los valores de éxito de las empresas de base humana, así como de los factores de riesgo a los que se ven sometidas.

En los comienzos relatan que tenían una visión humanista fuerte, deseaban llegar a ser una especie de asociación de talentos creativos que respondiera a problemas de la nueva sociedad que arrancaba, la sociedad digital, un sueño de poner el talento a disposición de los problemas. También tenían claro el componente interdisciplinar de su equipo.

Sus problemas comienzan en el 2007, con los primeros síntomas de la crisis que más tarde afectaría a todo el tejido empresarial español. E-cultura contaba en ese momento con 80 empleados y su cartera de servicios estaba casi totalmente dirigida a un sector, el público. En la actualidad e-cultura cuenta con una plantilla de 20 empleados y se haya totalmente sometida al criterio de una productora de eventos culturales, Global events, que es la que dirige y gestiona la empresa.

Aquí os dejamos con un link a un video suyo del 2007 en emprendedores.tv

 

 


6 de octubre. Día internacional del trabajo decente

Ayer tuvo lugar el día del trabajo decente. Nos gustaría traerlo a colación en este blog, porque en el reportaje que emitieron dentro del telediario de la 2 de ayer, afloraban muchas de las frases que hemos ido recogiendo en todo este trabajo de campo de empresas de base humana: la no alienación, la autonomía en ciertas tareas y que estábamos viviendo una época de deshumanización del trabajo.

Y dos reseñas para reflexionar sobre esta alineación, dos referencias literarias para entrar dentro de estos mundos del trabajo:

La Mano Invisible. Isaac Rosa

En un mundo laboral en el que no importa tanto el trabajador y su esfuerzo como el producto y los beneficios que genera éste, Isaac Rosa se pregunta por qué el asalariado se presta, sin asomo de rebeldía, a la alienación, la humillación y muchas veces la injusticia que supone el trabajo.

La mano invisible no es sólo la que, según Adam Smith, mueve los hilos del capitalismo, también la mano de obra es mano invisible, que está detrás de todo aquello que consumimos. Una masa asalariada mueve el mundo, pero no los vemos. Forman el engranaje oculto de una maquinaria que produce y se reproduce sin pausa.

Perros de Porcelana. Marin Ledun

Vincent Fournier, un ejecutivo explotado por sus jefes y relegado con el paso del tiempo a un cargo puramente administrativo, aparece en su despacho de la compañía telefónica donde trabaja con una bala en la cabeza y un sedante en el estómago. No es el primer cadáver hallado en la oficina. Varios de sus compañeros de trabajo se han suicidado previamente tirándose por la ventana.

Nadie mejor que Carole Matthieu, médico de la empresa, conoce los motivos que llevaron a Vincent Fournier a la muerte. Su labor consiste en ayudar a cientos de trabajadores agotados y advertir a sus jefes de los peligros del estrés y de la sistemática precariedad laboral que sufren los empleados de la empresa.


Investic

Investic está formado actualmente por 6 trabajadores, 4 de ellos socios de la cooperativa y dos contratados, todos entre 26 y 35 años, y aunquen están preocupados por la paridad, en la actualidad el estudio sólo cuenta con una mujer, por la dificultad de encontrar mujeres en el sector.

Tienen dos líneas de trabajo principalmente:

-Por un lado la investigación y desarrollo: Participan de forma cooperativa en la comunidad de desarrolladores de Drupal, a la que contribuyen con su trabajo de manera altruista.

-Por otro lado el co-desarrollo: Investic se ocupa del diseño gráfico y de la tarea de traducción de necesidades de Drupal como consultoría, y del mantenimiento de la web, pero desarrolla además un proceso de trabajo que les aleja de otras consultoras que, tras una breve interlocución con sus clientes, desarrollan todo el trabajo de diseño de una manera unilateral. Investic busca un espacio compartido en el que “el cliente es un compañero más”.

El negocio de Investic se basa en dos aspectos relacionados, el primero es mejorar la eficiencia y uso de páginas web complejas. El segundo es el uso de Drupal como precepto moral o ideológico que rige el tipo de trabajo que desarrolla la empresa desde los principios del software libre.

Otro aspecto a señalar es que toda su cultura corporativa se apoya sobre la base de un rechazo por parte de los fundadores al régimen de trabajo en el sistema de producción actual: “el puesto de trabajo tiene que ser algo digno, (…) ahora parece que la precariedad mola (…) sobre todo el proyectos de tipo emprendedor (…) no vale explotarse y no tener condiciones, no queremos generar más miseria de la que ya hay“, “lo puedes llamar emprendedores, que es una palabra bonita para decir que te estás explotando“. Con estas palabras reconocen como una trampa el discurso del emprendedor, que dicen de él que finalmente es una persona interesada en la temática de lo que trabaja, dedica horas en exceso a su actividad laboral, mermando el tiempo y atención a otros aspectos de su vida.

Así que ellos, intentando alejarse de esto, se asientan sobre las bases de la participación en la compañía de forma autónoma, la cooperación y la horizontalidad. Y el software libre y sus principios constituyen el armazón que sustenta el planteamiento del trabajo como herramienta política: se puede hacer desarrollo de software de calidad en una cooperativa donde todo el mundo es trabajador. “Hace años me dijo un tío que con el software libre lo máximo a lo ue puedes aspirar es a empatar, pues vale, no queremos ser enormes, no queremos hacernos ricos, queremos vivir felices haciendo las cosas que nos gustan”


Comunitae

Comunitae es una iniciativa empresarial perteneciente al sector financiero que a través de Internet consigue desintermediar la relación de financiación entre un prestatario y un prestamista. Es decir, se trata de una empresa que se dedica a poner en contacto mediante su web a particulares a los que les interesa invertir prestando dinero y a otras personas que necesitan financiar sus consumos y proyectos privados, eludiendo así la actuación de las entidades financieras en dicha relación.

En 2008, Arturo Cervera, director de Comunitae deja su trabajo y funda la empresa comenzando por una estructuración de la empresa: establecer acuerdos con proveedores, poner en marcha la plataforma tecnológica, etc. Finalmente en junio de 2009 se otorga el primer préstamo a través de Comunitae.

Esta compañía ofrece la posibilidad de  contemplar de qué modo un sector en principio tan refractario a la introducción de modelos “humanos”, como es la economía y la financiación, puede ser explotado desde la perspectiva de un aumento de las potencialidades humanas de aquellos que participan en dicho espacio. Desde la visión de negocio que está construyecto y haciendo realidad Comunitae, y a partir de las argumentaciones que la sostienen, obtenemos una perpectiva sorprendente y alternativa a la realidad tan confusa y deficiente del panorama de la financiación de los últimos años.

¿Qué vende o produce exactamente Comunitae? ¿Ofrece créditos? ¿Funciona como un banco virtual en miniatura? No. La oferta de Comunitae es un espacio virtual de transacción económica donde intervienen particulares. Es decir, y aunque el equipo de Comunitae no lo haya definido explícitamente de este modo, la oferta es un mercado libre a pequeña escala. Mediante la creación de un espacio de encuentro virtual en Internet con sus reglas y condiciones, donde la oferta y la demanda pueden ajustarse conforme a sus intereses, Comunitae está produciendo un mercado económico.

La fórmula pasa por reducir la cadena de valor de los productos financieros, desinflamando así el régimen de costes que implica y permitiendo que la oferta y la demanda se acerquen, tomen contacto directo y afinen y precisen sus decisiones. Vemos entonces cómo tras esta iniciativa comercial existe un sustrato ético o político en la medida en que una de las principales consecuencias afecta al reparto del poder de decisión y de beneficio económico sobre las transacciones. Comunitae supone así la descentralización y por tanto, una redistribución de los ingresos por concesión de los préstamos.

Este modelo implica la participación de dos actores fundamentales:

· Por un lado la propia empresa, que realiza las tareas correspondientes a la gestión del proceso.

·Y por otro lo que ellos llaman la “comunidad”.  La comunidad la forman dos actores, la bolsa de prestamistas que se inscriben para invertir en los proyectos y los prestatarios que solicitan los créditos. De este concepto es de donde deriva el nombre de la empresa, que aglutina la palabra comunidad y la terminación TAE, que se refiere a la Tasa Anual Equivalente, conocida por todos aquellos que realizan transacciones financieras.

El sentido humano de este modelo de negocio son múltiples:

-Liberación de la decisión:  evitando la intermediación de instituciones que concentran las decisiones con intereses específicos.
-Decisión comunitaria:  en cuanto a la operatividad de todo el proceso, los miembros de Comunitae han destacado constantemente que uno de  los rasgos es someter la concesión a un filtro técnico y por otro lado el propio filtro de la racionalidad de muchas personas inviertiendo en el mismo proyecto.
-Trasparencia: se publican todos los casos con las cantidades alcanzadas de financiación, así como los datos de devolución de cada crédito.
-Vínculo personal: la desintermediación provoca que se establezca un vínculo personal entre la oferta y la demanda, ya que el dinero se recibe de personas concretas y no de instituciones y se siente afectivamente ligado al contrato de devolución.
-Confianza
-Seguridad: “hay clientes que nos aseguran que con sus créditos de otras entidades no son capaces de pagarlos, pero que del nuestro no se desentienden (…) es eso, te sientes más obligado, es lógico”.
-Rentabilidad: Los intereses son más ventajosos por la desintermediación ya que se reducen costes.

En la actualidad Comunitae cuenta con una bolsa de inversores de 1.000 miembros y ha concedido en un año de trayectoria 120 créditos, lo que supone un ritmo de 10 por mes.

 


ELII oficina de arquitectura

ELII es un estudio de arquitectura compuesto por tres jóvenes arquitectos: Uriel Fogué, Carlos Palacios y Eva Gil, de 35, 35 y 30 años.

Cuando al equipo  de ELII se le pregunta por la visión que ha dominado la creación de su negocio responden remitiéndose al propio nombre de la empresa: ELII es un acrónimo que significa Everyday Life Invent Itself (La cotidianidad se inventa a sí misma). El acrónimo, tras su aparente simplicidad, remite a una política sobre la arquitectura que intenta transformar en profundidad la perspectiva de intervención sobre el uso del espacio. De cara a nuestra investigación, en la que intentamos abordar las aproximaciones de distintos proyectos económicos desde la perspectiva del “humanismo”, es importante destacar la centralidad del término cotidianidad, en la posición de sujeto. Esta centralidad va a suponer correlativamente la descentralidad de los sujetos tradicionales de la arquitectura: o bien el arquitecto o bien el usuario. Es decir, la visión que ha ido perfilando la política arquitectónica de ELLI se ha basado en el descentramiento del “ser humano” con respecto a las operaciones cardinales de la construcción de los espacios para su uso.

Este ejercicio de arquitectura exige sobre todo un conocimiento acerca del estado actual de la “civilización”, es decir, un conocimiento sobre cómo es la vida de los ciudadanos que van a usar los espacios.

“La arquitectura se hace en muchos campos, uno es construir edificios, pero también hay que manejar climas, panoramas culturales, contextos… Y esos contextos son debates, congresos, publicaciones…”

 

De toda la concepción de la arquitectura que se ha expuesto se desprende una noción ética sobre el propio trabajo que implica una atención especial sobre cada proyecto. La calidad y el cuidado con los que ELLI abordan cada iniciativa son también parte de la idiosincrasia de su propuesta. Y de hecho parece obvio que un tipo de arquitectura que piensa cada proyecto de manera independiente (con distintas soluciones formales, tecnológicos, funcionales, etc) y con una clara atención a los detalles exige del arquitecto una atención mucho mayor que la de la mayoría de proyectos, donde las soluciones ya están practicadas y se conocen los efectos, riesgos y soluciones posibles.

Las condiciones de trabajo que se han creado en ELII responden al deseo de autonomía de los tres miembros del equipo para realizar los trabajos que más les satisfacen sin tener que ajustarse a pautas de distribución de las tareas que les vienen impuestas desde arriba. Es por esto que la idea de vocación está muy presente en todas las argumentaciones que  el equipo de ELII utiliza para construir mentalmente su cultura corporativa. De cara a la integración de nuevos miembros en el estudio, es precisamente esa idea de implicación, muy ligada a la de vocación, la que podría generar una integración más suave en la organización y podría denominarse la “ética de la implicación”.

ELII basa su trabajo con el cliente en una conversación o juego en el que las soluciones derivan de la dinámica de negociación. Se posicionan así en un espacio intermedio entre la noción del “arquitecto-autor”, al que se le dejaría toda la responsabilidad de diseñar el espacio y la del “arquitecto-comercial”, que aplica recetas homogéneas para cualquier situación o simplemente se limita a hacer lo que le sugiere el cliente. El “arquitecto estratega” que representa ELII participa junto con el cliente en la construcción de un modelo que permite ampliar o enriquecer las experiencias que el usuario va a desarrollar en el nuevo espacio.


peSeta

peSeta en una tienda – taller refugiada en las estrechas calles del centro de Madrid y cuando te adentras en ella sientes un estallido de color y creatividad.

Laura Martínez después de cursar un máster en la EOI decidió hacerlo práctico y con 20 años empezó su proyecto. En un principio Laura deseaba dedicarse a hacer novelas gráficas, pero sabía que su empresa debe parecerse lo más posible a ella, y se dió cuenta de que a ella lo que le gustaba era coser.

Empezó cosiendo haciendo regalos que significaran algo y que ella supiera que la persona no los iba a tirar.
Y, ¿qué es peSeta? Pues una tienda-taller de artículos textiles situada en una céntrica calle de Madrid y al mismo tiempo una micro empresa que ha conseguido en tan sólo seis años colocar sus diseños en firmas como: Marc Jacobs, New Museum, Lomography, Primavera Sound….

El taller comezó siendo sólo eso, un taller, pero a medida que pasaba el tiempo y la gente se interesaba por lo que allí se hacía, decidió convertirlo en tienda.

El secreto para vender estas creaciones a compañías tan potentes a nivel internacional es: “Trabajo, trabajo, trabajo. Y mucha organización”, explica Martínez desde el taller de su tienda. “Lo de Jacobs fue un golpe de suerte. Cuando estaban buscando local para abrir en Madrid se pasaron por nuestra tienda. Les encantó lo que hacíamos y nos encargaron una bolsa. Después llegó el bolso de marinero (protagonista de un vídeo en Youtube), las gorras para bici,…

En 2010 facturaron 170.000 euros. Sus creaciones pueden encontrarse en el museo Reina Sofía, en la Fundación Mapfre, en Roma, en tiendas de Francia, en centros comerciales de Hong Kong e incluso, en Japón. “Somos muy serios y muy meticulosos, nada se deja al azar”, explica. La marca existe desde 2005 y todos sus productos se confeccionan en Madrid aunque las telas vienen de todo el mundo.

“Lo de ser emprendedor es muy duro en este país, la ayuda es nula. Algunas instituciones además convocan ayudas que parecen obsoletas. El secreto de nuestro negocio es que hemos tenido paciencia y que gastamos poco. Soy una diésel de la vida”, confiesa entre risas. Eso sí, en su estrategia de internacionalización reconoce que les ayudó mucho el programa PIPE del Icex: “Te cubre el 80% de los gastos de darte a conocer fuera, nos ha venido muy bien”.

Fundamentalmente organizan su trabajo y su vida dando espacio a cuestiones importantes para cada una de las personas que allí trabajan, y Laura tiene muy claro que para que el trabajo funcione tiene que funcionar su vida, para mí es muy importante el Kung-fu y le dedico tiempo que se que se repercutirá en la buena marcha de mi trabajo. Cada uno tenemos un hobbie muy importante y se respeta ese tiempo de cada uno.

Es un lugar donde se cuidan todavía los valores artesanales, pero optimizados a la rentabilidad de la empresa: “Cada producto está muy bien pensado para que tenga las menores costuras posibles, para que coserlo lleve el menor tiempo posible…”

Y aquí os dejamos con un video de Laura donde explica el amor a su trabajo junto con la tensión de mantener su empresa.


Seguimos con nuestro trabajo de campo: Verkami

Verkami es una pequeña empresa llevada adelante por un padre y dos hijos, Joan, Adrià y Jonàs Sala, un biólogo, un historiador del arte y un físico, promoviendo el micromecenazgo de proyectos culturales. Con sede en Mataró e inspirados por la plataforma Kickstarter comenzaron su proyecto en el desván de la casa familiar y dándose cuenta que esta sociedad estaba deseando consumir arte de una forma diferente.

Su modo de funcionamiento es bien sencillo, reciben una propuesta de proyecto para ser financiado y ellos deciden si sale en la plataforma, a continuación asesoran a artista sobre las recompensas que debería darse con la microfinanciación y comienzan a publicitar el proyecto de una forma que ellos denominan transmedia: explican la misma historia a través de distintos medios. A continuación y sólo si los proyectos se financian, ganan el 5% de dicha financiación.  Sólo los proyectos que en los 40 días de plazo lleguen como mínimo al 100% de su objetivo de financiación recibirán el dinero aportado por sus mecenas. En caso contrario, las cantidades que los mecenas se han comprometido a aportar no se hacen efectivas y el proyecto no recibirá la financiación.

Pero ellos mismos se han dado cuenta que la cercanía, aún a pesar de estar en internet, cuenta mucho. Un proyecto tiene más posibilidades de ser financiado si su autor es capaz de promoverlo en sus redes cercanas y en esto la proximidad local cuenta mucho.

Este proyecto ofrece la posibilidad a gente que no tiene oportunidad de conseguir dinero, apuestan por el arte, por devolver el poder a la gente de la calle, es una cuestión minidemocrática.

Ellos están realmente satisfechos con su proyecto, les llena la relación con el artista, se sienten mecenas. Además de los proyectos culturales están barajando otro tipo de iniciativas que necesitan financiación, como proyectos fin de carrera o investigaciones I+D, que les permitiría hacer convenios con las universidades.

Vemos que el crowdfunding se está abriendo paso en las industrias culturales, pero intuimos que aquí aún hay un emocionante y largo camino por recorrer.