Xul, ecosistema de comunicación en torno a la economía solidaria

Ayer estuvimos con José Castillo, uno de los socios fundadores, junto a Paco Rincón, de Xul. Se trata de una empresa que presta servicios en torno a la comunicación -en un sentido amplio- y que ha centrado su actividad, desde casi el principio, de forma prioritaria en torno al mundo asociativo y a la economía solidaria, aunque también trabaja para la Administración y para el sector privado empresarial.

A lo largo de la conversación fue apareciendo un rasgo curioso de esta empresa. Y es que no se trata de “una empresa” sino de un cierto ecosistema de organizaciones que ha ido conformándose para dar respuesta a las aspiraciones de sus socios. Al margen de que haya personas que desarrollen sus labores en proyectos sociales, el caso es que el propio proyecto ha ido conformando una red de sociedades a su alrededor, en función de necesidades de crecimiento.

Así, hace un par de años crearon la Fundación Xul para la comunicación social y el desarrollo solidario. Han conformado un patronato con participación de personas de prestigio en diversos campos y con sensibilidad social y han comenzado a desarrollar su propia actividad con el fin de “desarrollar acciones de comunicación social que favorezcan la sostenibilidad ambiental y social, contribuyendo a la construcción colectiva y participativa de una sociedad plural, justa y solidaria”.

La Fundación XUL para la Comunicación Social y el Desarrollo nace en 2008, fruto de la experiencia y el compromiso de XUL, una agencia de publicidad especializada en comunicación social. Durante más de once años, nuestro trabajo se ha ido encaminando a hacer de la comunicación en todas sus facetas –diseño, publicidad, Internet…- un instrumento útil y transformador, al servicio de organizaciones del tercer sector, organismos públicos y empresas responsables. Tras muchos años impulsando iniciativas de comunicación, comprometidas y solidarias, era hora de que tuvieran su propio marco de actuación: la Fundación XUL.

Por otra parte, Xul también se ha adentrado en el mundo editorial a través de El Olivo Azul. En este caso el proyecto pretende poner en marcha una editorial capaz de distinguirse por el tipo de obra que lleva al papel y la forma en que trata las ilustraciones y el diseño de cada libro.

Nuestra aspiración es crear un catálogo de libros perdurables que dejen rastro. A pesar de su variedad de temas, formas y estilos, todos ellos han de tener algo en común, un cierto espíritu, un yugo que nos imponemos con gusto: ser un cuchillo, como esperaba Kafka de su propia obra, que sirva para quebrar la capa de hielo que cubre el corazón de los hombres.

Y no acaba aquí el ecosistema porque está en marcha también un proyecto relacionado con el libro electrónico. Así que parece evidente que el desarrollo orgánico de Xul pasa por conformar una red de organizaciones con fines específicos y que den respuesta concreta a necesidades que se van percibiendo. ¿Alguien dijo emprender? Pues eso parece evidente en el caso de José Castillo y Xul, ¿no?


Suscribirse a comentarios Respuestas cerradas. |

Comentarios ( 1 Comentario )

[...] lo que mantiene “orden” en el guión era la idea de empresa. O no. Recuerdo el caso de Xul, que ya ha configurado una fundación dentro de su entorno empresarial. O el caso de las Indias [...]

20abierta » TransAndalus, una asociación abierta y no una empresa enviado el 26/04/10 5:53